CLÍNICAS DENTALES EN BARCELONA
PIDE CITA AHORA
934 914 914
Español Français English
Inicio » Tipos de hueso para implantes dentales

Tipos de hueso para implantes dentales

Los tipos de hueso para implantes dentales son importantes a la hora de planificar un tratamiento de implantología en clínicas Propdental, ya que el implantólogo especialista tiene en cuenta el tipo y la calidad de su hueso antes de realizar un procedimiento implantológico rehabilitador.

Para la clasificación del tipo de hueso de un paciente que se somete a un tratamiento implantología actualmente se emplea la clasificación de Branemark y Alberktsson que estudiaron tanto la calidad del hueso (densidad) como la cantidad de hueso (grado de reabsorción del reborde alveolar).

Cantidad de hueso

La cantidad de hueso se valora en función de la reabsorción ósea existente y se clasifica en las siguientes categorías:

  • Hueso tipo A: Cresta alveolar casi completa. Existe una reabsorción insipiente del proceso alveolar.
  • Hueso tipo B: Reabsorción mínima de la cresta alveolar. Existe una reabsorción del proceso alveolar moderada.
  • Hueso tipo C: Reabsorción completa de la cresta alveolar hasta el arco basal. Existe una marcada reabsorción del proceso alveolar.
  • Hueso tipo D: Reabsorción insipiente del arco basal. El proceso alveolar ha desaparecido, comenzando a existir una reabsorción insipiente del hueso basal.
  • Hueso tipo E: Reabsorción extrema del arco basal. Es el caso extremo en el que ya existe una reabsorción acusada del hueso basal.

cantidad de hueso
Foto: del libro Manual de implantología

Calidad de hueso por Lekholm & Zarb

La calidad de hueso se valora en función de la densidad ósea existente y se clasifica en las siguientes categorías:

  • Hueso tipo 1: El hueso se compone casi exclusivamente de hueso compacto. La mayoría del hueso maxilar es compacto y homogéneo. Lo que significa que asi todo el hueso es compacto y homogéneo.
  • Hueso tipo 2: Hueso compacto ancho rodeado de hueso esponjoso denso. Una gruesa capa de hueso compacto rodea un núcleo de hueso esponjoso, denso y con buena trabeculación. Lo que significa una gruesa capa de hueso compacto rodea un núcleo de alta densidad de hueso trabecula.
  • Hueso tipo 3: Cortical delgada rodea hueso esponjoso denso. El hueso cortical periferico se encuentra adelgazado, rodeando a un hueso medular de buena densidad y trabeculación. Lo que significa una fina capa de hueso compacto rodea un núcleo de alta densidad de hueso trabecular de favorable resistencia.
  • Hueso tipo 4: Cortical final hueso esponjoso poco denso. El hueso cortical es muy fino, y rodea a un hueso esponjoso de mala calidad y poco denso. Lo que significa una muy fina capa de hueso cortical rodea un núcleo de baja densidad ósea trabecular.

calidad de hueso

La pérdida de los dientes, por caries y enfermedad periodontal como causas más frecuentes, conlleva el inicio de un proceso natural de reabsorción de la cresta alveolar, que es casi siempre independiente de la edad, sexo o el estado de salud del paciente.

Esta reabsorción es cuatro veces mayor en mandíbula que en el maxilar superior, y es más rápida entre los primeros 6 meses y dos años postextracción, aunque puede prolongarse durante el resto de la vida y verse incrementada por la compresión producida por el uso de prótesis removibles.

Por otra parte, el volumen y densidad ósea puede verse alterada por el propio envejecimiento y afecciones como la osteoporosis, sobre todo a partir de los 50 años, donde se ha demostrado que la pérdida por año del contenido mineral óseo es mayor en las mujeres que en los hombres.

Tipos de hueso en implantología

Cuando valoramos el paciente que acude al dentista de la clínica Propdental para colocación de implantes dentales, podemos clasificar 4 tipos de hueso para implantes según su disponibilidad.

Hueso clase A (Hueso abundante)

La clase A con hueso abundante a menudo se forma pronto tras la extracción dental. Este hueso abundante permanece durante unos pocos años, aunque la altura del hueso interseptal se reduce y la anchura original de la cresta disminuye en más de un 30% en los dos primeros años.

Este hueso se caracteriza por:

  1. Anchura mayor a 6 mm.
  2. Altura mayor a 12 mm.
  3. Longitud medio distal superior a 7 mm.
  4.  Angulación de la carga oclusal menor a 25·.
  5. Altura del espacio para la corona aproximadamente 15 mm.

Hueso clase B (Hueso casi suficiente)

Según se produce la reabsorción ósea, disminuye la dimensión transversal disponible del hueso.

Esto ocurre sobre todo a expensas de la cortical vestibular, puesto que es más fina que la bucal, especialmente en el sector anterior. Se estima que tras la extracción o pérdida de la pieza dental existe una pérdida transversal de un 25% el primer año y de un 40% durante los tres primeros años.

En estos casos la cresta ósea muchas veces es insuficiente para implantes con forma de raíz de 4 mm de diámetro. Este hueso de división B ( a veces descrito como una atrofia leve-moderada), se mantiene estable durante unos quince años en la mandíbula anterior, sin embargo, en sectores posteriores mandibulares, la reabsorción en altura es 4 veces más rápida.

En el maxilar posterior la reabsorción es máxima (la más rápida en las superficies ósea intrabucales), a lo que se une la expansión del seno maxilar edéntulo. El resultado de todo esto es que los sectores posteriores muestran una altura insuficiente antes que los anteriores.

Hueso clase C (Hueso comprometido)

El reborde de clase C (Hueso comprometido) es deficiente en una o más dimensiones (anchura, altura o angulación), independientemente de la posición del implante dental en el área edéntula.

El patrón de reabsorción se produce primero en anchura y posteriormente en altura. Como consecuencia de esto, a pesar que la altura se mantiene, el reborde de clase B se reabsorbe en anchura hasta que resulta inadecuado para cualquier diseño con implantes dentales.

El hueso de clase C se puede también describir como una atrofia moderada avanzada.

El hueso de clase C se caracteriza por:

  1. Anchura de 0 a 2,5 mm.
  2. Altura inferior a 12 mm.
  3. Angulación de la carga oclusal superior a 30·.
  4. Espacio disponible para la corona en altura superior a 15 mm.

Hueso clase D (Hueso deficiente)

La reabsorción ósea a largo plazo puede producir una pérdida completa del reborde residual acompañado de una atrofia del hueso basal. La atrofia intensa se corresponde con el reborde clínico de clase D.

El hueso de clase D cumple:

  1. Pérdida de hueso basal.
  2. Maxilar plano.
  3. Mandíbula con espesor de lapicero.
  4. Más de 20 mm de altura de corona.