CLÍNICAS DENTALES EN BARCELONA
PIDE CITA AHORA
934 914 914
Español Français English
Inicio » Complicaciones de injertos onlay

Complicaciones de injertos onlay

Una complicación de injertos onlay difícil de resolver es el fracaso de los injertos de tipo onlay en rebordes alveolares atróficos. Esto puede suceder por problemas infecciosos o vasculares. Si hay un injerto de tipo onlay necrótico se debe eliminar en forma inmediata.

La exposición del injerto óseo puede ocurrir en caso de un manejo inadecuado de los tejidos blandos o por falta de cuidado por parte del paciente. Un injerto expuesto puede convertirse en necrótico. Como en cualquier dehiscencia de una herida se debe reabrir el sitio y recubrir el injerto con un colgajo libre de tensión. La utilización de una membrana reabsorbible para recubrir el injerto puede ser muy útil.

Injerto en bloque de la sinfisis mandibular

Dolor postoperatorio y edema son dos síntomas muy comunes luego de haber tomado el injerto de ése sitio.

injerto de hueso para implantes Las dehicencias de la herida son una posible complicación igual que la infección del sitio donante. Las dehiscencias se pueden prevenir mediante la realización de una incisión sulcular o mediante una técnica de incisiones por capas.

Las alteraciones neurosensoriales de los dientes anteriores inferiores son una complicación muy común. El daño en el nervio mentoniano puede producir una lesión neurosensorial en la piel del mentón.

Injerto del trigono retromolar

La morbilidad al donar un injerto de la rama ascendente de la mandíbula es menor a la del mentón.

La incidencia de edema, dolor, dehiscencia en la herida y lesiones nerviosas a ese nivel es poco frecuente. Por más que existe la posibilidad de alterar el nervio dentario inferior, esto no es una lesión muy común.

El nervio bucal puede ser lesionado por una incisión a lo largo de la línea oblicua externa. Sin embargo esta lesión no produce alteraciones neurosensoriales en los tejidos blandos de la región retromolar.

La utilización de la rama ascendente como un buen sitio donante intraoral para obtener hueso en bloque para implantes dentales.

Injerto de craneo

El uso de hueso obtenido del cráneo para realizar injertos en cirugía maxilofacial se ha vuelto más popular en los recientes años. La baja morbilidad del sitio donante y la gran disponibilidad de hueso de origen membranoso lo hace un buen sitio donante. Por otro lado tiene la ventaja de la proximidad al área facial.

Desafortunadamente las posibles complicaciones de esta cirugía, hacen que se escoja otro sitio donante. Por otro lado la deformación de la región parietal o la posible cicatriz hacen que cada vez se utilice menos este sitio donante.

Para evitar exponer la duramadre, es muy importante valorar el grosor de los huesos del cráneo. Con dos o tres telerradiografías tomadas con diferentes angulaciones se puede determinar el grosor de los huesos del cráneo y la presencia de irregularidades. Si se determina que los huesos del cráneo son muy delgados y que el espacio entre ellos y la duramadre es muy pequeño, se debe buscar otro sitio como donante.

Injerto de la cresta ilíaca

La cresta ilíaca es un injerto muy utilizado en la neurocirugía y en ortopedia. El hueso puede ser cultivado del íleo mediante un acceso ventral o dorsal. La mayoría de complicaciones está asociada con el acceso anterior.

La hemorragia es la complicación más común durante la cirugía. Las complicaciones hemorrágicas más frecuentes están en la arteria del glúteo superior, durante la obtención del injerto óseo de la cresta ilíaca. El manejo de esta complicación se hace con una sutura de la arteria.

Alteraciones del caminado y dolor son las consecuencias más comunes de morbilidad, luego de obtener injerto de la cresta ilíaca. El tiempo e índice de dolor es muy variable y va desde un 31% de dolor después de 6 meses y de 18% hasta los 2 años.

Injerto de la tibia

La parte proximal de la tibia ofrece un muy buen sitio para recolectar una buena cantidad de hueso esponjoso de muy buena calidad. Luego de la cirugía, las alteraciones en el caminar y de dolor son menores si se comparan con las de la cadera.

La complicación más común con este tipo de cirugía es la fractura del plato de la tibia. Hughes en una revisión que hizo de 75 casos, encontró solo 2 casos de la fractura de la parte proximal de la tibia (2,1%).

Sin embargo, la movilización posterior a la cirugía y la función normal de las articulaciones se logró en un tiempo muy corto. El reportó que el sitio donante tuvo un buen postoperatorio en todos los casos.