Mucositis periimplantaria ¿Que és la Mucositis y como se trata?
Inicio » Mucositis

Mucositis

La mucositis periimplantaria significa la ausencia de salud en los tejidos blandos alrededor de los implantes dentales.

Se caracteriza por inflamación de la encías alrededor del implante osteointegrado.

Es reversible y se debe a la acumulación de placa bacteriana y si no se trata puede evolucionar a periimplantitis que llevará a la pérdida y fracaso del implante dental.

¿Que es la mucositis del implante dental?

La mucositis periimplantaria es la inflamación de la encías alrededor del implante dental. Es reversible, pero si no tratas puedes perder el implante

A continuación vamos a hablar soblre la mucositis periimplantaria, una situación leve, irreversible y habitual que afecta a personas que cuentan con implantes dentales.

Caso clínico de Mucositis periimplantaria

mucositis periimplantariaLa mucositis se trata de cuadro clínico reversible que cursa con cambios inflamatorios limitados a la mucosa periimplantaria alrededor de un implante osteointegrado en funcionamiento, que puede progresar y generar la pérdida del soporte óseo.

La prevalencia de esta patología ocurre en un 80% de los sujetos y en un 50 % de los implantes. La respuesta de la mucosa periimplantaria a períodos iniciales y prolongados de exposición a la placa bacteriana es igual en los implantes que en los dientes.

De estudios científicos sabemos que la colonización microbiana inicial sobre los implantes de titanio sigue los mismos patrones que en los dientes.

En el caso de los experimentos en los que se provoca una exposición prolongada (3 meses) de los tejidos periodontales y periimplantarios a la formación de placa bacteriana, se observa que las lesiones que se producían sobre la mucosa periimplantaria se expandían y progresaban más en dirección apical que en el caso de la encía.

En cuanto a la composición de las lesiones de los dos tejidos se observa que la de la mucosa periimplantaria presenta un número más reducido de fibroblastos, por lo tanto parece que ésta es menos eficaz que la encía para encapsular las lesiones asociadas a la placa bacteriana.

Diagnóstico de la mucositis periimplantaria

A los pacientes que han recibido tratamiento con implantes dentales se les debe incluir en un programa de mantenimiento, con el objetivo de detectar precozmente algún problema periimplantario.

Hay que destacar que para detectar una lesión de los tejidos blandos periimplantários Se va a tener que realizar un examen clínico parecido al que se realiza sobre los tejidos periodontales. Al ser una lesión que se reduce al tejido blando, las técnicas radiográficas carecen de utilidad, y suelen ser específicas de un sitio y aisladas.

Por tanto, para detectar precozmente las lesiones, se requiere un examen sistemático que incluya la evaluación de:

  1. Sangrado al sondaje
  2. Supuración
  3. Profundidad de sondaje

En el examen de los tejidos periodontales, el sangrado al sondaje tiene un valor predictivo negativo para la progresión de la enfermedad. Es su ausencia la que indica una estabilidad de los tejidos periodontales. Ante el sangrado al sondaje negativo se considera sano y estable.

Las infecciones periimplantarias se caracterizan por ser procesos que presentan un alto número de leucocitos polimorfonucleares. En las lesiones inflamatorias se produce la destrucción del colágeno, y en consecuencia la necrosis tisular. Este proceso lleva a la formación de pus, supuración, e incluso el desarrollo de una fistula. Por lo tanto, la supuración debe asociarse con episodios de destrucción tisular activa, lo que indicaría la necesidad de tratamiento antibiótico.

La penetración de la sonda en el surco periimplantario va a depender de diversos factores como la fuerza y angulación con la que se introduzca la sonda, el diámetro de la punta de la sonda, la rugosidad de la superficie del implante, el estado inflamatorio y la firmeza de los tejidos periimplantarios.

Un mayor profundidad de sondaje podría relacionarse con un alto grado de inflamación de la mucosa peiimplantaria, pero no necesariamente con una pérdida del hueso periimplantario.

No obstante, los valores de la profundidad de sondaje deberían relacionarse con la posición del hombro del implante durante la cirugía. No es lo mismo la colocación del implante sumergido en el sector anterior, que la colocación convencional de los implantes en el sector posterior, ya que en el primer caso, la profundidad de sondaje será mayor que en el segundo.

Por tanto, sería interesante la monitorización de la profundidad de sondaje, siendo su incremento progresivo el principal signo de alarma. Es importante anotar la profundidad de sondaje en el momento de la colocación de la supraestructura, para así permitir la comparación con futuras mediciones.

¿Que és la Mucositis periimplantaria?

Si optamos por la colocación de un implante debemos tener en cuenta la importancia de llevar a cabo una serie de hábitos saludables para mantener en buen estado la raíz artificial y la prótesis, especialmente si consideramos que son varias las enfermedades que pueden afectar a nuestro implante. Dentro de esta variedad de conductas beneficiosas podemos destacar la práctica de una rutina de higiene oral completa, evitar el tabaco y, no menos importante, acudir regularmente al especialista para que compruebe el implante.

En caso de que no llevemos a rajatabla estos consejos corremos el riesgo de tener problemas y uno de los más habituales nos llega de la mano de la mucositis periimplantaria. ¿Qué es? Se trata de una lesión inflamatoria leve e irreversible que se origina por la presencia de bacterias en la zona que rodea el implante. La principal particularidad de esta patología es que no causa pérdidas en los tejidos que se encargan de sujetar la pieza dental, es decir, hueso, encía y ligamento periodontal, sin embargo si no se trata de forma rápida y efectiva corremos el riesgo de que la enfermedad avance y se convierta en una periimplantitis. Salvando las diferencias, podríamos comparar la mucositis periimplantaria con la gingivitis y en ambos casos es de extrema necesidad tratar estas patologías para evitar malos mayores y que nos llegarían en forma de periimplantitis y piorrea respectivamente.

Entre los síntomas habituales que produce esta enfermedad podríamos hablar de enrojecimiento, sangrado o hiperplasia de la mucosa, por lo que ante estos síntomas es aconsejable acudir al especialista.

Hay que considerar que un implante bien cuidado nos ofrecerá una labor estética y funcional de por vida, razón suficiente como para mantener una serie de conductas de carácter preventivo, máxime si consideramos que estamos ante un tratamiento costoso y que podremos perder si no practicamos estos consejos.

PEDIR CITA
TE LLAMAMOS

Centro de preferencias de privacidad

Cookies imprescindibles

Se usan para saber si ya aceptaste nuestras políticas de privacidad.

gdpr

Cookies de terceros

Cookies de Google Analytics, Cookies para colocar el botón de me gusta de Facebook y cookie de Google doubleclick.net

_ga, _gid, _gat, fr, IDE

Te llamamos
Pide cita