CLÍNICAS DENTALES EN BARCELONA
PIDE CITA AHORA
934 914 914
Español Français English
Inicio » Elevación de seno atraumática

Elevación de seno atraumática

La elevación de seno atraumática o cerrada es aquella que se realiza a través del lecho que deja la preparación del implante dental.

elevación de seno atraumática

Técnica de elevación de seno atraumática o cerrada

Siempre que la distancia desde la base de la cresta ósea hasta el suelo del seno sea de 4 milímetros o más se puede proceder a elevar la membrana de Schneider con unos instrumentos conocidos como osteótomos.

Sin embargo, se ha demostrado que el éxito aumenta a partir de los 5-6 mm. En conjunto, la supervivencia de los implantes colocados con esta técnica es del 92,8% a los tres años.

Los osteótomos utilizados para la elevación de seno atraumática están diseñados de forma que tienen el diámetro aproximado de las fresas que se utilizan para preparar el lecho del implante. De esta forma, una vez pasadas la fresa guía y la de 2 milímetros para dar entrada al osteótomo, se procede con el resto de la osteotomía con dichos instrumentos.

osteotomos para la elevación de seno cerrada

Esta técnica de elevación de seno maxilar es ideal en huesos tipos III y IV según la clasificación de Seibert, ya que en huesos más corticales es difícil proceder sin el fresado.

La técnica consiste en quedarse con la primera fresa lo más cerca posible de la cortical del suelo del seno de forma que al percutir sobre él con el osteótomo se rompa la cortical sin llegar a dañar la membrana.

Esto es posible gracias al borde romo de los osteótomos, especialmente diseñados para este fin. Una vez se sienta que se ha traspasado la cortical se continúa ensanchando el lecho con los osteótomos hasta llegar a la anchura deseada, colocando entonces el implante dental.

Puesto que la cantidad de hueso en sentido coronoapical es suficiente como para dar estabilidad primaria al implante de titanio, y ya que no se ha producido la rotura de la membrana de Schneider, es de esperar que aquella porción (apical) del implante desprovista de hueso se regenere de forma espontánea. Sin embargo, la mayoría de los autores prefieren colocar igualmente algún material de relleno que sirva como guía para la formación de hueso.

Es importante destacar que no se deben esperar elevaciones de la membrana de más de 3 mm al utilizar esta técnica, aunque algunos autores han reportado ganancias de hasta 4 mm.