CLÍNICAS DENTALES EN BARCELONA
PIDE CITA AHORA
934 914 914
Español Français English
Inicio » Anticoagulantes

Anticoagulantes

En clínicas Propdental tenemos protocolos para a rehabilitación con implantes dentales de pacientes en tratamiento con fármacos que interfieren la coagulación.

La hemostasia es el conjunto de mecanismos que mantienen el equilibrio del sistema circulatorio, tanto en los casos de hemorragia como de hiperactividad (trombosis).

Los tratamientos de implantología en clínicas Propdental se realizan mediante la incisión y eliminación de tejidos orales blandos y duros, lo que conlleva la pérdida de mayor o menor cantidad de sangre del sistema vascular y la puesta en marcha inmediata de los mecanismos de la hemostasia – agregación y coagulación -, para intentar restablecer el equilibrio perdido y que la pérdida no continúe.

Algunos pacientes pueden presentar mayor tendencia a la hemorragia en el momento de la fase quirúrgica, motivado esto por diversas causas como determinadas enfermedades del sistema sanguíneo, una cierta predisposición, o por la ingesta de diferentes fármacos que alteren la hemostasia. Por ello es fundamental ante cualquier caso que vayamos a intervenir quirúrgicamente, el realizar una exhaustiva historia clínica para tratar de detectar aquellos pacientes de alto riesgo de hemorragia durante la intervención. En ella preguntaremos por los antecedentes familiares, personales (sangrado ante extracciones o intervenciones anteriores), antecedente de sangrados espontáneos fármacos que toma en ese momento –atención especial a antiagregantes y anticoagulantes-, y patología sistémica que presente y pueda favorecer el sangrado.

  • Entre los pacientes de riesgo debemos incluir:
  • Pacientes en tratamiento con anticoagulantes orales
  • Pacientes en tratamiento con antiagregantes
  • Pacientes en tratamiento con antiinflamatorios no esteroideos crónicos (AINEs).
  • Pacientes con enfermedades como el Von Willebrand, la Hemofilia A, las trombocitopenias, hepatopatías crónicas, leucemias, inmunodeficiencias, diabetes, hipertensión, etc.

Igualmente se deberá evaluar el riesgo de cada técnica concreta que vayamos a realizar al paciente, existiendo en este sentido procedimientos de riesgo bajo, moderado y alto; entre estos últimos encuadramos las técnicas quirúrgicas de colgajo, aquellas que eliminan hueso y las anestesias trunculares. Es por ello que la mayor parte de los tratamientos implantológicos que realizamos se encuentran dentro de los procedimientos de alto riesgo desde el punto de vista de las complicaciones hemorrágicas, razón por la que deberemos extremar las precauciones.

Es fundamental tener presente que ante cualquier sospecha deberemos consultar con el hematólogo del paciente, ofreciéndole la mayor información posible sobre nuestro tratamiento previsto para que proceda a tomar las medidas oportunas, que variarán en función de la patología de base y la gravedad del paciente en el momento de la intervención.

Con estas premisas, nos interesan desde el puente de vista farmacológico aquellos pacientes en tratamiento con fármacos que van a interferir con la hemostasia por algún problema sistémico, lo que conllevará a una mayor hemorragia al llevar a cabo nuestras intervenciones quirúrgicas. Igualmente abordaremos algunos fármacos imprescindibles en el arsenal terapéutico de la consulta para el tratamiento de los problemas hemorrágicos que puedan acontecer durante las cirugías.

Los pacientes que se encuentran en tratamiento con anticoagulantes o antiagregantes pueden optar al tratamiento de implantes dentales siempre y cuando informen de ello al profesional odontólogo y sigan un control ambulatorio de dichos fármacos.