CLÍNICAS DENTALES EN BARCELONA
PIDE CITA AHORA
934 914 914
Español Français English
Inicio » Premedicación en implantes dentales

Premedicación en implantes dentales

La premedicación en implantes dentales consiste en la administración de algún fármaco antes de realizar la intervención quirúrgica bien para controlar la ansiedad del paciente, para minimizar el proceso inflamatorio lógico tras la operación o para prevenir la aparición de complicaciones infecciosas.

Premedicación ansiolítica

La premedicación ansiolítica permite al dentista de clínicas dentales Propdental controlar la ansiedad del paciente durante la intervención, facilitándose así nuestra labor en aquellos pacientes en los que no sea suficiente con las medidas psicológicas.

Los fármacos más utilizados en la actualidad son las benzodiacepinas por ser de fácil manejo y pocos efectos adversos cuando se manejan adecuadamente, contando además con un antagonista eficaz en caso de sobremedicación.

Según qué benzodiacepina administremos y la dosis, obtendremos un efecto ansiolítico, sedante, hipnótico o incluso amnésico.

Dentro de ellas las más usadas serían el diacepam a dosis de 10 mg una o dos horas antes de la intervención, o mejor 5 mg la noche antes y 5 mg la mañana de la intervención, (o 5 mg al levantarse y otros 5 mg. una o dos horas antes si la cirugía es por la tarde).

Un fármaco también interesante sería el alprazolam a dosis de 0,25 mg. antes de acostarse y otros 0,25 mg. una hora antes de la cirugía, teniendo la ventaja de que puede administrarse sublingualmente, con lo que su absorción es muy rápida, obteniendo niveles terapéuticos en 10-15 minutos.

Premedicación antiinflamatoria

Si bien la medicación postoperatoria se ha mostrado bastante efectiva en controlar estos fenómenos, los conocimientos actuales sobre la fisiopatogenia del proceso inflamatorio han apoyado la idea de administrar la medicación antiinflamatoria antes de que desaparezca el efecto analgésico del anestésico local utilizado para la intervención, para bloquear precozmente de esta manera la liberación de los mediadores de la inflamación responsables de los síntomas postoperatorios.

Basándonos en nuestra experiencia y en los estudios revisados, aconsejamos de manera sistemática el inicio del tratamiento con un antiinflamatorio no esteroideo (AINE) inmediatamente antes de la intervención, utilizado en  nuestros protocolos los derivados del ácido propiónico como el ibuprofeno (400-600 mg), o el dexketoprofeno (25 mg), que administramos cuando el paciente llega a la clínica dental.

Premedicación antibiótica

La administración de antibióticos previa a la colocación de implantes dentales como medida para prevenir la aparición de infecciones postquirúrgicas es un tema controvertido en el que existe una gran variabilidad de criterios.

Dentistas expertos en implantología recomiendan hacer en estos casos profilaxis antibiótica y no tratamiento antibiótico, para hacer coincidir el pico plasmático del fármaco con el momento de la cirugía para lo cual se dará una dosis doble de la habitual una hora antes, y en intervenciones largas se administrará una nueva dosis a las 4-6 horas de terminada la operación. Estos autores recomiendan la asociación Amoxicilina/Ácido Clavulánico como profilaxis administrando la dosis de 2000/125 mg una hora antes de la intervención, y la clindamicina en pacientes alérgicos, a dosis de 600 mg. una hora antes.

Muy recientemente Esposito y col. (2008), han realizado una revisión de la Biblioteca Cochrane en la que tras una búsqueda bibliográfica de todos los ensayos clínicos que evaluaban el uso de antibióticos profilácticos en pacientes a los que se les colocaban implantes, llegan a la conclusión de que hay datos que avalan que gramos de amoxicilina vía oral una hora antes de la cirugía reducen significativamente los fracasos de implantes dentales colocados en condiciones habituales, no estando aún claro si los antibióticos postoperatorios son beneficiosos o no, ni cuál es el antibiótico más efectivo.

Mención aparte merece la profilaxis quirúrgica mediante antibióticos en el caso de pacientes especiales, que presenten un riesgo elevado de padecer una infección tras cualquier intervención, en cuyo caso será siempre precisa la profilaxis antibiótica convencional.

Premedicación antiséptica

La clorhexidina ha demostrado ampliamente su eficacia como antiséptico en la cavidad bucal, consiguiendo en forma de enjuagues una reducción importante de la placa bacteriana.

Por este motivo, en clínicas dentales Propdental aconsejamos el uso de enjuagues bucales de clorhexidina al 0,12% dos veces al día desde el día antes de la intervención hasta un par de días después de la misma.