CLÍNICAS DENTALES EN BARCELONA
PIDE CITA AHORA
934 914 914
Español Français English
Inicio » Interfase implante hueso

Interfase implante hueso

La interfase implante hueso es una conexión directa entre el hueso vivo y el implante dental con la prótesis dental, a nivel microscópico, y es lo que conocemos como proceso de osteointegración.

Interfase implante hueso en los tratamientos de implantología

Interfase implante hueso Si después de colocar el implante de titanio, éste recibe cargas inmediatamente después, se puede producir la encapsulación de tejido conectivo fibroso. Por el contrario, si dejamos que pase un tiempo de cicatrización, se produce una interfase implante hueso directa.

El tiempo mínimo de cicatrización del implante dental son tres meses en la mandíbula y seis en el maxilar superior. Después de producirse la interfase implante hueso directa y si las cargas oclusales son adecuadas, la osteintegración se mantiene con la remodelación del hueso.

Otros factores que afectan a una osteointegración exitosa son la contaminación de la capa de óxido del implante de titanio y el mal control de la temperatura durante los procedimientos de taladro. Por lo tanto, durante la cirugía de los tratamientos de implantología se irrigará la fresa que se use para hacer el lecho implantario.

Si no se produce la osteointegración, o ésta se pierde por la razón que sea, se forma tejido conectivo fibroso alrededor del implante, y éste se tiene que retirar para que el hueso vuelva a cicatrizar, y pasados unos meses volver a colocar otro.

Ultraestructura de la osteointegración

Los implantes dentales osteointegrados están rodeados de hueso compacto y esponjoso, y dentro de este hueso se forman canalículos a través de los cuales se transportan electrolitos entre el hueso y la capa de óxido del implante.

La osteointegración en el hueso esponjoso se produce a medida que las trabéculas óseas se aproximan al implante dental y entran en contacto íntimo con la capa de óxido. En las trabéculas óseas se producen vasos sanguíneos que nutren y remodelan el hueso, y que rodean la superficie del implante. También aumenta el número de fibroblastos y osteoblastos que se unen a la capa de óxido.