CLÍNICAS DENTALES EN BARCELONA
PIDE CITA AHORA
934 914 914
Español Français English
Inicio » Incompatibilidad estructural de las superficies articulares

Incompatibilidad estructural de las superficies articulares

La articulación temporomandibular sana posee unas superficies duras y lisas, y cuando están lubricadas gracias al líquido sinovial se desplazan unas sobre otras casi sin roce. Cuando hay alguna incompatibilidad en la estructura de las superficies articulares, como por ejemplo, cuando hay un microtrauma, se crea un deterioro en la movilidad. Las alteraciones pueden aparecer o bien por falta de lubricación, o bien porque haya adherencias en las superficies.

Puede haber adherencias y adhesiones de las estructuras. Una adherencia quiere decir que se unen de manera pasajera las superficies articulares, pero sin que haya cambios que unan físicamente los tejidos entre si. Si esta adherencia dura bastante tiempo, se termina formando tejido fibroso entre las estructuras articulares y se crea una adhesión. Esta adhesión implica una unión más permanente.

Cuando un paciente es bruxista y aprieta los dientes durante la noche, puede despertarse por la mañana y tener la sensación de una limitación del movimiento mandibular. Si este es su caso, puede que cuando se despierte e intente abrir la boca, note una resistencia hasta que escucha un chasquido de manera brusca y se restablece la función normal. Esto quiere decir que se han separado las superficies que estaban pegadas.

Hay dos tipos de chasquidos que pueden darse en las articulaciones:

  1. Los que están producidos por adherencias de las superficies, que tienen lugar sólo después de un periodo de carga estática como en el bruxismo nocturno.
  2. Los chasquidos que se repiten cada vez que abrimos y cerramos la boca, que están relacionados con un desplazamiento del disco.

La principal causa de los problemas de adherencia de la articulación temporomandibular son los macro y microtraumatismos. El tipo específico de lesión que provoca adherencias de las superficies es el traumatismo con la boca cerrada. Cuando un paciente sufre un traumatismo con la boca cerrada, sus dientes están en oclusión y son los que reciben las fuerzas del impacto junto con las superficies articulares.

Subluxación

La subluxación o hipermovilidad se utiliza para describir algunos movimientos de la articulación temporomadibular que el dentista observa en la clínica durante la apertura amplia de la boca del paciente. Es una característica anatómica, no patológica. No obstante, si un paciente subluxa la mandíbula en repetidas ocasiones puede provocar un alargamiento de los ligamentos y producir alguna patología grave.

Luxación espontánea

La luxación espontánea o bloqueo abierto se produce cuando el paciente abre la boca más de su límite normal y la mandíbula se bloquea.

Esta situación se puede dar en la clínica durante un tratamiento dental que dure mucho tiempo, o también cuando bostezamos abriendo demasiado la boca. Cuando se produce la luxación espontánea, la reacción del paciente es intentar cerrar la boca, un gran error ya que la actividad de los músculos elevadores colapsa aún más el espacio del disco y hace que la luxación continúe.