CLÍNICAS DENTALES EN BARCELONA
PIDE CITA AHORA
934 914 914
Español Français English
Inicio » Comunicación en odontopediatría

Comunicación en odontopediatría

La comunicación en odontopediatría con los más pequeños y sus padres es básica para que entiendan la importancia del tratamiento y este se puede aplicar sin problemas.

Cómo mantener una buena comunicación en odontopediatría

Los niños tienen unas características especiales que hacen que exista una figura clínica específica para encargarse de su tratamiento: el odontopediatra. Este profesional añade a sus conocimientos odontológicos el hecho de saber tratar a los niños para poder aplicarles los tratamientos de forma eficaz. En este sentido, la comunicación con el paciente infantil es el primer objetivo para dirigir su conducta. La conversación debe ser natural y agradable, interesándonos sobre sus gustos y actividades para ganarse la confianza del niño. Sin este paso previo, será muy difícil hacer que la experiencia de los más pequeños en la clínica dental sea positiva.

Una vez que se establezca un contacto con el niño, el odontopediatra continúa con la explicación ordenada de los procedimientos que debe realizar. Durante esta conversación, el mensaje de los odontopediatras de Propdental es claro para que se pueda comprender todo, y nuestros profesionales siguen algunas técnicas de comunicación para ello.

Vocabulario adecuado

El odontopediatra de nuestras clínicas en Barcelona se encargan de hablar con los niños simplificando las explicaciones técnicas. Utilizan un lenguaje pediátrico adaptado que permite tranquilizar al niño y evitar que tenga ansiedad. Un buen ejemplo de ello es la utilización de expresiones o nombre sustitutivos para palabras con connotaciones negativas: equipo de rayos X (cámara de fotos), radiografía (fotografía) o turbina (cepillo de dientes con agua).

Explicamos, enseñamos y ejercemos

La mayoría de conceptos utilizados por el odontopediatra son técnicas que se utilizan en todos los campos de la comunicación en odontopediatría reducidos a su máxima simplicidad. Así, la técnica de la triple E: explicar, enseñar y ejercer, es una secuencia lógica que nuestros odontopediatras adaptan a sus tratamientos. La idea es familiarizar al niño mediante una aproximación al ambiente e instrumentos de la consulta dental y se lleva a cabo de la siguiente manera:

  • Decimos y explicamos al niño lo que se le va a hacer con el fin de reducir la ansiedad y el miedo.
  • Mostramos al niño como se va a llevar a cabo la técnica.
  • Efectuamos la técnica tal como se le ha explicado y demostrado.

Instrucciones concisas

Como en todo tratamiento odontológico, la colaboración del paciente también tiene que ver con el seguimiento de instrucciones por parte del clínico. Un aspecto fundamental es este sentido es que las instrucciones sean precisas y concretas para que el niño las pueda entender y le generemos más inseguridad. Dependiendo de la edad del niño, estás podrán ir acompañadas de información que explique el por qué de las instrucciones, ya que éstas suelen generar rechazo en los pacientes infantiles.

Controlar el tono de voz

El tono de voz es un aspecto fundamental en la comunicación verbal que va más allá de las palabras. El hecho de saber utilizarlo debidamente puede ayudar mucho a restablecer comunicaciones perdidad en pacientes con conductas no colaboradoras. Consiste en un cambio súbito y abrupto del tono de voz, que no consiste en chillar, para tratar de conseguir la atención del niño. Una situación que se contrarresta rápidamente con un alabo cuando la conducta del pequeño es la correcta.

Disminuir la ansiedad de los padres

Ya hemos comentado otras veces la incidencia directa de la ansiedad de los padres sobre la conducta del niño. El hecho de disminuir este miedo paternal nos ayudará a tratar efectivamente a los niños. En ocasiones, ofreciendo más información a los padres sobre técnicas disponibles para controlar la ansiedad de su hijo aumentaremos, por un lado, la aceptación por parte de éstos de las diferentes técnicas, y, al mismo tiempo, ayudará a disminuir su propia ansiedad conocer las posibles ayudas para su hijo.

Ludoterapia y distracción

Se basa en quitarle hierro al asunto eliminando tensiones y miedos mediante la distracción del niño. Esto también nos ayuda a reforzar la comunicación con el paciente, que al hablar con nosotros se sentirá más tranquilo porqué eliminará la sensación de estar en contacto con un desconocido.

Relacionamos la Ludoterapia con la distracción, que se aplica hablando sobre temas eternos a la consulta dental como los hobbies del paciente u otras cosas más agradables para él. Un ejemplo de ello puede ser preguntar o interesarnos por temas ajenos a nuestro tratamiento durante la preparación para la anestesia. Otro tipo de distracción puede conseguirse con juguetes, dibujos y pósters en el caso de los más pequeños, o incluso con música, ya que quizá el niño no pueda hablar con nosotros mientras lo tratamos pero sí que puede escuchar.