CLÍNICAS DENTALES EN BARCELONA
PIDE CITA AHORA
934 914 914
Español Français English
Inicio » Quimioterapia por cáncer

Quimioterapia por cáncer

La quimioterapia mata las células cancerosas interrumpiendo y modificando su ciclo vital y reproductivo. Este tratamiento no es totalmente inocuo para las células normales, ya que pueden verse modificadas gravemente por este tratamiento oncológico.

¿Cómo prevenir problemas bucales derivados de la quimioterapia?

La quimioterapia funciona a base de medicamentos que destruyen las células cancerosas. Su aplicación, así como el desarrollo de la radioterapia, puede llegar a dañar las células normales, incluyendo las que se encuentran en su cavidad bucal. Se pueden producir problemas gingivales graves, en los dientes, en los tejidos de la boca y en las glándulas salivales. Los efectos dependen de cuáles son los medicamentos que está recibiendo durante su tratamiento y de cómo su cuerpo reacciona ante ellos. Cada paciente tiene unas necesidades concretas y específicas.

Los dentistas de Propdental aconsejan tener especial cuidado en el mantenimiento de una boca sana mientras esté recibiendo quimioterapia. Una vez haya visitado su dentista un mes antes de realizar el tratamiento, debe revisar su boca diariamente para detectar cambios o heridas, así como visitar frecuentemente a su dentista en Barcelona.

El tratamiento contra el cáncer puede afectar al esmalte dental y aumentar el riesgo de problemas bucodentales a largo plazo. Además, la alta dosis de radioterapia en la zona del cuello y la cabeza puede originar un desarrollo dental inadecuado y una producción baja de saliva.

A todo esto, los profesionales aconsejan mantener la boca húmeda, limpia y cuidar lo que uno come o bebe. Tomar mucha agua y chupar trozos de hielo le ayudará, por un lado, a solventar la falta de saliva. Por otro lado, es recomendable utilizar un cepillo extra blando después de cada comida para cepillar los dientes, encías y lengua en profundidad sin dañarlos excesivamente y utilizando pasta dental con fluoruro. Si durante el cepillado le sangran las encías, utilice agua tibia para ablandar las cerdas del cepillo. Además, puede utilizar enjuague antibacteriano (sin alcohol) 2 o 3 veces al día durante 1 o 2 minutos.

Si durante la quimioterapia la boca se le infecta, debe cuidar especialmente su salud dental. Los centros Propdental recomiendan seleccionar alimentos fáciles de masticar y tragar para disminuir cualquier tipo de dolor que pueda experimentar al comer. Si realiza este tipo de hábitos y no cesa el dolor, consulte tanto a su dentista como a su médico.

Des de nuestra Clínica en Barcelona, revisaremos y limpiaremos sus dientes, tomaremos radiografías, solucionaremos cualquier problema bucal detectado y le informaremos sobre los cuidados de la boca para prevenir los efectos secundarios derivados de la quimioterapia.

Daños orales de la quimioterapia

Cuando el recuento de glóbulos blancos es bajo, los tejidos orales son más propensos a sufrir daños. La boca es capaz de recuperar sólo cuando el recuento de glóbulos blancos vuelve a la normalidad.

Los labios, lengua, suelo de la boca, interior de las mejillas y el paladar blando (la parte superior de la boca) se ven más afectados por la quimioterapia que el paladar duro (la parte frontal superior de la boca) y la encía que rodea a la dientes.

Algunos medicamentos de quimioterapia son más propensos a causar problemas en la boca, sobre todo cuando se administran en dosis altas, cuando estos se repiten en varias ocasiones en el tiempo, o cuando se administra simultáneamente la quimioterapia con la radioterapia.

Los alimentos picantes, alimentos abrasivos, y el alcohol deben ser evitados para no agravar el dolor de los tejidos, y el agua debe ser consumida en grandes cantidades para mantener la humedad de los tejidos y el equilibrio del cuerpo líquido.

Con un recuento de glóbulos bancos bajo y unos factores de coagulación disminuidos, el tratamiento dental debe posponerse hasta después de un análisis de sangre confirma un retorno a los niveles normales.

Durante este tratamiento oncológico, la quimioterapia también se puede producir neuro-toxicidad, un dolor persistente, profundo, que imita un dolor de muelas, pero que no tiene una fuente dental o la mucosa.

Repercusiones en las encías de los fármacos de quimioterapia contra el cáncer

EI control de las malignidades con agentes quimioterapéuticos ha emergido en los últimos años como el tratamiento primario o como tratamiento coadyuvante de la cirugía y de la irradiación. Las acciones de estos fármacos producen efectos tóxicos en el cuerpo tanto directamente a nivel celular como indirectamente por la mieloinmunosupresión de los tejidos hematopoyéticos y linfoides.

El periodonto enfermo es una fuente potencial de infección sistémica aguda en pacientes que reciben tratamiento con quimioterapia mielosupresiva. Las infecciones periodontales agudas pueden ocurrir en pacientes bajo quimioterapia que tengan enfermedades periodontales crónicas preexistentes. La exacerbación de la enfermedad periodontal preexistente está asociada con niveles elevados de microorganismos periodontopatógenos durante los episodios de granulocitopenia.