CLÍNICAS DENTALES EN BARCELONA
PIDE CITA AHORA
934 914 914
Español Français English
Inicio » Tratamiento dental radioterapia

Tratamiento dental radioterapia

El papel del dentista en al planificar el tratamiento dental pacientes radioterapia va encaminado a evitar que la cavidad oral sea una fuente de complicaciones añadidas al problema tumoral, que ponga en peligro la vida del paciente, alargue su estancia hospitalaria o disminuya su calidad de vida.

Tratamiento dental radioterapia

El tratamiento dental debe de iniciarse antes de la radioterapia, pero bajo ciertas circustancias este tratamiento no es posible, como es el caso de pacientes con un tumor muy rápido en su crecimiento, los cuales requieren una radioterapia urgente.

El dentista debe de realizar esfuerzos para intentar hacer aunque sea un mínimo tratamiento dental antes de recibir la radioterapia para reponer la salud bucal.

Tratamiento dental antes de la radioterapia

En aquellos pacientes con una salud oral aceptable y buena dentición, no es de esperar complicaciones orales, y si aparecen serían mínimas.

Algunos pacientes pueden rehusar la radioterapia antes de perder sus dientes, y condenamos al paciente a ser un inválido, ya que realizar una prótesis durante o después de la radioterapia, no es muy buena idea por los efectos directos que la radioterapia tiene sobre la mucosa oral que va a soportar la dentadura.

Sin embargo, los pacientes con dientes cariados, patologías óseas derivadas de necrosis pulpares, restos radiculares y sin perpectivas de mejorar su actitud ante su boca, se debe de evaluar seriamente la posibilidad de realizar una limpieza dental total.

Ningún hueso de las extracciones debe estar expuesto y la cicatrización debe ser completa antes de empezar la radioterapia, ya que el aporte sanguíneo se va disminuido con la radioterapia. Se considera adecuado un intervalo entre 2-3 semanas después de la extracción dental para empezar la radioterapia.

Si se dejan dientes, aparte de una correcta higiene, la utilización de enjuagues tipo clorhexidina, favorece la disminución de gérmenes a nivel oral, y por tanto de infecciones secundarias.

Tratamiento dental durante la radioterapia

La presencia de las mucositis puede mejorar utilizando enjuagues de suero salino ligeramente
caliente.

En caso de alteraciones en la cantidad de saliva se puede utilizar como sustitutivo la carboximetilcelulosa.

El trismus puede disminuir con la realización de ejercicios progresivos de apertura, utilizando depresores linguales o pinzas, tres veces al día.

En caso de infección fúngica o también en forma profiláctica, se pueden utilizar enjuagues o pastillas de nistatina 4 veces al día.

Los procedimientos dentales, en forma general, y los quirúrgicos en particular, deben de ser evitados y diferidos todo lo posible. La combinación de cirugía y radioterapia, aumenta en gran medida el riesgo de una osteorradionecrosis.

Tratamiento dental despúes de la radioterapia

Hay que continuar con la aplicación de geles de flúor, que ya se debió de iniciar durante la radioterapia, y antes de ésta.

Las medidas higiénicas deben de continuar, así como el tratamiento de la mucositis si ésta sigue presente.

Las extracciones dentales pueden precipitar una osteomielitis en el maxilar irradiado, pero si la extracción hay que realizarla, el trauma debe de ser minimizado, preservar el periostio lo máximo posible y asegurarse de que los bordes cortantes del hueso alveolar son extraídos.

Se debe realizar una sutura cuidadosa, con tratamiento antibiótico en forma profiláctica y continuar al menos durante 4 semanas.

En caso de tomar la decisión de no realizar extracciones en esta fase, se debe controlar toda posible infección con antimicrobianos.

Hay que tener mucho cuidado en la dieta de estos pacientes evitando en lo posible los azúcares, por el peligro de desarrollar caries.

En caso de necesidad de restauración protésica, ésta debe de ser retrasada en lo posible, hasta 6 meses, con la intención de disminuir el trauma sobre una mucosa inflamada por la radioterapia, ya que un trauma puede ulcerar la mucosa, producir una infección y una osteomielitis.

La xerostomía puede ser tratada. No existe un tratamiento específico. Los pacientes suelen mejorar su sequedad oral con múltiples tomas de agua, o bien utilizando sustitutivos de la saliva.

La utilización de colutorios, como clorhexidina al 0,2% ayudará al control de los procesos periodontales y otras infecciones.

Es frecuente que sobre la base de una xerostomía aparezca una mucosa oral inflamada y rojiza. Esto es típico de un proceso en el cual se encuentra involucrada la Candida albicans, a menudo en asociación a una estomatitis angular. Se deberá realizar un tratamiento antifungico, así como enjuagues con nistatina.