Inicio > Periodontitis > Piorrea

Piorrea

Se conoce el término piorrea como una enfermedad inflamatoria que conduce a la destrucción del hueso de sostén dental.

La pérdida del diente la consecuencia más habitual entre aquellas personas que padecen esta enfermedad.

Es una enfermedad grave y que requiere una técnicas de prevención para evitar tanto su aparición como desarrollo.

¿Qué es la piorrea?

La piorrea o técnicamente periodontitis es una enfermedad crónica que destruye el hueso del diente.

Sus daños son irreversibles y hace que los dientes se aflojen y se caigan o haya que extraerlos.

¿Cuales son las principales causas de piorrea?

Su principal causa es una técnica de cepillado deficiente y la falta de visitas al dentista para hacer limpiezas regulares.

Sin embargo, también hay otros factores que influyen en su aparición y desarrollo. Como por ejemplo:

  • Puede tener una influencia genética.
  • La cantidad de tabaco y alcohol.
  • Determinados medicamentos.
  • Malposición dental, por ejemplo dientes apiñados que se acumula más la comida y es más difícil de removerla.
  • Higiene oral poco efectiva.

¿Cuales son las consecuencias de la piorrea?

Las consecuencias de la piorrea son tanto en la estética dental, como funcionales dificultando la masticación.

Inicialmente se manifiesta por la inflamación de las encías. Pero si no se trata y a medida que avanza se puede observar:

  1. Recesión gingival.
  2. Mal olor de boca.
  3. Destrucción de hueso de soporte del diente.
  4. Finalmente aumento progresivo de la movilidad dental en función de la destrucción de hueso.
  5. Y la pérdida del diente, o que sea necesario extraerlo.

¿A qué esperas para proteger tu boca de esta enfermedad tan dañina?

tratar la piorrea en Barcelona y Madrid

¿Como se si tengo piorrea?

Normalmente, la piorrea provoca una serie de problemas a los dientes y encías.

Si hace mucho tiempo que no vas al dentista o no te cepillas correctamente, puede ser que tengas alguna enfermedad en las encías.

Los principales indicativos de le piorrea en fase avanzada es que los dientes se mueven y se pueden caer. Pero otros síntomas pueden ser:

  • Sangrado y la inflamación de las encías.
  • Mal aliento.
  • Sensibilidad dental.
  • Retracción gingival y exposición de la raíz del diente.
  • Movilidad dental debido a la perdida de hueso (cuanto mayor la movilidad, mayor suele ser la pérdida ósea).

En Clínicas Propdental te recomendamos acudir de manera regular a tu periodoncista para detectar a tiempo estos síntomas.

Así, el dentista puede prevenir de manera eficaz y realizar el tratamiento precoz de la piorrea evitando sus consecuencias.

tratar la piorrea en Propdental

¿Cómo evitar sus consecuencias y curarla?

En la piorrea las bacterias entran debajo de la encía y ejercen un daño que destruye el hueso del diente. Por tanto, sus daños son irreversibles.

La destrucción del hueso de soporte hace que los dientes se aflojen y, posteriormente, se caigan o haya que extraerlos.

La infección afecta al aparato de inserción del diente. Es producida por microorganismos que colonizan el área supra y subgingival.

Es decir, se caracteriza, principalmente, por una pérdida del hueso alrededor del diente producida por determinadas bacterias.

En Clínicas Propdental para conseguir la curación de la infección y evitar la caída de los dientes recomendamos su tratamiento.

Para tratar la piorrea es necesario un diagnostico del estado periodontal y la realización de curetajes o cirugía periodontal.

La cirugía periodontal esta indicada cuando las bolsas periodontales son profundas. Ya que en esos casos, los curetajes no son capaz de eliminar todo el sarro.

Finalmente, el periodoncista de Propdental logra que se mantenga la salud periodontal gracias a mantenimientos de las encías cada 6 meses.

piorrea avanzada

Desde la inflamación de la encía hasta la pérdida del diente

Es una enfermedad multifactorial donde las bacterias de la placa bacteriana ejercen un daño sobre la encía y hueso.

La primera fase que es un inflamación de las encías se llama gingivitis y se debe a los efectos de los depósitos de biofilm que irritan e inflaman.

O sea, que las bacterias y sus toxinas hacen que la encía se infecte, se infla y se vuelva sensible.

La gingivitis afecta a los tejidos blandos de la encía y es reversible.

Si no se controla, evoluciona y se extiende a zonas más profundas, como el ligamento periodontal y el hueso alveolar.

Para curar y prevenir la inflamación de las encías, recomendamos una técnica correcta de cepillado y acudir cada 6 meses al dentista.

Para buenos resultados, es tan importante una buena higiene oral en casa como acudir al dentista con regularidad.

El cepillado remueve la placa bacteriana de las comidas que se acumula en los dientes. Y la limpieza de ultrasonidos remueve el sarro supragingival. Es decir, la placa bacteriana que ya está calcificada y no sale con el cepillado dental.

Si la gingivitis se deja avanzar y no se cura por el periodoncista, se convierte en una periodontitis.

Cuando las bacterias se extienden y acumulan debajo de la encía provocan la pérdida de hueso alrededor del diente.

En esa fase, se requiere de curetajes para eliminar el sarro subgingival y detener la pérdida de hueso.

Aunque el hueso perdido no se puede recuperar, si se detiene a tiempo se puede evitar que se siga perdiendo hueso.

Una vez curada la piorrea, es necesario sesiones de mantenimiento cada 6 meses para controlar la enfermedad y evitar que reaparezca.

Etiología, factores de riesgo y causas de la piorrea

El sistema de defensa esta mediado por una reacción inflamatoria e inmunológica específica que trata de contener la agresión bacteriana.

Los microorganismos periodontales son un factor necesario en el desarrollo y avance de la piorrea, aunque no suficiente.

Aunque diversas bacterias necesarias al inicio y progresión de la piorrea, también existen otros factores que contribuyen a su acción.

Es decir, existen factores de riesgo que disminuyen la capacidad de defensa y, de este modo, potencian la agresividad bacteriana.

Factores como el tabaco, la ansiedad y la propia genética son ejemplos de dichos factores de riesgo.

Además de ser multifactorial, es multigénica. Es decir, la susceptibilidad de padecerla depende de la acción combinada de varios genes.

Tabaco

El tabaco acentúa altamente la severidad de lesiones consecuentes de la piorrea y, además, empeoran la respuesta al tratamiento.

Fumar está directamente relacionado tanto con el daño que puede ocasionar. como con el riesgo para sufrir dicha enfermedad.

Hay que hacer mención especial al tabaco como la causa más común de piorrea.

Por ello una vez más recomendamos que abandones este hábito o, en el peor de los casos, que reduzcas el consumo de cigarrillos.

Ansiedad

La ansiedad, a través de dos vías de actuación, produce alteraciones en las defensas del paciente.

Debido a su estado de ánimo, éste puede descuidar hábitos de higiene que repercuten en su control de placa bacteriana.

Además, la ansiedad incentiva un aumento de la ingesta de grasas en la dieta con la consiguiente disminución de la respuesta inmune.

Las dos vías de actuación descritas llevan a una acumulación de placa importante en la cavidad bucal del paciente que aumentará tanto la aparición como la prevalencia de piorrea.

Además de al ansiedad, el estrés emocional y la depresión también están relacionados con la piorrea.

La falta de higiene oral

No nos debemos olvidar de la falta de higiene oral como otro de los factores que pueden hacer posible esta patología

Pérdida de dientes por piorrea

La piorrea provoca la pérdida de inserción y de soporte óseo dental.

Al ser una enfermedad irreversible, el hueso dañado no se puede recuperar y por ello puede hacer con que el diente se caiga al quedar sin soporte.

Si su movilidad es extrema, y duele o molesta a la masticación puede ser necesario extraerlo.

Diagnóstico y tratamiento de la piorrea

Para el éxito del tratamiento de la piorrea y mejor pronóstico de los dientes, es imprescindible un buen diagnóstico.

El examen del estado periodontal de un paciente incluye la valoración de una serie de pruebas diagnósticas basadas en parámetros clínicos, como la evaluación de la inflamación, el nivel de inserción y profundidad de sondaje.

También se recorre a parámetros radiográficos para estimar la pérdida ósea.

En este sentido, el diagnóstico precoz de la infección y la consecución de los objetivos de tratamiento a partir de éste determinarán los resultados.

El objetivo principal del tratamiento de la piorrea es la reducción de placa bacteriana y sus irritantes.

El periodoncista te da instrucciones para mejorar la eficacia de la higiene oral, además de realizar técnicas como el raspaje y alisado radicular, cirugía periodontal en casos de bolsas profundas, o extracción de dientes dañados con la posterior rehabilitación de implantología oportuna.

Una vez el paciente haya sido sometido a tratamiento de la piorrea, debe comprometerse a recibir controles periodontales y radiográficos, así como revisiones de mantenimiento periódicas para evitar recidivas.

De este modo, su dentista en Propdental podrá seguir la evolución de su enfermedad.

Además de enseñarte como realizar unos efectivos cuidados de higiene oral en casa, el periodoncista de Clínicas Propdental puede detectar precozmente la presencia piorrea y evitar así sus consecuencias negativas para tus dientes.

¿Como se trata la piorrea?

La piorrea, es una infección de los tejidos que soportan el diente.

En su fase inicial se conoce como gingivitis y sus efectos son reversibles, pero de no tratarse se convierte en periodontitis y sus efectos empeoran.

Disminuye la fijación conseguida por las encías, éstas se retraen y llega a provocar la pérdida ósea. Unos problemas que no se pueden revertir y entonces el tratamiento consiste en intentar evitar la peor consecuencia: la pérdida dental.

El primer objetivo del tratamiento de la enfermedad periodontal es frenar la infección que la produce. A partir de entonces, se frena la destrucción de los tejidos y se estudia la situación de soporte del diente para conocer su pronóstico. Dependiendo de lo rápido que se haya actuado, habrá más o menos peligro de que el diente termine cayendo. En algunas situaciones, también es posible aplicar tratamientos encaminados a regenerar tejidos de soporte que se han visto dañados, como el hueso o las encías.

Higiene dental

Este tratamiento elimina el sarro que se ha acumulado en la parte visible de los dientes. Se realiza mediante un aparato de ultrasonido o diversas herramientas manuales y está indicado en pacientes sanos o con gingivitis poco avanzada.

Raspado radicular y curetaje

Este tratamiento elimina el cálculo que se acumula en los dientes pero, en este caso, por debajo de la línea de la encía. Esta vez se utiliza una cureta manual de manera cuidadosa para poder alcanzar la zona de debajo de la encía y dejarla perfectamente limpia y lisa. La lisura es una característica importante para evitar la acumulación de sarro, ya que este se adhiere más facilmente a superficies rugosas.

Cirugía periodontal

Se utiliza en pacientes que tienen la enfermedad periodontal muy avanzada y se han creado bolsas periodontales que son imposibles de alcanzar sin una técnica quirúrgica. También se utiliza para colocar en su posición natural la encía, en casos de recisión gingival, o con motivos estéticos (dientes cortos). Tras realizar pequeñas incisiones en las encías y limpiar la zona dañana, se vuelven a suturar los tejidos en su posición ideal.

Tratamiento de recisión gingival

La recesión gingival es un problema estético y funcional que no solo reduce la belleza de la sonrisa sino que aumenta las probabilidades de sufrir caries dental y sensibilidad dental. Con este procedimiento se puede:

  • Mejorar la estética de los pacientes.
  • Evitar la sensibilidad dental.
  • Evitar la aparición de caries radiculares.
  • Proteger los dientes ante una futura recesión.

Alargar dientes cortos

Este tratamiento, conocido como alargamiento de corona, se puede realizar en varias situaciones distintas. Por un lado, se practica en pacientes mayores que han sufrido un desgaste importante de los dientes y quieren mejorar su estética y funcionalidad.

Pero también sirve para corregir lo que se conoce como ‘sonrisa gingival’, una sobreexposición de las encías que reduce la estética de la sonrisa y que en ocasiones puede aumentar los riesgos de sufrir enfermedad periodontal.

PEDIR CITA
TE LLAMAMOS

Te llamamos
Pide cita