CLÍNICAS DENTALES EN BARCELONA
PIDE CITA AHORA
934 914 914
Español Français English
Inicio » Enfermedades bucales asociadas al tabaquismo

Enfermedades bucales asociadas al tabaquismo

Además de la enfermedad periodontal y el cáncer, que ya todos conocemos debemos tomar en cuenta que también es posible que el paciente pueda presentar enfermedades bucales asociadas al tabaquismo que pueden convertirse en una oportunidad para el odontólogo a la hora de  motivar al paciente para dejar de fumar.

Las lesiones y enfermedades bucales asociadas al tabaquismo más comunes

El cáncer oral representa el 2% de los cánceres en Europa y su incidencia esta relacionada con el tabaco.

El Carcinoma de células escamosas en la mucosa epitelial es el más común. Normalmente se presenta en personas adultas y ancianos. Solía ser más normal su aparición en hombres, sin embargo al aumentar la cantidad de mujeres fumadoras, ha aumentado su incidencia también en mujeres.

El alcohol también es un factor de riesgo para la aparición del cáncer oral, que combinado al tabaco se potencia y se triplica el riesgo ya que aumenta la permeabilidad de los productos tóxicos en las mucosas.

Se sabe que la posibilidad de aparición depende de la cantidad consumida y el tiempo pero no se sabe con exactitud cuando se puede presentar aún al existir lesiones premalignas.

Ciertos tabacos mascados y hábitos como fumar con el extremo encendido dentro de la boca que es característico de ciertas regiones del mundo como India y Sudamérica aumentan el riesgo de cáncer oral. El contacto  directo del humo en las células tiene un efecto cancerígeno. La buena noticia es que luego de 10 años de abstinencia  desaparece el riesgo aumentado de presentar este cáncer oral y se equipara al de las personas no fumadoras.

El Paladar del Fumador como su palabra lo dice se ve en el paladar duro ( centro)  en forma de lesiones nodulares blancas que pueden estar combinadas con lesiones rojas,  es asintomático y no es una lesión premaligna. Desaparece si la persona deja de fumar.y está presente con más frecuencia en los fumadores de pipa.

La queratosis palatina aparece al dejar de fumar y si es premaligna, por lo cual , hay que vigilarla constantemente.

La leucoplasia es una lesión blanquecina, la más frecuente de todas y premaligna, es común observarla a partir de los 50 años y puede presentarse en distintas zonas de las mucosas orales. Tiene una prevalencia, una distribución de sexo y un riesgo de transformación maligna que es muy variable pudiendo llegar hasta el 20 %. Su presencia es 6 veces mayor en los fumadores si la comparamos con los no fumadores y puede llegar a desaparecer si se abandona el consumo del tabaco.

La melanosis del fumador, se presenta normalmente en un 30%  de fumadores muy dependientes ,  es más frecuente en la encía adherida,  totalmente asintomática y reversible,  aunque puede tardar hasta  un año en desaparecer luego de suspender el consumo del tabaco.

Otros problemas que se pueden presentar son alteraciones del gusto, sobretodo para la sal donde se necesita una cantidad 12 veces mayor para poder ser percibida y  las alteraciones del olfato, que suelen recuperarse una vez dejado el hábito. La cicatrización de las heridas es peor, debido a la vasoconstricción de los tejidos producido por la nicotina que disminuye la capacidad de recuperación del periodonto tras tratamientos periodontales y exodoncias.

Se ha relacionado con una mayor prevalencia de caries debido a una disminución en la salivación y también una mayor aparición de candidiasis oral.

Para terminar los cambios estéticos que son los más evidentes para los pacientes como una piel deshidratada y  arrugada, debido a la tinción de los dientes, del borde de restauraciones y  halitosis.

Está claro que el odontólogo debería tomar una posición más activa a la hora de motivar los pacientes a dejar de fumar, ya que las nefastas consecuencias en la boca no son pocas y desde luego el abandono de éste terrible hábito puede traer un impacto muy positivo en la salud oral y sistémica de la población fumadora.