CLÍNICAS DENTALES EN BARCELONA
PIDE CITA AHORA
934 914 914
Español Français English
Inicio » Tabaquismo y encías

Tabaquismo y encías

Día a día escuchamos hablar sobre tabaquismo y encías y que el tabaco es nocivo para la salud. El gobierno de España ha realizado infinidad de campañas anti tabaco, ha prohibido fumar en locales cerrados y nuestros médicos siempre dicen que no hay que fumar, que es muy malo para la salud.

Sin embargo, al ser un proceso lento, las personas que lo consumen no perciben el daño al que se están sometiendo; evidentemente la evolución de éste depende de la cantidad, el tipo y como se consume el tabaco.

Efectos del tabaquismo en las encías

El tabaco entra a nuestro cuerpo a través de nuestra cavidad oral, es por eso que no es raro que las primeras manifestaciones del daño que produce lo perciba el dentista.

Las consecuencias del tabaquismo en las encías son muchas, y si los fumadores se tomaran fotos secuenciales cada año notarían los cambios con mayor claridad y se darían cuenta de dichas consecuencias.

Los cambios en el cuerpo pueden ir desde ser factores estéticos, que son los más evidentes y los que perciben los pacientes más rápidamente hasta enfermedades graves tales como el cáncer y los enfisemas pulmonares.

En la boca las consecuencias no dejan de ser irrelevantes, ya que pueden afectar no sólo a la salud , sino a la estética y por ende tener una influencia psicológica negativa, sin contar la halitosis que produce que resulta bastante desagradable en ciertas ocasiones.

La relación entre la enfermedad periodontal y el tabaco se ha estudiado y ha sido establecida con toda seguridad. Muchas veces se pierden las piezas dentales antes de tiempo, ya que es una enfermedad que se presenta de manera más avanzada y ataca más severamente a los fumadores. La enfermedad periodontal más clara es la periodontitis necrotizante que aunque tiene varios factores de riesgo, el tabaco es determinante en su aparición, se necrosan las papilas, las encías dolorosas y sangrantes y halitosis. Si se extiende más allá de la encía, afectando el soporte óseo de los dientes, se puede transformar en una periodontitis ulcero necrotizante aguda.

La respuesta de cicatrización a los tratamientos periodontales es mucho mas lenta  y peor, ya que  frecuentemente se pueden dar ciertas complicaciones postoperatorias, como las periodontitis refractarias, es decir, aquellas que no responden al tratamiento y progresan constantemente.

Pero éstas complicaciones no solo se dan  a nivel de éstos tratamientos sino también en los casos de cirugías como exodoncias, implantes, regeneraciones óseas, etc,

A nivel de los implantes dentales existen mayores fracasos en su osteointegración ya que la vasoconstricción que produce el tabaco no permite que el hueso esté lo suficientemente irrigado en ciertas ocasiones impidiendo una correcta osteointegración. Y si se produce la osteointegración tienen entre 3 y 4 veces más riesgos de presentar periimplantitis. Esta tendencia se ha visto mejorar cuando el abandono del consumo ha sido inclusive solo una semana antes de la cirugía y luego un período de abstención de 8 semanas después.

En pacientes que mascan el tabaco se observan recesiones en las encías del lado donde se produce la masticación.

Es frecuente que los pacientes fumadores no se den cuenta de presentar enfermedes periodontales tales como la gingivitis, ya que la vasoconstricción de los tejidos produce una falta de sangramiento aún en presencia de placa dental, que resulta en un enmascaramiento de la enfermedad, que hace que avance hasta que las consecuencias ya sean muy avanzadas.

Como dentistas y profesionales de la salud debemos incentivar y tratar de motivar a todos nuestros pacientes fumadores a dejar de hacerlo, sobretodo si  asiste a la consulta y está realmente interesado en rehabilitar su boca con implantes dentales o simplemente en detener la enfermedad periodontal, ya que los resultados beneficiosos a nivel local y sistémico serán mucho mayores.