CLÍNICAS DENTALES EN BARCELONA
PIDE CITA AHORA
934 914 914
Español Français English
Inicio » Objetivo de los injertos óseos

Objetivo de los injertos óseos

El principal objetivo de los injertos óseos es la restauración del aparato de inserción perdido, utilizándose una gran variedad de materiales.

El hueso autógeno ofrece el mayor grado de éxito, pero presenta ciertas limitaciones, siendo una de ellas la dificultad de obtener de zonas intraorales suficiente cantidad de hueso para tratar múltiples defectos. Se ha observado que cuando se obtiene cantidad suficiente de hueso de zonas extraorales, como la cresta ilíaca, se puede producir la reabsorción radicular cuando se usa en estado fresco.

Además, su utilización implica una mayor morbilidad postoperatoria debido a una incisión quirúrgica adicional.

El uso de FDBA como injerto de hueso puede ofrecer una solución a estos problemas. Este material se obtiene de cadáver bajo condiciones estériles. Se congela el hueso y se elimina el agua de los tejidos con liofilización (-40º).

Los estudios experimentales en animales demuestran que es no antigénico, se reemplaza por nuevo hueso y es mecánicamente competente. Sirve como andamio para la formación del nuevo hueso (osteoconductor) o induce a su formación. Los estudios sugieren que el hueso cortical puede ser superior al esponjoso cuando se usa el FDBA en defectos óseos. Clínicamente, se ha utilizado para regenerar quistes y zonas tumorales de la mandíbula, facilitar la formación ósea tras la reposición QX de caninos incluidos, inducir la reparación ósea en defectos periapicales, restaurar rebordes alveolares deficientes antes de procedimientos protésicos y reconstruir el contorno mandibular.

Hasta la fecha, sólo existe un estudio en perros donde se ha utilizado FDBA en defectos periodontales (Hurt, 1968). Tras crear artificialmente defectos de 2 paredes en los caninos superiores, la mitad de los defectos fueron tratados con curetaje subgingival y la otra mitad con FDBA. Clínicamente, no se observaron diferencias entre ambos grupos, sin embargo a nivel histológico el FDBA promovió la obliteración ósea de los defectos.
El presente artículo reporta los resultados de un estudio longitudinal donde se usa FDBA como material de injerto en defectos periodontales humanos.

MATERIAL Y MÉTODOS

• 44 periodoncistas (tanto militares como civiles) que trataron defectos óseos verticales de 1, 2 o 3 paredes (3 paredes ancho), defectos combinados y furcas con FDBA. Los defectos estrechos de 3 paredes fueron excluidos debido a que estos, a menudo, se reparan sin ningún material de injerto.
• Se realizó Fase I a todos los pacientes: IP, RAR y ajuste oclusal si estaba indicado.
• Cada clínico tenía la opción de decidir:
– Diseño del colgajo
– Cemento quirúrgico
– ATB postoperatorio
– Rellenar o rebasar el defecto con el FDBA
• Se efectuó la reentrada al año. De los 44 investigadores, sólo 3 completaron los casos y entregaron los datos a tiempo. Así, de 300 defectos tratados en 189 pacientes, un total de 97 defectos fueron reentrados en 48 pacientes.
• Los investigadores registraron la cantidad de regeneración mediante medidas, RX y fotografías, clasificándola en:
– Relleno completo
– Más del 50%
– Menos del 50%
– No relleno
• No utilizaron un método estandarizado de medición.

RESULTADOS

• En la mayoría de los casos, fueron usados colgajos de espesor total y se realizó RAR y penetración intramedular (decorticacion) (Tabla 1).
• La mayoría de los clínicos sobrecorrigieron los defectos.
• Se consiguió una aproximación de la herida en 88 defectos, pero no se obtuvo un cubrimiento completo en 9 defectos.
• En todos los casos, la curación postoperatoria fue considerada normal y no fue reportado ningún caso de rechazo inmunológico.
• Se utilizaron una variedad de apósitos periodontales, excepto en 7 casos.
• La eritromicina fue el ATB más utilizado.
• No se reportó ningún caso de secuestro del material de injerto. Radiográficamente, aparecía como una incorporación completa del material de injerto, excepto en 1 caso en que podría estar delineado desde el hueso subyacente.
• No se observó anquilosis ni reabsorción ósea.

• La cantidad de regeneración se determinó mediante medidas pre y postoperatorias, RX y fotografías (Tabla 2). De los 97 defectos tratados con injertos, 23 presentaron una regeneración completa, 39 > 50% de regeneración y 23 < del 50%. 12 defectos no presentaron ningún relleno óseo. Por tanto, el FDBA produjo un 50% o más de regeneración en el 64% de los defectos y estimuló un relleno parcial en otro 24% de los casos.

Totalmente rellenos Más del 50% Menos del 50% No rellenos
NºDefectos 23 39 23 12 (9 furcas)

• Las bolsas residuales fueron inversamente proporcionales a la regeneración obtenida (>reg 50%; y 25 menor al 50%. La PS en 4 defectos no cambió. “Mejores resutados regenerativos en defectos con mas paredes (mejor prosnostico) “.

DISCUSIÓN

• A pesar de usarse el FDBA para la regeneración de los defectos óseos durante más de 12 años, no existen publicaciones ni estudios en humanos.
• Durante mucho tiempo, las partículas utilizadas eran muy grandes (1-2mm de diámetro) por lo que era difícil su reabsorción y reemplazo por nuevo hueso. Los secuestros continuos de dichas partículas en el surco también presentaban una dificultad.
• En este estudio las partículas fueron de 100 a 300µ. Este tamaño de partículas permite inducir regeneración del proceso alveolar, resolviendo los problemas previamente encontrados. No existe secuestro del material y en un solo caso hubo una reabsorción incompleta del material de injerto.
• No hubo infecciones ni rechazos.
• En la mayoría de casos, el hueso era vascular (detectado clínicamente). No se distinguió el nuevo hueso del hueso subyacente, excepto en aquellos casos donde la superficie del hueso era petrea (piedra).
• Un criterio importante de cualquier material de injerto es la capacidad de producir resultados consistentes cuando se utiliza por un número de clínicos bajo una variedad de condiciones quirúrgicas. El FDBA parece tener esta capacidad.

LIMITACIONES DEL ESTUDIO

• No hay controles.
• No hay evidencia histológica para determinar la reforma del nuevo aparato de inserción
• Los métodos utilizados para comprobar la regeneración de hueso no eran los ideales.

CONCLUSIONES

• Existe una clara evidencia de que el FDBA tiene potencial como material de injerto en algunos defectos óseos periodontales.
• Sin embargo, se necesitan más casos y evidencia histología para confirmarlo.

*Decorticacion es impt en esos casos en los que no sangra el defecto vertical.
*Coger hueso autologo en alveolos postexo→ “tiempo ideal 8-12 semanas”.