CLÍNICAS DENTALES EN BARCELONA
PIDE CITA AHORA
934 914 914
Español Français English
Inicio » Sonrisas » Eduardo Gómez

Eduardo Gómez

Publicado por Dario Pereira el 16 enero 2014 en Televisión

Al hablar de Eduardo Gómez, es posible que más de uno arquee las cejas con gesto de incertidumbre, sin saber muy bien a quién refiere el nombre. Pero, al hablar del “mente fría” de la serie televisiva “La que se avecina”, a muchos les llega nítidamente la imagen a la cabeza.

La sonrisa de Eduardo Gómez mente fría

Eduardo Gómez Manzano, más conocido como el “mente fría”, es uno de los actores y cómicos españoles más conocidos. Su carrera profesional en el mundo del cine comenzó cuando acompañó a un amigo a la grabación de la serie “¡Ay, Señor, Señor!”, en la segunda mitad de los años 90. Antes de ello, el actor vivía de distintos empleos: vendedor de enciclopedias a domicilio, camarero en un bar, albañil, dependiente de grandes almacenes, entre otros.

Eduardo Gómez dentista famosos

A partir del momento, Eduardo Gómez se hizo un hueco de importancia en televisión y encima de los escenarios. A lo largo de su carrera, ha grabado más de treinta películas, infinidad de episodios en series españolas y algunas obras de teatro. En España, Eduardo se ha sabido labrar la popularidad gracias a su colaboración con José Luis Moreno en sus series de vecinos, tanto en “Aquí no hay quien viva”, en la que hacía de padre del portero (Mariano Delgado), como ahora en “La que se avecina”. A medida que pasaban los episodios, ganó protagonismo por su inimitable vis cómica.

En el año 2007, Eduardo Gómez entró a formar parte del reparto de la serie española “La que se avecina”, emitida por Telecinco. En la misma, interpretó el papel de Máximo Angulo (Maxi), primero como portero del edificio Mirador de Montepinar y luego como camarero en un bar. La serie sigue emitiéndose en la actualidad. Después de seis años interpretando el mismo papel, el actor anunció el pasado julio de 2013 que, en la séptima temporada, abandonaría la serie.

La vis cómica de nuestro protagonista no sería nada sin una sonrisa que la acompañara, una sonrisa que lo dijera todo sin decir nada. Con una simple mueca de agrado o desagrado, de sátira o de relajo, Eduardo Gómez consigue mostrar a los espectadores cuál es su papel en cada una de sus obras. Su sonrisa marcó un antes y un después al que aferrarse en cada episodio, consiguiendo que sea un actor difícil de olvidar.

Comentarios

Aún no hay comentrarios para "Eduardo Gómez"

    Los comentarios están cerrados