Técnicas de regeneración ósea

Técnicas de regeneración ósea, 5.0 out of 5 based on 4 ratings
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 5.0/5 (4 votes cast)

La regeneración ósea en implantologia es frecuentemente empleada en clínicas dentales propdental para colocar implantes dentales en pacientes que tienen falta de hueso.

A la hora de ubicar los implantes dentales es importante tener en cuenta los requerimientos protésicos, las condiciones de mantenimiento y la necesidad de soporte óseo.

falta de hueso para implantes dentales

Existen dos tipos de defectos óseos. Unos son los profundos y estrechos los cuales tienen mayor potencial de cicatrización y los otros son los defectos planos que presentan más dificultades para la regeneración del hueso.

caso clínico de regeneración ósea guiada

Además, debe de haber una adecuada vascularización que se puede ver comprometida según el diseño del colgajo, la localización de la incisión, la técnica quirúrgica, una osteotomía traumática, y si no se consigue un buen cierre con sutura.

injerto de hueso con menbrana

De esta manera obtendremos el mantenimiento de la zona a regenerar con la exclusión de tejido blando ya que en ocasiones hacer injertos sin barreras o membranas puede hacer que el hueso se mezcle con tejido conectivo, dado que éste tiene un potencial de regeneración ósea mucho más elevado e invade rápidamente.

técnicas de regeneración ósea para implantes

La ubicación de los implante dentales será aquella que aportando soporte óseo, permita elaborar una prótesis que cumpla los requerimientos funcionales, fonéticos, estéticos y que permita mantener sanos todos los tejidos periimplantarios.

Regeneración ósea para implantes

regeneración de hueso para implantesAl hablar de regeneración de hueso para implantes y de las técnicas de aumento óseo debemos valorar el hueso disponible, el hueso necesario y el hueso útil.

Hay casos en los que se vuelve a formar el 100% del hueso pero la cicatrización de un defecto óseo es impredecible. Para que se forme hueso, deben estar presentes células osteogénicas que se encuentran en el propio defecto.

Además el consumo de tabaco es un factor que disminuye la vascularización y por tanto afecta negativamente la formación de hueso y a las técnicas de regeneración ósea para implantología.

También se debe tener en cuenta que a ser posible se tendrá que conseguir una buena estabilidad mecánica de la zona de la herida con una buena fijación mecánica de la membrana ya sea con clavos, chinchetas o tornillos.

Según el defecto óseo, por ejemplo en el caso de defectos de hueso profundos y estrechos, no es necesario el uso de membranas ya que dichos defectos son muy auto-regenerantes y el tejido de relleno ya se mantiene en su lugar.

Los materiales barrera o membranas que se utilizan para la regeneración ósea en implantología se clasifican según su origen y comportamiento. Según su origen distinguimos los de origen sintético como es el Gore-Tex o teflón y los no sintéticos o derivados biológicos como el colágeno. Según el comportamiento existen los reabsorbibles frente a los no reabsorbibles.

Materiales de injerto de hueso

Los materiales de relleno o injertos pueden ser del propio individuo (autoinjertos), de un individuo de la misma especie (aloinjertos), de diferentes especies (xenoinjerto) o cerámicas cristalinas (aloplásticos). Sin lugar a dudas, la mejor opción será el autólogo. Se conoce como el “Gold-Standard” ya que es inerte y no produce reacción inmunológica. En cambio al mismo tiempo, requiere una técnica más compleja y de mayor morbilidad.

Los xenoinjertos son de uso frecuente en la consulta. Por ejemplo el Bio-Os que tiene un componente mineral sin componente orgánico. A pesar de no ser osteoinductor es un material osteoconductor.

En el caso del aloinjerto, será un material procesado por lo que no existirán células vivas. Siempre se deberá avisar al paciente que el injerto es de origen humano y éste deberá firmar un consentimiento. No existen casos en la literatura de transmisión de enfermedades.

Por último, los aloplásticos como por ejemplo la hidroxiapatita son los que menos indicaciones tienen.

En cualquier cirugía de aumento de hueso, será básico recetar antibiótico y mimar al máximo la asepsia. El tiempo de regeneración de hueso es lento y dura unos 6 a 8 meses.