Movimientos mandibulares

8
sep
Movimientos mandibulares
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)

Hay un amplio sector de nuestra sociedad que cree erróneamente que los odontólogos solo se encargan de la salud de los dientes, sin tener en cuenta ningún otro factor relacionado con la boca u otros sistemas como por ejemplo el masticatorio.

Evidentemente, eso no es así. Los dentistas de Clínicas Propdental tienen entre sus campos de estudio otros elementos que afectan a la salud bucodental y que también tienen en cuenta. Uno de estos sistemas es la mandíbula, aparato clave en la oclusión de las personas.

Movimientos mandibulares y oclusión

El estudio de los movimientos mandibulares será necesario para entender mejor el sistema masticatorio del sujeto y así poder resolver los problemas con más garantías. Dichos movimientos están limitados por las articulaciones y ligamentos temporomandibulares, pero también por el sistema neuromuscular y en última instancia por los dientes.

También merecen atención especial los contactos de los dientes anteriores, superiores e inferiores para evaluar la guía anterior, un aspecto fundamental para dirigir los movimientos de protrusión y retrusión de la mandíbula.

La función final de guía no es la de mantener la dimensión vertical, sino la de guiar la mandíbula en los movimientos bordeantes.

Una función armoniosa se crea promoviendo movimientos suaves e irrestrictos de la mandíbula durante los movimientos funcionales y cuando es posible en actividad parafuncional. (McNeil, 1997; Posselt 1973). Otra cosa son las interferencias en el lado de no trabajo, que son difíciles de evaluar el evitar el paciente las mismas.

El estudio de los movimientos mandibulares será imprescindible para detectar algún tipo de trauma oclusal. Este se define como el traume al periodonto ocasionado por fuerzas funcionales o parafuncionales que injurian el aparato del periodonto al exceder su capacidad adaptativa y reparativa. Puede ser autolimitante o progresiva.

protrusión y retrusión de la mandibulaPor otro lado, también existe la guía canina, que es un conductor de protección dentario que desocluye los dientes posteriores en los movimientos excursivos de la mandíbula. Cualquier relación de contacto oclusal que interfiera en esta protección debe verse como una interferencia articular. En caso que se produjeran interferencias en el estándar de bruxismo, sus efectos podrían observarse en casos de fracturas dentales, movilidad excesiva o hipersensibilidad dental.

Una buena postura mandibular puede tener la misma importancia que, por ejemplo, la posición de los dientes en cuanto a la salud bucodental se refiere. Será necesario pues realizar un buen estudio por parte de los especialistas para detectar posibles disfunciones que puedan ser el motivo de otros problemas bucodentales o traumatismos anteriores.