Técnicas de elevación de seno maxilar

Técnicas de elevación de seno maxilar, 5.0 out of 5 based on 3 ratings
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 5.0/5 (3 votes cast)

La técnica quirúrgica de elevación de seno maxilar para implantes dentales osteointegrados fue referida por primera vez en la literatura de Boyne y James en el año 1980 y luego modificada fue adoptada para la recuperación en altura suficiente del hueso alveolar residual en la reconstrucción de maxilares posteriores gravemente atróficos.

hueso para implantes dentales

Indicaciones elevación de seno maxilar

Desde el punto de vista clínico, la elevación de seno maxilar encuentra sus indicaciones ideales cuando:

  • Existen amplias cavidades sinusales sin espinas óseas o septum en su interior.
  • Hay una base ósea residual de 4-5 mm por lo menos.
  • El espacio entre la cresta edéntula y la arcada inferior antagonista es de 5 mm por lo menos y no mayor de 12 mm.
  • Ausencia de patologías en la cavidad antral.

Las contraindicaciones de esta técnica reconstructiva son: La presencia de un amplio espacio residual entre la cresta edéntula y la arcada antagonista (relación corono-radicular desfavorable). La presencia de septum óseos en las cavidades sinusales.

Técnicas elevación del seno maxilar

La técnica quirúrgica de las elevaciones del seno maxilar puede realizarse con un enfoque terapéutico en una fase única como también con una técnica en dos fases.

Elevación de seno para implantes en una sola fase

La elevación de seno maxilar en una sola fase está determinada por la presencia de una base ósea residual que permita la colocación simultánea del implante de titanio y, sobre todo, obtener una estabilidad primaria.

En esta situación clínica será posible no sólo el relleno del seno, sino también la colocación a la vez de los implantes dentales.

Elevación de seno para implantes en dos fases

Por el contrario, en las situaciones clínicas en las cuales no se podrá obtener estabilidad primaria de los implantes dentales, el implantologo de Clínicas Propdental opta por una técnica de implantología en dos fases, que consiste:

  1. En la elevación del seno en una primera fase quirúrgica y solo una vez producida la cicatrización, a los 6-9 meses aproximadamente,
  2. una segunda fase quirúrgica con la colocación de los implantes dentales.

Estudios basados en una evaluación a largo plazo de implantes osteointegrados colocados en sitios donde se había realizado elevación de seno maxilar, demostraron que:

  • El hueso regenerado verticalmente presenta igual comportamiento biológico que el hueso natural.
  • En algunos casos su “pattern” de remodelación parecía determinar una reabsorción levemente mayor de la cresta ósea.
  • El resultado obtenido utilizando implantes de superficie tratada resulta de mayor duración con respecto a los “maquinados” con superficie lisa.
  • Los injertos utilizados con material agregado al hueso resultan igualmente eficaces respecto al hueso autólogo, usado solo o combinado con hueso autólogo.