CLÍNICAS DENTALES EN BARCELONA
PIDE CITA AHORA
934 914 914
Español Français English
Inicio » Atrición dental

Atrición dental

Publicado por Dr. Dario Vieira el 31 julio 2015 en Odontologia

La palabra atrición hace referencia al desgaste de forma paulatina y fisiología de las piezas dentarias por el roce de estas con otras en el proceso de las masticación. la atrición fisiología termina siendo la consecuencia de que nuestros dientes terminen envejeciendo, ya que sobre la superficie de los dientes no se produce de forma natural ninguna reparación, a diferencia de como en la piel si se van creando nuevas capas de células queratinizadas de forma natural y automática. Esto se debe a que las células que forman el esmalte dental (también conocidas como ameloblastos) se terminan perdiendo al concluir la ondontogénesis.

La atrición de origen fisiológico sucede en todos aquellos puntos en los que un diente se pone en contacto con otro: tanto en las caras oclusales de premolares y molares, como en bordes incisales de incisivos y caninos, se produce cierto desgaste de las mismas piezas como consecuencia del roce con las piezas antagonistas; aunque también los pequeños movimientos que cada diente hace en el interior de su alvéolo trae consigo como consecuencia el que se produzca un tipo de fricción contra el diente contiguo a el, justo a nivel del punto de contacto, de tal forma que con el paso del tiempo, dicho contacto puntual que ambos dientes establecen con sus caras proximales de morfología convexa, termina convirtiéndose de forma paulatina en una superficie plana.

La importancia de la atrición de origen fisiológico dependerá en una gran medida de factores tales como la potencia que ejerzan los músculos en el proceso de la masticación, los tipos de hábitos masticatorios así como la dureza y capacidad abrasiva de los alimentos que ingiramos.

Es un hecho inequívoco que a lo largo de los procesos de civilización que ha sufrido el hombre, se ha reducido de forma exponencial la atrición de origen fisiológico que encontramos en los dientes. El simple hecho de cocer los alimentos y que nuestras preferencias actuales de comidas poco fibrosas y con una textura cada vez mas blanda, hace que con muy poco trabajo de masticación, los procesos de digestión se pueden realizar de forma mas fácil de lo que solían ser.

El desgaste oclusal fisilologico de los dientes se ve compensado por la continua erupción que los mismos tienen y por la aposición de cemento a nivel de los ápices de las raíces, de esta forma conseguimos conservar la dimensión vertical (distancia entre ambas arcadas). Por otro lado, el desgaste interproximas que sufren los dientes se ve compensado por la continua migración mescal que estos tienen, con ellos se evita así el empaquetamiento de comida en los espacios interdentales.

No obstante existen situaciones donde el desgaste fisiológico se encuentra incrementado. Entonces se habla de atrición o desgaste de origen patológico de las piezas dentarias. Una de las causas que pueden hacer que terminemos llegando a esta situación es principalmente, en nuestra época, la existencia de un bruxismo. El bruxismo consiste en el apretamiento o el rechinamiento de los dientes, este puede ser tanto de forma voluntaria como involuntaria durante algunas fases del sueño, también puede suceder por maloclusiones, factores psicológicos, etc. En ciertas ocasiones el que haya una ligera xerostomia asociada puede producir que la atrición se aun mayor por la perdida del efecto lubricante que normalmente tiene la saliva. En otros tipos de civilizaciones se utiliza el aparato estomatgnático para otro tipo de funciones distintas a la masticación de los alimentos: como por ejemplo, en la India, donde existe la costumbre de mascar la nuez del bedel envuelto en tabaco con una mezcla de cal viva y arena, siendo este último el componente de la mezcla que consigue que se produzca un desgaste, de valores considerables, de la superficie oclusal de los dientes; de igual forma, las mujeres de origen esquimal, facilitan el encurtido de la piel de los animales que han cazado mediante su masticado, lo que termina provocando un gran desgaste en el sector anterior de sus dentaduras.

Las lesiones que se producen en los dientes en el caso de la atrición de origen patológico se suelen limitar a las superficies oclusal, incisal, lingual (en los dientes anterosuperiores), e interproximales. Aunque en un principio aparecen facetas en las cuspides y en las crestas marginales. Las incisiones de los lóbulos de desarrollo de los incisivos terminan por desapareces. Poco a poco se va acentuando la pérdida de sustancia dental, y cuando termina perdiendo por completo la capa mas externa del esmalte el desgaste continua con la parte de la dentina, de forma que aparece en este estadío una zona superficial con un color amarillo brillante, que se corresponde a la dentina esclerosada. Como la dentina tiene una menor dureza, las superficies oclusales, en especial de los molares inferiores, van tomando un aspecto cóncavo con una zona periderica de espante que tiene una mayor altura que la dentina. Los tejidos duros dentarios reaccionan entonces a este proceso destructivo del diente por medio de la esclerosis de los tubulos dentarios (llamada hipercalcificación tubular) y la aposición de neodentina en el techo de la cámara pulpar. Así pues, el tamaño que tiene la cámara pulpar y el calibre de los conductos radiculares se va reduciendo, pudiendo llegar dificultar de forma grave o incluso imposibilitar el tratamiento endodóntico. En ciertas ocasiones también se puede producir un aumento de la formación de cemento en el ápice radiográfico. Si dicho desgaste continua sin remediarlo, puede aparecer la llamada hiperestesia dentinaria e incluso una pulpitis aguda previamente a una exposición pulpar.

El tratamiento que esta patología debe tener será siempre etiológico, con la supresión de los malos hábitos o la realización de una férula oclusal para poder conseguir eliminar el bruxismo o por lo menos proteger los dientes de sus efectos de forma inmediata. Una vez que esto se consiga podremos plantearlos una rehabilitación oclusal del paciente mediante el tallado selectivo de las interferencias que sean la causa de ese bruxismo, y/o la reposición de las caras oclusales y bordes iniciales que se hayan podido perder mediante la incrustación o coronas de recubrimiento total. La utilización de materiales adhesivos, sobre las superficies oclusales de los dientes que hayan sido afectados, en un intento por eliminar o reducir la hiperestesia dentinaria nos conducirá al fracaso absoluto, ya que estos terminaran desgastándose o desprendiéndose.

En el caso de sufrir este proceso de envejecimiento fisiológico, no tiene más que hablar con los expertos de las Clínicas Propdental. Allí, ellos le sabrán emitir un correcto diagnóstico para comenzar el tratamiento con la mayor celeridad posible.

Comentarios

Aún no hay comentrarios para "Atrición dental"

    Deja tu comentario