PIDE CITA GRATIS AQUÍ
PRIMERA VISITA GRATIS 932 656 722 ¡LLÁMANOS!

Placa de Sanders

placa de sanders

Existen muchos tipos de aparatología ortopédica en la actualidad en ortodoncia en Madrid de Clínicas Propdental, en este artículo hablaremos de la placa de Sanders. La placa de Sanders estará indicada para el tratamiento de las malo-oclusiones de Clase II dentarias y/o esqueléticas.

La placa de Sanders

La ortodoncia o la ortopedia dento-facial es la especialidad en odontología que se encargará de guiar y corregir el crecimiento de las estructuras dento-faciales. La aparatología que se empleará en el tratamiento de ortodoncia, es la responsable de trasmitir las fuerzas ejercidas por la musculatura a las estructuras óseas y a las piezas dentales

Este tipo de aparatología removible se utilizará para tratar y corregir los problemas de Clase II, es decir, cuando el maxilar superior está más adelantado con respecto al maxilar inferior o mandíbula.

La Clase II y sus factores etiológicos

Los factores etiológicos más relevantes que pueden provocar una mal-oclusión de Clase II son:
• Genética. Características raciales y/o familiares
• Factores ambientales. Malos hábitos de la musculatura oro-facial como son el empuje lingual, la succión digital, succión labial, respiración bucal, etc
• Función respiratoria anormal o alterada. Puede provocar respiración bucal y modificar la morfología cráneo-facial
• La caries dental. Por la pérdida prematura de las piezas dentales se puede originar una mal-oclusión dental y/o un movimiento de las piezas remanentes.
Consideraciones del tratamiento de la Clase II con una placa Sander

Estas serán:
• Edad esquelética. Valorar si el paciente está en una fase de crecimiento activa o no
• Patrón facial y de crecimiento
• Estructura implicada

Finalidad del tratamiento

El objetivo del tratamiento con dos placas de Sander radicará en frenar el crecimiento del maxilar superior con respecto al maxilar inferior y estimulando a su vez el maxilar inferior, con el resultado final de una correcta oclusión. Asimismo se deberá controlar el proceso de erupción dental.

La mandíbula será guiada a una posición más adelantada u anterior, mediante unas piezas metálicas con una orientación de unos 60· +/- 5· en relación siempre con el plano oclusal, dependiendo en todo caso del patrón facial del paciente. La mordida tendrá un avance mandibular de unos 5 mm y se logrará un aumento en la dimensión vertical de 3 mm a nivel de los incisivos.

Sobre el autor:

Licenciado en odontología. Se ha especializado con el Máster en Cirugía e implantología por la Universidad de Barcelona, y completó su formación con el Diploma de Estudios Avanzados en la Facultad de Odontología de la misma Universidad.

Licenciado en Odontologia 1996-2001
Master de cirugía bucal e implantología bucofacial, Facultad de odontología, Universidad de Barcelona 2001-2004
Diploma de estudios avanzados del Doctorado con clasificación de excelente 2006.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.