CLÍNICAS DENTALES EN BARCELONA
PIDE CITA AHORA
934 914 914
Español Français English
Inicio » Tipos de bifosfonatos

Tipos de bifosfonatos

Existen varios tipos bifosfonatos, estos son fármacos análogos de los pirofosfatos inorgánicos que presentan una gran afinidad por zonas donde existe un recambio óseo activo como ocurre en las láminas óseas en crecimiento, tumores óseos, injertos óseos.

Tipos de bifosfonatos e implantes dentales

En cuanto a tipos de bifosfonatos se refiere, en la actualidad cuando realizamos un tratamiento de implantes dentales podemos encontrarnos con los de segunda generación (alendronato, pamidronato, ibandronato, tiludronato) y los de tercera generación (risedronato, ácido zoledrónico, minodronato).

Podemos distinguir un grupo denominado aminobifosfonatos por contener nitrógeno en su cadena, dentro del cual se incluyen el alendronato, risedronato, ibandronato, pamidronato y el ácido zoledrónico, siendo hasta la fecha el único grupo relacionado con la producción de la osteoradionecrosis maxilar.

En cuanto al mecanismo de acción, está basado en su alta afinidad por el calcio, lo que hace que se una a la hidroxiapatita, de manera que cuando los osteoclastos destruyen la masa ósea, los bifosfonatos unidos a los cristales de hidroxiapatita se depositan en altas concentraciones en el osteoclasto, inhibiendo su función.

Esto lo consiguen por un doble mecanismo. Por un lado la inducción de apoptosis de los osteoclastos (muerte celular programada ) y por otro la inhibición de la vía de la síntesis del colesterol, favoreciendo la inhibición de la función celular.

A estas funciones hay que añadir otros mecanismos como la reducción del reclutamiento de osteoclastos o la inducción sobre éstos para que sinteticen un factor de inhibición osteoclástica.

Si hacemos referencia a sus efectos terapéuticos, los bifosfonatos han adquirido una gran importancia en el tratamiento de múltiples enfermedades como la osteoporosis, la enfermedad de Paget y en casos de hipercalcemia asociada a tumores malignos.

En el caso de pacientes con osteoporosis, detienen la pérdida e incrementan la densidad del hueso, disminuyendo así el riesgo de fractura como consecuencia de la disminución progresiva de masa ósea.

También son usados como tratamiento de metástasis óseas del cáncer de mama, pulmón, próstata y riñón, así como para reducir la patología ósea asociada a los pacientes con mieloma múltiple, como fracturas esqueléticas, compresión de la espina dorsal.

Bifosfonatos y osteonecrosis maxilar

Los distintos tipos de bifosfonatos pueden administrarse vía oral (sobre todo en los casos de osteoporosis) o vía intravenosa (en los casos asociados a tumores), lo cual es de suma importancia pues la clínica, el pronóstico y el tratamiento de la osteonecrosis maxilar es muy diferente según la vía utilizada, siendo mucho más grave cuando los bifosfonatos son administrados por vía parenteral.

El remodelado óseo es un proceso fisiológico que se caracteriza por el equilibrio entre la formación de hueso realizada por los osteoblastos y la reabsorción del mismo producida por los osteoclastos. El desequilibrio entre la actividad osteoblástica y la osteoclástica tendrá como resultado unas consecuencias en el tejido óseo, en forma de aumento o disminución de la densidad del mismo.

Los diferentes tipos de bifosfonatos incorporan al esqueleto sin degradarse por lo que persisten en el hueso durante años (el alendronato, hasta 12 años). Su acción farmacológica fundamental es la de inhibir de manera muy potente la actividad osteoclástica favoreciendo por tanto el predominio de la aposición y formación ósea.