CLÍNICAS DENTALES EN BARCELONA
PIDE CITA AHORA
934 914 914
Español Français English
Inicio » El movimiento en ortodoncia

El movimiento en ortodoncia

En general el movimiento en ortodoncia o movimiento ortodontico es directamente proporcional al número de horas que la fuerza es aplicada.

movimiento en ortodoncia

Sin embargo, incluso en casos donde la motivación y la cooperación son óptimas, la efectividad de los tratamientos de ortodoncia entre diferentes pacientes es muy diferente.

Con lo cual esto quiere decir que existen variables adicionales que están involucrados en un tratamiento de ortodoncia, la respuesta de cada paciente al movimiento ortodontico depende de su organismo.

Tipos de aparatos de ortodoncia

Podemos encontrar en ortodoncia dos tipos de de aparatos de ortodoncia:

  • Aparatos removibles que someten a los dientes a fuerzas intermitentes, dando lugar a movimientos escalonado.
  • Aparatos fijos ortodrómicos que actúan con fuerzas continuas a los dientes.

La función del ortodoncista para un óptimo movimiento en ortodoncia es la aplicación de fuerzas constantes y ligeras para un correcto movimiento dentario.

Entre los apartados removibles para enderezar los dientes, los más populares son los alineadores transparentes del sistema invisalign. Para la ortodoncia fija, los aparatos más empleados son los brackets estéticos (zafiro, cerámica o porcelana) o los brackets linguales del sistema de ortodoncia incógnito.

Movimiento en ortodoncia

Cuando se aplica a un diente una fuerza ortodòncica excesiva, se genera dolor casi inmediatamente, evidentemente no existe razón alguna para utilizar estas fuerzas tan elevado con fines ortondòncicos.

Cuando se utilizan fuerzas ligeras apropiadas para el movimiento de los dientes, el paciente apenas nota nada inmediatamente después de su aplicación.

No obstante, la sensación de presión y el dolor suelen aparecer varias horas más tarde de la aplicación de fuerzas ortodoncias ligeras y suelen desparecer a los 2 o 3 días.

Suele tratarse de una leve sensación dolorosa, con los dientes sensibles a la presión, de modo que al morder objetos o alimentos duros se incrementa tal sensación, para ello podríamos aconsejar el uso de un analgésico; no obstante siempre deberíamos reconsiderar la posibilidad de estar utilizando fuerzas excesiva e innecesariamente elevadas.