CLÍNICAS DENTALES EN BARCELONA
PIDE CITA AHORA
934 914 914
Español Français English
Inicio » La función de la saliva en nuestra cavidad oral

La función de la saliva en nuestra cavidad oral

Publicado por Dr. Dario Vieira el 15 enero 2016 en Odontologia

La saliva es aquel líquido que no tiene color, es insípido, un poco espumoso y se encuentra en nuestra cavidad oral. Como sabemos, prácticamente está constituido por agua, pese a que existen algunos otros componentes más. Este líquido cuenta con una importancia fundamental en nuestra salud oral.

La función de la saliva

La función del líquido salivan en nuestra boca responde al apartado de ala protección. La saliva actúa sobre la microflora, ejerciendo de forma simultánea los efectos tanto de carácter antimicrobiano como nutricionales, ya que aporta nutrientes necesarios y estimula el crecimiento del mismo. Se encarga de excluir agentes patógenos, así como mantiene una correcta flora oral y controla nuestro pH bucal. Todas las funciones que comentamos son completamente indispensables en nuestra boca a fin de prevenir un sinfín de enfermedades.

La gran mayoría de los avances que se han producido a lo largo de la historia de la humanidad, ya sean de carácter científico, de carácter técnico o de carácter tecnológico, se han conseguido gracias a la observación detenida de los seres vivos que están presentes desde hace ya millones de años. Es evidente que en el terreno de la medicina, por ejemplo, podemos encontrar una gran multitud de avances en la curación de patologías, y han sido logrados después de que éstos imitasen algunos remedios naturales que podíamos encontrar “per sé” en la propia naturaleza.

Por este motivo, resulta altamente interesante que siempre tengamos presente que nuestro cuerpo también tiene sus propias herramientas y medicinas, que en gran multitud de caso, ya bastan y se valen por sí mismas a la hora de hacer una afrenta a las patologías.

La saliva no resulta diferente en este aspecto, ya que este fluido orgánico que se encarga de cuidarnos durante todo el transcurso de nuestra vida se encargará de cumplir un gran número de funciones en la cavidad oral, y una de estas consiste en la protección de la cavidad oral y la dentición de las personas ante posibles focos de infección. No sólo esto, sino que también se encarga de reducir el riesgo de sufrir enfermedades como la caries dental.

Se estima que, aproximadamente, una persona sana puede producir a lo largo del día entre 1 y 1’5 litros de saliva. Esta cantidad, naturalmente, tiende a disminuir con el paso de los años en el paciente, por lo que podría llegar a ser una causa directa de proliferación de enfermedades relacionadas con la cavidad oral.

El papel de la saliva contra las enfermedades es fundamental

Podemos encontrar diversos tipos de alimentos capaces de estimular la secreción de saliva. Resulta importante que tengamos esto en cuenta en caso de que suframos algunas enfermedades relacionadas con su baja calidad o cantidad como el Síndrome de la Boca Seca; la xerostomía está caracterizada por la falta o la disminución de la saliva, por o que podríamos llegar a tener enfermedades relacionadas con la falta de la misma. La saliva se encarga también de remover aquellos residuos que tras una comida se quedan en nuestra boca, además de actuar a modo de amortiguador frente a los altos niveles de acidez, ayudando también a remineralizar los dientes en el momento en el que se encuentran rodeados de ácidos.

Algunos estudios que han sido realizados por odontólogos especialistas que han demostrado que la saliva tiene una importancia vital en el campo de la prevención de la caries dental, algo que cada día más personas saben. Este aumento drástico de lesiones cariogénicas en aquellos pacientes que tienen un flujo salival reducido debido al empleo de fármacos u otras razones resultan la muestra más evidente. Naturalmente, en este tipo de casos se puede observar con frecuencia cómo se destruye la dentición de forma completa en un espacio de tiempo muy breve.

La saliva no sólo resulta de una enorme importancia en la prevención de la caries, sino que además tiene un papel determinante en el momento en el que la lesión inicial se ha desarrollado, durante el llamado “proceso de remineralización”.

Cuando mejoramos nuestra higiene bucodental e incrementamos el uso de agentes que contiene flúor, la saliva también lo tiene mucho más fácil para así conseguir hacer llegar sus sales minerales a los dientes, por lo que de este modo se evita la pérdida del tejido dentario.

En las Clínicas Propdental siempre realizamos una exhaustiva evaluación acerca de las lesiones de etiología cariosa incipientes, a fin de potenciar el proceso de remineralización del tejido dentario, en el que, por medio de una buena saliva, podemos ver cómo nuestro pronóstico mejora.

El equipo de Propdental ayuda a los pacientes mediante tratamientos higiénicos no invasivos, que de esta forma lograrán dar esquinazo a las restauraciones en las piezas que han sido dañadas, pero de forma mínima. Esto naturalmente se traduce en una significativa mejora de la salud a coste de un efecto mínimo.

La saliva funciona de un modo específico, y nos ayuda a cumplir una gran parte de las funciones de la cavidad oral. Como anteriormente comentábamos, está compuesta al 99% por agua. Esta es segregada por las glándulas salivares de la boca a modo de respuesta a un reflejo nervioso que, dicho sea de paso, tiene una relación estrecha con muchos otros aspectos. ¿Cuáles son sus funciones y de qué está compuesta? SI te interesa saber la respuesta, sigue leyendo.

Como decíamos más arriba, la saliva se segrega mediante las glándulas salivales, y esta se encuentran distribuidas por toda la boca. Existen algunas que son mayores y otras menores, y existen tres pares de las primeras (submaxilares, sublinguales y parótidas) y más de 600 de las menores que se reparten a lo largo de la mucosa oral.

La composición de la saliva tiene componentes tanto orgánicos como inorgánicos. Las proteínas, glucoproteínas inmunoglobinas y enzimas son aquellos componentes orgánicos, mientras que los componentes inorgánicos incluyen el bicarbonato y el fostato, que se encargan de neutralizar los ácidos causantes de la caries.

La saliva, junto a otros elementos como la secreción de las encías o las partículas de alimentos, forman el llamado “fluido oral”, encargado de crear el bolo alimenticio y proteger las estructuras orales.

Las funciones de las saliva en nuestra cavidad oral son muy variadas: Desde proteger la boca, así como controlar su pH, facilitar la creación del bolo alimenticio y ayudar en el proceso digestivo son algunas de ellas.

Durante la noche, la producción se reduce debido a que la boca no se usa, por o que también experimenta una merma en su capacidad protectora. Esto convierte a la higiene oral en un tema candente y necesario, ya que aumentan las probabilidades de sufrir patologías si obviamos la rutina de higiene bucal.

La patología relacionada con la saliva se llama, como decíamos antes, xerostomía. Esta tiene que ver con la disminución de la producción, lo que aumenta el riesgo de padecer enfermedades de etiología cariosa, además de facilitar la irritación de la mucosa con mayor facilidad, dificultar el hecho de tragar alimentos, provocar mal alimento y aumenta la probabilidad de que suframos infecciones por hongos.

Por todo esto, debemos saber que la saliva es un alimento clave dentro de nuestra salud oral, y al igual que al resto de componentes de nuestra boca, deberá ser tenida en cuenta dada su importancia.

En el caso de creer que sufrimos una patología relacionada con la saliva como la xerostomía sólo tenemos que dirigirnos a cualquiera de las Clínicas Propdental de Barcelona. Allí, el equipo médico se encargará de realizar un examen que determine si existe algún tipo de problema, y buscará la mejor forma para ponerle solución. De este modo, volveremos a sonreír mucho antes de lo que creemos, gracias a la acción de los expertos de las Clínicas de Propdental.

Comentarios

Aún no hay comentrarios para "La función de la saliva en nuestra cavidad oral"

    Deja tu comentario