CLÍNICAS DENTALES EN BARCELONA
PIDE CITA AHORA
934 914 914
Español Français English
Inicio » La saliva

La saliva

Publicado por Dr. Dario Vieira el 20 abril 2016 en Odontologia

La boca es el órgano que utilizamos los seres humanos para, entre otras cosas, alimentarnos y nutrir nuestro cuerpo. Sus funciones son fundamentales, entonces, para mantener nuestro organismo en plena forma y, en definitiva, para poder sobrevivir en nuestro día a día. Todos los elementos que hay en la cavidad bucal son importantes: los dientes, las encías, la lengua, el paladar… Sin ellos no podríamos comer como es debido, o al menos no como lo hacemos ahora. No obstante, hay un componente que en ocasiones pasa desapercibido: la saliva, ese tupido líquido que está constantemente presente. Es incoloro, insípido, algo espumoso y muy acuso (el 99% de su composición es agua), y es el producto de la secreción de las glándulas salivares. ¿Por qué sus funciones son tan importantes?

La secreción de la saliva

La saliva se adhiere a las partículas alimentarias, a los microorganismos, a las células epiteliales descamadas y a la secreción salival para componer un fluido oral que nos protege contra las enfermedades. Este proceso es fruto de un reflejo nervioso muy humano, que comienza en la boca y finaliza en las glándulas salivares. Entre los componentes de este líquido encontramos proteínas, glucoproteínas, enzimas e inmunoglobulinas. Las personas secretamos entre 600 ml y más de un litro de saliva al día, y eso no varía en función de la edad. No obstante, sí que es verdad que con el paso de los años algunos pacientes son más propensos a padecer problemas de secreción, como también aquellos que padecen episodios de ansiedad más o menos constantes, con síndrome de Sjögren o aquellos que reciben radioterapia de cabeza y cuello.

Las funciones principales de la saliva, entonces, pueden resumirse en:

  • Función digestiva: diluye los alimentos y los lubrica para favorecer la masticación, como también la deglución (el paso de los mismos hacia el estómago). Además, potencia el sentido del gusto.
  • Función protectora: como ya hemos mencionado, protege las estructuras bucales de amenazas internas o externas. Evita, así, que las bacterias puedan atacar los dientes y las encías.
  • La saliva es, específicamente, un aliado importante para luchar contra la caries dental. El drástico aumento de lesiones cariosas múltiples en individuos con flujo salival reducido debido a la utilización de medicamentos u otras razones es la muestra más evidente. Y no sólo es importante para la prevención, sino que también juega un papel determinante cuando ya se ha desarrollado la lesión, en el proceso de remineralización.

La producción de saliva disminuye durante la noche, por lo que sus funciones se paralizan. Por eso es tan importante la higiene oral antes de acostarse, para evitar la presencia de bacterias que no podrán ser neutralizadas por este líquido. Cepillarse los dientes con un cepillo adaptado a tus necesidades, usar el hilo dental o enjuagues bucales si el dentista te los ha recetado es fundamental. También, para conseguir una higiene oral más completa, puedes usar un limpiador lingual y un irrigador bucal. Ambos utensilios te permitirán eliminar por completo las bacterias. Si tienes dudas acerca de las técnicas adecuadas de higiene oral, puedes contactar con nuestros profesionales: ellos te asesorarán y te darán instrucciones claras sobre los procedimientos que has de seguir. Recuerda, además, que debes acudir a la clínica dental por lo menos dos veces al año para realizarte una revisión y una limpieza dental profesional.

La xerostomía

La disminución de la producción de saliva recibe el nombre de xerostomía, fenómeno también conocido como síndrome de la boca seca. Este efecto se produce por una alteración del funcionamiento de las glándulas salivales y, como hemos dicho, algunas situaciones pueden propiciarlo. Según estudios recientes, la xerostomía se manifiesta en uno de cada cinco adultos, lo que equivale al 20% de la población de entre 18 y 30 años, y a un 40% en los mayores de 50. ¿Cómo podemos detectar esta anomalía? ¿Cuáles son sus síntomas?

  • Sensación de boca pegajosa y seca.
  • Saliva espesa y viscosa.
  • Dificultad para masticar, saborear, tragar e incluso para hablar.
  • Dolor o ardor en la boca o en la lengua.
  • Agrietamiento en los labios o también en las comisuras de los mismos.
  • La lengua también puede tener un aspecto seco y áspero.

Comentarios

Aún no hay comentrarios para "La saliva"

Deja tu comentario