CLÍNICAS DENTALES EN BARCELONA
PIDE CITA AHORA
934 914 914
Español Français English
Inicio » ¿Quieres conservar tus dientes? Evita estos hábitos

¿Quieres conservar tus dientes? Evita estos hábitos

Publicado por Dr. Dario Vieira el 23 Noviembre 2015 en Odontologia

A lo largo del día las personas realizamos bastantes actividades que pueden poner en compromiso la salud de nuestras piezas dentales. Estos hábitos son bastante más usuales de lo que creemos, y puede que inclusive los realicemos sin percatarnos de ello. Si queremos evitar que nuestra salud oral se vea dañada, tenemos que obviar hacer ciertas cosas. Aquí van algunos ejemplos, así que sigue leyendo…

Los hábitos que dañan nuestra higiene oral puede que incluyan algunos que realicemos a diario, otros que creamos que son obvios… En cualquier caso, y a fin de prevenir antes que curar, preferimos explicar los más importantes y los motivos por los cuales no resulta recomendable seguirlos, así que vayamos a ello:

Hábitos que dañan nuestros dientes

Chupar limones es problemático, y es que, como todo el mundo sabe, esta fruta tiene un enorme porcentaje de ácido. Si bien no es mucha gente la valiente que se atreve a llevarse directamente a la boca este ácido fruto, tampoco deberíamos meternos en la boca las rodajas que nos sirven en el bar con los refrescos, a fin de evitar que nuestro esmalte se vea resentido.

Si tenemos que hablar de patologías, necesariamente pensaremos en esta. El rechinamiento de los dientes suele venir derivado directamente de la patología llamada “bruxismo”. Esta enfermedad que se da con tanta frecuencia se manifiesta apretando y rechinando los dientes de forma inconsciente. Esta enfermedad no se trata en el dentista, sino en el psicólogo. ¿Cómo? Sí, y es que suele estar relacionada con la ansiedad y el estrés, cuyas consecuencias a nivel oral son el desgaste de las piezas dentales, pudiendo incluso llegar a fracturarlas.

Emplear nuestra boca como un cortaúñas rudimentario tampoco es precisamente un hábito que destaque por la salubridad del mismo, y es que cuenta con un seguido de consecuencias negativas a nivel oral, ya que esta práctica no sólo puede dañar nuestra dentición, sino que también podría reflejarse negativamente en la articulación de la mandíbula.

El hábito de chuparse el dedo es común y prácticamente generalizado entre los infantes, y pese a que esta práctica puede parecer inofensiva no debemos que olvidar que si esto ocurre durante la erupción de los dientes permanentes (usualmente entre los 5 y 6 años) resultará muy probable que el chuparse el dedo termine por afectar tanto a la dentición como a la propia estructura de la mandíbula. De esta manera, una de las consecuencias de chuparse el dedo puede ser la malposición de las piezas dentales. Para arreglar este problema, se requerirá un proceso de Ortodoncia.

Siguiendo con el listado de prácticas orales para nada aconsejables, debemos recordar que nuestros dientes no son una navaja suiza, por lo tanto no debemos emplearlos como tal. Si tomamos la dentición como una herramienta multiusos podemos tener problemas graves. La funcionalidad de los dientes está relacionada con el habla y la masticación, pero hay personas que se empeñan en emplear las piezas dentales para realizar una amplia gama de trabajos, desde quitar etiquetas de ropa hasta abrir botellines de cerveza. De este modo, y si empleamos nuetros dientes para estos menesteres, tendremos una alta probabilidad de sufrir fracturas dentales, lo cuál es una problemática demasiado extendida.

Masticar cubitos de hielo puede parecer que parezca algo inofensivo, pero nada más lejos de la realidad. Si lo hacemos, correremos el riesgo de provocarnos desde desgaste dental del esmalte hasta la pérdida de las piezas dentales.

Durante la adolescencia y la niñez, especialmente en el colegio, los más pequeños tienden a morder el lápiz, los bolígrafos… Esta práctica está totalmente contraindicada, y es que por este hábito podemos provocarnos tanto desplazamiento dental como fracturas de los mismos.

Usar palillos dentales supone un hábito realmente común, y es que su función es la de eliminar los restos de comida que quedan entre los espacios interdentales, pero podrían dañar nuestras encías. Para estos menesteres, debemos emplear la seda dental o los cepillos interproximales.

Por último, tenemos que hablar del peligro que conllevan los refrescos azucarados. Estos son, sin duda, uno de los mayores enemigos de nuestra cavidad oral. No sólo son perjudiciales por tener un contenido totalmente desorbitado de azúcar y suponer por esto una de las principales causas de patologías como la caries dental, sino que además, también tenemos que añadir que este producto suele ser muy ácido para nuestra dentición, por lo que no sólo veremos como puede provocarnos caries, sino que además también dañará el esmalte, por no hablar de los problemas derivados de variar gravemente el pH de nuestra boca.

Si quieres saber más o crees que necesitas una revisión oral, sólo tendrás que dirigirte a cualquiera de las Clínicas Propdental de Barcelona. Allí, nuestros especialistas te realizarán un completo examen gracias a su primera visita gratuita. ¿A qué esperas para sonreir?

Comentarios

2 comentarios para "¿Quieres conservar tus dientes? Evita estos hábitos"

  • El 23.11.2015 , Hello Kitty Online ha comentado:

    Morderse las uñas es malo para los dientes??

    • El 23.11.2015 , Laura Manonelles ha comentado:

      Buenos días,
      Si y más si llevas tratamientos realizados en los dientes anteriores o ortodoncia.
      Un saludo.

Deja tu comentario