CLÍNICAS DENTALES EN BARCELONA
PIDE CITA AHORA
934 914 914
Español Français English
Inicio » Paciente asintomático

Paciente asintomático

El paciente asintomático que requiere un plan global de atención dental para restaurar su salud oral puede necesitar procedimientos endodóncicos en el curso de su tratamiento.

Secuencia de tratamiento de endodoncia para el paciente asintomático

El tratamiento endodóncico tiene tres indicaciones principales:

  1. El diente asintomático tiene una obturación del conducto radicular fallida o inadecuada.
  2. Las pruebas o las radiografías pueden revelar un diente levemente sintomático con afectación pulpar o periapical.
  3. Puede ser necesaria la endodoncia combinada con procedimientos periodontales o de restauración para restaurar y rehabilitar la función oral.

Para la planificación correcta del tratamiento es esencial programar adecuadamente la atención global del paciente. Una prioridad de esta atención es una historia clínica y evaluación completas. El estado físico del paciente y los fármacos que consume pueden influir en el tratamiento endodóncico y en su capacidad de cicatrización. Por consiguiente, es imprescindible obtener la historia médica antes de emprender cualquier tratamiento (urgente o de otro tipo).

La atención global es el nivel de atención que cabe esperar para el paciente de registro. El ámbito de la atención incluye la historia médica y dental del paciente como se ha descrito, además de una exploración meticulosa de cabeza y cuello, incluidas las estructuras orales de tejidos duros y blandos.

Las ayudas diagnósticas (p. ej., radiografías, pruebas pulpares, estudio con fibra óptica, percusión y palpación y pruebas clínicas y de laboratorio adicionales) deben permitir al odontólogo diagnosticar los problemas orales de tejidos duros y blandos y desarrollar una lista de problemas. Un principio fundamental del tratamiento completo consiste en establecer las prioridades de la lista de problemas con el objeto de determinar la secuencia de tratamiento. La lista de problemas debe contar con una eficacia organizativa subyacente que permita poner en práctica más de un procedimiento en un determinado cuadrante, si ello resulta aceptable para el odontólogo y el paciente.

Para finalizar el plan de tratamiento, el odontólogo debe determinar el tratamiento específico que requiere cada diente y la zona circundante. También debe decidirse qué servicios de especialidad pueden ser necesarios. Los procedimientos quirúrgicos, como las extracciones y las alteraciones del reborde, son prioritarios. A continuación pueden ferulizarse los dientes móviles o debilitados antes de iniciar el tratamiento periodontal o endodóncico.

Habitualmente, el tratamiento periodontal como el raspado, el alisado radicular y la cirugía tiene lugar antes de los procedimientos endodóncicos finales; no obstante, la realización del tratamiento endodóncico antes de procedimientos específicos, como una hemisección o una amputación radicular programadas, ofrece un pronóstico mucho más fiable. Una vez completada la endodoncia, es mucho más sencillo controlar las variables en las intervenciones quirúrgicas.

Finalmente, los procedimientos de restauración y los procedimientos protésicos pueden iniciarse cuando el paciente queda libre de procesos patológicos activos de los dientes y las estructuras de soporte. Puede ser necesario dejar pasar un corto intervalo de tiempo antes de realizar la restauración definitiva con el fin de evaluar desde los puntos de vista clínico y radiográfico el proceso de cicatrización periodontal y endodóncico.

Debe mantenerse a1 paciente en un estado sano y debe controlársele con visitas de seguimiento a intervalos regulares, que cubran la profilaxis oral, radiografías de seguimiento y evaluación clínica para controlar el estado de salud.

El tratamiento endodóncico es una parte integral de la atención global del paciente. Debe realizarse precozmente, antes del trabajo de restauración, con el fin de evaluar la cicatrización y el pronóstico de cada diente. Debe integrarse en el plan de tratamiento con el tratamiento periodontal, puesto que un proceso puede modificar el pronóstico del otro.