CLÍNICAS DENTALES EN BARCELONA
PIDE CITA AHORA
934 914 914
Español Français English
Inicio » Posicionador de ortodoncia

Posicionador de ortodoncia

El posicionador de ortodoncia son un tipo de retenedores removibles.

Posicionador ortodoncia utilizados como retenedor

Un posicionador de ortodoncia también se puede utilizar como retenedor removible, ya sea fabricándolo sólo para este cometido o, lo que es más frecuente, utilizándolo como retenedor tras haberlo utilizado inicialmente como dispositivo de acabado.

Los posicionadores de ortodoncia son excelentes para el acabado y en circunstancias especiales pueden ser útiles como retenedores. No obstante, en la práctica habitual un posicionador de ortodoncia presenta notables inconvenientes como retenedor.

Los principales problemas del posicionador de ortodoncia como retenedor son:

  1. Las pautas de utilización de un posicionador de ortodoncia no concuerdan con las que se desean normalmente para los retenedores. Debido a su volumen, los pacientes suelen tener dificultades para llevar el posicionador en todo momento o casi en todo momento. De hecho, después de las primeras semanas, los posicionadores de ortodoncia suelen utilizarse menos de las 4 horas diarias recomendadas, aunque casi todos los pacientes los toleran razonablemente bien du rante el sueño.
  2. Los posicionadores no retienen las irregularidades y rotaciones de los incisivos tan bien como 1o hacen los retenedores estándar. Este problema se deriva directamente del anterior; en un principio es necesario usar el retenedor casi todo el tiempo para controlar la alineación intramaxilar. Además, la sobremordida tiende a acentuarse cuando se utiliza un posicionador, efecto que probablemente se debe también en su mayor parte al hecho de que sólo se utiliza una pequeña parte del tiempo necesario.

Sin embargo, el posicionador de ortodoncia presenta una ventaja importante sobre el retenedor envolvente o removible estándar, y es que mantiene las relaciones oclusales, además de las posicionadores de los dientes dentro de los arcos.

En un paciente con tendencia a la recidiva de Clase III, puede resultar útil un posicionador con los maxilares algo rotados hacia abajo y hacia atrás.
Aunque en pacientes con patrón de crecimiento de mordida abierta o de Clase II esquelética se puede emplear un posicionador con los dientes colocados en una posición sobrenormal ligeramente exagerada en relación con la maloclusión original, proporciona menor control sobre el crecimiento que un aparato funcional o un casquete a tiempo parcial.

Al fabricar un posicionador, hay que separar los dientes de 2 a 4 mm. Ello significa que es conveniente utilizar una montura de articulador que registre el eje de bisagra del paciente.

Como norma general, cuanto más se aparte el paciente del promedio normal y más tiempo tenga que utilizar el posicionador, mayor importancia tendrá obtener un montaje del eje de bisagra individualizado sobre un articulador ajustable para la fabricación del posicionador.

Si el posicionador va a utilizarse sólo durante 2-4 semanas como dispositivo de acabado en un paciente que experimentará algún crecimiento vertical durante Ia posterior retención, y si el paciente tiene un eje de bisagra aproximadamente normal, puede no ser necesario un montaje individualizado en el articulador.

EI signo habitual de que un posicionador ha sido fabricado con un eje de bisagra incorrecto es una ligera separación de los dientes posteriores en su contacto con los incisivos. Hay que controlar estrechamente a los pacientes que llevan un posicionador a modo de retenedor para descartar esta posibilidad.