CLÍNICAS DENTALES EN BARCELONA
PIDE CITA AHORA
934 914 914
Español Français English
Inicio » Incrustaciones de porcelana

Incrustaciones de porcelana

Las incrustaciones de porcelana han evolucionado debido a la mejoría de la unión del esmalte del diente con la porcelana. Se ha comprobado que la resistencia de un diente restaurado con una incrustación de porcelana cementada es igual o incluso mayor que la resistencia de un diente íntegro.

caso clinico de incrustaciones de porcelana

Ventajas incrustaciones de porcelana

Las ventajas de las incrustaciones de porcelana son las siguientes:

  • La apariencia estética que se puede lograr es muy buena gracias a las propiedades ópticas de la porcelana y de los cementos de resina.
  • Acumulan menos placa bacteriana en su superficie gracias al glaseado final, ya que quedan totalmente pulidas.
  • Tienen una elevada resistencia al desgaste, incluso pueden llegar a desgastar los dientes antagonistas. De este modo, la ventaja se convierte en un inconveniente.
  • Ofrecen una gran resistencia a la estructura dentaria que queda por debajo de la incrustación.
  • Permiten preparaciones de cavidades muy conservadoras.
  • Son totalmente biocompatibles e inertes en la cavidad oral.
  • Son estéticas y duraderas.
  • No padecen contracción de polimerización.
  • Alcanzan una unión muy aceptable con los cementos de resina ya que pueden grabarse por su cara interna.

incrustaciones de porcelana

No obstante, las incrustaciones de porcelana también presentan un par de inconvenientes que cabe destacar:

  • Su alta resistencia al desgaste puede provocar problemas de oclusión.
  • El precio de la incrustación de porcelana y su coste es elevado debido a que es una técnica muy precisa y minuciosa para su elaboración, tanto en clínica dental como en el laboratorio protésico.

Indicaciones incrustaciones de porcelana

Como indicaciones de las incrustaciones de porcelana se pueden citar las siguientes:

  • En restauraciones del sector posterior cuando la estética dental es importante.
  • En lesiones por caries dentales extensas o traumáticas grandes.
  •  En dientes frágiles, para mejorar la resistencia del diente a la fractura.
  •  En dientes endodonciados.
  •  En restauraciones de dientes que tengan antagonistas de porcelana.

Entre las contraindicaciones de este tipo de incrustaciones dentales, cabe destacar las siguientes:

  • En caries pequeñas y moderadas: no se trata de contraindicación absoluta, sino de valorar la mejor opción para el paciente, tanto económica como sencilla y suficiente.
  • En casos en los que todo el margen de la preparación no esté en esmalte: contraindicación relativa, ya que hay que valorar que gracias a adhesivos y cementos de resina se puede alcanzar una buena unión en ausencia de esmalte.