CLÍNICAS DENTALES EN BARCELONA
PIDE CITA AHORA
934 914 914
Español Français English
Inicio » Deglución atípica

Deglución atípica

La odontopediatra u ortodoncista en Clínicas Propdental puede diagnosticar la deglución atípica en su hijo realizando una exploración visual mientras el niño realiza mientras come.

Deglución normal y madura

La deglución normal en ortodoncia se caracteriza que para poder tragar es necesario primero fijar la mandíbula poniendo los dientes en contacto y produciendo un sellado labial. A continuación eleva la lengua y el hioides, sobre todo por el músculo hiogloso, dando lugar a una reducción del volumen (espacio libre) de la cavidad oral. El paladar blando contacta con la pared posterior de la faringe, cerrando las vías aéreas superiores La glotis y la epiglotis cierren las vías aéreas inferiores, de manera que el tubo digestivo queda aislado del tubo respiratorio. La punta de la lengua asciende generando un vacío o presión negativa intraoral que favorece la succión del bolo alimenticio hacia el esófago. El peristaltismo lingual acompaña también al movimiento del bolo alimenticio.

deglución atípicaLa deglución atípica o infantil se caracteriza por la distinta morfología de la cavidad oral del recién nacido y, por tanto presenta características diferentes a las del adulto.

El recién nacido no tiene incisivos, de manera que para fijar la mandíbula debería hacer contactar los rodetes entre sí, pero esta posición no es fisiológica. Para fijar la mandíbula, el neonato debe colocar la lengua entre ambos rodetes manteniendo así la dimensión vertical (que es también la posición normal intrauterina). De esta manera queda un espacio anterior que se cierra con el pezón o el biberón cuando el bebé se alimenta, y con el labio inferior. El niño entonces inicia unos movimientos en sentido antero-posterior de la mandíbula y la lengua. Se trata de un movimiento de succión y no se observan movimientos peristálticos como ocurre en la deglución adulta.

A medida que los dientes erupcionan y se instaura el mecanismo de la masticación, se produce una evolución hacia una deglución madura y normal ya que la retención prolongada del mecanismo de la forma infantil puede contribuir a la creación de maloclusiones.

Hábito de deglución atípica

  1. La deglución infantil típica del bebé es la que tiene lugar antes de la erupción de los dientes, y se relaciona con el proceso de amamantamiento con la madre. El bebé puede alimentarse gracias a que al abrir la boca, la lengua se queda entre la encía superior y la inferior y puede presionar el pezón contra la parte superior y hacer que salga la leche. Todo este proceso está controlado por el contacto que se crea entre el labio, la lengua y toda la musculatura de alrededor de la boca. Una vez los dientes ya han erupcionado, este patrón cambia totalmente porque la punta de la lengua se coloca en el paladar y ya no hay contracción labial, debido a que los dientes contactan entre sí. Este patrón típico de deglución del adulto se desarrolla alrededor de los cinco años.
  2. La deglución atípica se da en niños en los que después de haber erupcionado los dientes anteriores todavía manifiestan el patrón infantil. También se llama interposición lingual porque al tragar la comida, la lengua obstruye el hueco entre los dientes y no deja que éstos lleguen a contactar y no se sellan completamente los labios.

Etiología de a deglución atípica

La deglución atípica está causada por hábitos orales y varios factores:

  1. Alimentación del bebé con biberón.
  2. Amigdalitis constantes: el niño coloca la lengua hacia delante de manera instintiva para no sentir dolor en la garganta.
  3. Algún desequilibrio en el control nervioso de la musculatura que afecta a los músculos de la masticación.
  4. Niños con macroglosia, que dificulta el proceso de deglución.
  5. Niños con lengua anquilosada que no pueden tragar bien la comida.
  6. Niños que han perdido los dientes anteriores temporales de manera muy temprana. También los diastemas interincisales hacen que la lengua se coloque en medio.
  7. Respiración bucal.
  8. Succión digital.

Es importante destacar que entre la fase de dentición temporal y definitiva hay algunas etapas donde falta algún incisivo y se crea un espacio donde se apoya la lengua. Son fases que duran poco tiempo y no por ello causan efectos adversos en el patrón de deglución. No es necesario ningún tratamiento para ello.

Efectos bucales de la deglución atípica

  • Mordida abierta anterior simétrica.
  • Protrusión de los dientes anterosuperiores y diastemas.
  • Niños con el labio superior con poca fuerza y el inferior con demasiada.
  • Músculos de la masticación con hiperactividad.
  • Incompetencia labial.
  • Problemas fonéticos.

Los aspectos que analiza el dentista de Propdental durante la deglución atípica son los siguientes:

  1. La lengua se coloca en una posición atípica.
  2. Los músculos maseteros no se contraen lo suficiente.
  3. La musculatura de alrededor de la cavidad oral se tensa demasiado y los labios hacen presión.
  4. Soplo en lugar de succión.
  5. Observa el tamaño y la tonicidad de la lengua.
  6. Pregunta si durante la noche el niño babea, si le cuesta tragar los alimentos sólidos y si se le acumula mucha saliva mientras habla.
  7. Analiza alteraciones en la fonación.

Tratamiento de la de la deglución infantil

En Clínicas Propdental el especialista en ortodoncia elabora un plan de tratamiento integral, y realiza las interconsultas necesarias con el logopeda a fin de proporcionar el mejor resultado para el problema de su hijo.

El tratamiento de elección es la terapia miofuncional, la cual se basa en una serie de ejercicios musculares para eliminar los patrones de deglución atípicos y crear unos nuevos. De esta manera conseguimos rehabilitar no sólo los músculos de la lengua, sino también de los labios, de las mejillas y del velo palatino.

El tratamiento de ortodoncia de la deglución atípica tiene el objetivo de ir cerrando la mordida abierta que presenta el paciente. El ortodoncista coloca un arco lingual inferior con una placa de Hawley con una rejilla para que el niño recuerde la posición correcta de la lengua al deglutir. De esta manera se contiene la lengua para evitar que se interponga y se apoye en el paladar duro al tragar.