Inicio > Blog > Discromías de la mucosa bucal

Discromías de la mucosa bucal

Publicado por Dra Magdalena Garcia Velez el 4 diciembre 2015 en Artículos sobre Odontologia general

La cavidad oral está recubierta por la mucosa oral que es una membrana. A grandes rasgos, la mucosa oral tiene un color rosado característico, un cambio en esta coloración es lo que definimos como una discromía y esta, puede indicar cambios anómalos y ciertas patologías.

En este artículo te explicamos qué tipos de lesiones blancas existen, qué zonas de la cavidad oral pueden verse afectadas y como se deberán tratar estas. 

¿Qué son las discromías de la mucosa oral?

Decimos que hay una discromía de la mucosa oral cuando esta ha experimentado un cambio de color que puede deberse a diferentes motivos, como son las lesiones orales, patologías, tratamientos realizados, etc Y  que en todos los casos, esta deberá ser valorada y si procede, tratada.

Es decir, llamamos discromías al trastorno o cambio en el color o pigmentación de la piel.

En la cavidad oral, según el origen de los pigmentos o coloraciones de la mucosa, lengua, encías y paladar, podemos discernir entre diferentes tipos de discromías; Estas pueden tener un origen endógeno o exógeno.

La mucosa bucal constituye una membrana que tapiza las diversas áreas de la cavidad oral. Adaptando diversos patrones de organización histológica en función del área que se trate.

Estas diversas especializaciones hacen que, desde el punto de vista macroscópico, la mucosa adopte variaciones en su color y textura, que deben ser tenidas siempre en cuenta a la hora de realizar una evaluación en nuestra clínica dental de Barcelona o Madrid a la misma.

De esta forma, su coloración dependerá fundamentalmente del grosor del epitelio, grado y tipo de queratinización, especializaciones histoarquitecturales que presente y de la cualidad del tejido conectivo subyacente.

La mucosa oral muestra una coloración rosácea o tenuemente rojiza, debido a que el grosor de la cubierta epitelial permite traslucir el tejido conectivo vascularizado.

Las variaciones en la coloración pueden apreciarse en la lengua, donde en su parte dorsal la presencia de las papilas filiformes y el alto grado de renovación celular hace que se adopte una coloración rojo blanquecina, mientras que su cara ventral, al igual que el suelo de la boca, muestran un color rojo azulado, haciéndose bastante evidente los plexos vasculares submocosos.

El paladar, debido a su alto grado de queratinización, tiende a presentar una coloración más pálida y blanquecina, al igual que la encía, cuyo contraste de color con la mucosa alveolar a nivel de la línea mucogingival suele hacerse bastante evidente.

Mucosa oral

La mucosa oral presenta diferencias histológicas y macroscópicas según su localización. Así pues, encontramos zonas queratinizadas son sub-mucosa que corresponden a las zonas de las encías y el paladar y otras no queratinizadas y con una capa sub-mucosa más o menos profunda en las zonas de revestimiento.

La consistencia, el color y la turgencia de estas mucosas será diferente entre ambas. El color de mucosa sana es en general de un rosa brillante con ciertas variaciones, que dependerán de:

  • El grado de queratinización epitelial que presenten. A más grado de queratinización, más blanco será el color que se preente.
  • La intensidad de la pigmentación melánica. A más intensidad melánica, más oscura será la mucosa.
  • El grosor que presente el epitelio. Un epitelio más fino aportará un color más eritematoso o rojo en las zonas más profundas de la mucosa oral.
  • El tono del sistema vascular. Un tono vascular aumentado aportará un color rojo más oscuro a la mucosa.

Desde un punto de vista patológico, descartando las variaciones anteriormente comentadas, una lesión que presente una coloración diferente al resto de la mucosa oral recibirá el nombre de discromía. Teniendo en cuenta el color o pigmentación, podemos establecer estas discromías o lesiones en:

  • Lesiones blancas.
  • Lesiones rojas.
  • También lesiones oscuras.
  • Y lesiones amarillas.

Lesiones blancas

Existen diferentes tipos de lesiones blancas. Para diferenciar estas entre sí, se procederá a pasar una gasa estéril sobre ellas para observar si estas se deprenden o no.

Si hay un desprendimiento se tratará de una lesión necrótica y si no lo hay, será una lesión de tipo queratósica.

Lesiones blancas necróticas

Este tipo de lesiones tienen en común que se desprenden al realizar un raspado (no es preciso que este sea fuerte) de la zona. Mediante el raspado la macha desaparece quedando una superficie de la mucosa con características normales o ligeramente rojizas.

Ejemplos de este tipo de lesiones son:

La placa bacteriana

El motivo de esta es una deficiente higiene en la zona oral. Es asintomática, es decir, no provoca dolor o molestias.

Úlceras necróticas

El color característico de una úlcera por la pérdida de tejido es rojo intenso, pero en procesos de necrosis.Estas se cubren de una pseudo-membrana de un color blanco amarillento (por la coagulación del plasma exudado que queda retenido en la red de fibrina junto con restos epiteliales necróticos).

Normalmente se manifiestan con un dolor intenso e incapacitante dependiendo de su extensión.El tratamiento normalmente es sintomático con el uso de antisépticos y anestésicos en soluciones acuosas.

Quemaduras químicas

Diversos productos o agentes pueden provocar en la mucosa oral quemaduras químicas, siendo el más habitual el ácido acetilsalicílico.Otras sustancias pueden ser el nitrato de plata o cáusticos, agentes bloqueantes mal utilizados,…

En la mucosa afectada aparece una zona con una película blanquecina en la que pueden ver zonas más rojizas.Normalmente no hay sintomatología o como mucho un leve dolor.Este tipo de lesiones suelen remitir o curar en 24-48 horas.

Candidiasis pseudomembranosa

Esta es la lesión blanca necrótica por excelencia ya que es habitual.Esta provocada por el hongo Cándida (Cándida Albicans) que es un patógeno oportunista que vive en la cavidad oral de forma normal y que en determinadas circunstancias puede producir esta patología infecciosa.Se puede localizar en cualquier zona de la cavidad oral y pueden llegar a afectar toda la mucosa.

Las lesiones son de pequeño tamaño, más o menos redondas (como copos de nieve o muguet).La Candidiasis puede provocar alteraciones en la percepción del gusto, ciertas molestias o dolor, ardor,… Su tratamiento consistirá en la eliminación del factor causante, medidas de higiene buco-dental, antisépticos, control clínico,…

Lesiones blancas queratósicas

Este tipo de lesiones no se desprenden al realizar un raspado. El cambio de color de la mucosa corresponde a un proceso de hiperqueratosis epitelial provocado por diversos motivos, como pueden ser:

  • Un roce (rozamiento de una prótesis dental mal-ajustada).
  • Un proceso inflamatorio.
  • Una respuesta frente a un estímulo exógeno.Etc.
  • Asimismo, podemos incluir como procesos queratósicos:

Queratosis friccionales

La fricción la producen normalmente dientes mal-erupcionados o posicionados, prótesis dentales, restos radiculares,… Las lesiones son asintomáticas y en caso de dudas, se podrá biopsiar el tejido afectado. El tratamiento deberá ir dirigido a corregir el elemento traumatizante que provoca la fricción.

Liquen plano

Es una patología inflamatoria crónica, normalmente benigna y de etiología desconocida. Son manchas blancas lineales, reticulares que no se desprenden al raspado.

Normalmente se sitúan en las mucosas yugales en su posición posterior bilateral. Se suele realizar una biopsia de la lesión.

Leucoplasias

Son manchas blancas que no se desprenden al raspado y que no se pueden caracterizar como ninguna otra lesión definible.

Estas se pueden malignizar ya que es un tipo de lesión considerada pre-maligna, por ello se deberán tratar quirúrgicamente. Aunque su origen no es claro, existe una relación con el consumo de tabaco y alcohol. En ocasiones es ideopática.

Lupus eritematoso

Es una patología muco-cutánea, crónica, inflamatoria y con afectación oral. Puede presentarse de forma discoide (mucosa yugal, encías y labios) o sistémica (lesiones más extensas, edematosas y hemorrágicas). Precisará de tratamiento medicamentoso y clínico.

Carcinoma de células escamosas

Son lesiones malignas de origen epitelial; Corresponde al 85% de tumores malignos de la cavidad oral. La sintomatología es tardía e incluye dolor, a veces irradiado, hemorragias, alteraciones nerviosas,…

Se requiere la realización de una biopsia para un diagnóstico certero.

Se precisará como tratamiento su extirpación quirúrgica total combinada con quimioterapia y radioterapia. El Carcinoma verrugoso es una derivación de este tipo de lesión.

Cándida hiperplásica crónica

Es un tipo de Candidiasis poco frecuente en que las lesiones blancas no se desprenden. Las lesiones tienen un aspecto similar a la leucoplasia y asimismo, se relacionan con el hábito de fumar y del consumo de alcohol.

Se localiza generalmente y por orden en la mucosa yugal retro-comisural, en los bordes linguales y en los labios. Personas con VIH son más susceptibles de padecer este tipo de lesión.

Tiene capacidad de malignización. Su tratamiento incluirá la eliminación de factores como el consumo de alcohol, tabaco,… y utilización de antimicóticos.

Leucoplasia vellosa

Esta está relacionada con el virus de Epstein-Barr y del VIH. Las lesiones blancas queratósicas son asintomáticas y se presentan en estrías paralelas localizadas en los márgenes linguales (normalmente bilateral), aunque pueden aparecer en cualquier zona de la mucosa y/o cavidad oral. No precisa de tratamiento y no se maligniza con el tiempo.

Nevus blanco esponjoso

Es una patología congénita hereditaria autosómica dominante que se manifiesta en la infancia temprana y que crece durante toda la vida. Puede localizarse en cualquier zona de la mucosa oral. Esta lesión es totalmente asintomática y no se maligniza con el tiempo. No es preciso su tratamiento clínico.

Concepto y clasificación de las discromías

Genéricamente, el término discromía describe aquellas variaciones que tienen lugar en la coloración normal o habitual. Evidentemente, éste es un término amplio que bien podría incluir la mayoría de las alteraciones que asientan en este territorio, habida cuenta de que en la lógica evolución patocrónica de las mismas casi siempre suele existir una fase en que existe modificación del color. En nuestro criterio, sin embargo, existen enfermedades donde la característica clínica que les confiere originalidad o mayor o menor especialidad sobresale por encima del mero cambio en la coloración. Así, por ejemplo, el alfa vulgar muestra una coloración blanquecina en su centro y por lo tanto un cambio de color, pero ello es debido a la evolución de la lesión principal, que es la úlcera. En este mismo sentido podrían citarse otras muchas, como por ejemplo los pénfigos y penfigoides (pseudomembranas blanquecinas) y un largo etcétera. En todas ellas, podrá objetivarse en algún momento un cambio de coloración de la mucosa, pero siempre secundario a la evolución de la lesión principal (vesícula, ampolla, úlcera, tumor, etc…) que es la que confiere una mayor o menor cualidad diagnóstica al proceso.

Bajo este punto de vista más restringido, se podrían pues entender las discromías en un sentido sindrómico que incluya aquellas alteraciones o enfermedades cuya esencia lesional se manifieste a través de un cambio en la coloración de la mucosa, independientemente que puedan ser clasificadas también bajo otros criterios etiológicos que les confiera mayor disparidad. Así, estarían encuadrados dentro de este “Síndrome de la discromía de la mucosa” aquellos procesos cuya característica clínica principal sea el cambio de coloración, o dicho de otro modo, los que siempre, debido al proceso etiopatogénico básico que les induce a manifestarse, se presentan clínicamente con una modificación en la coloración que es la característica “princeps” del mismo, obedeciendo además a factores etiológicos de muy diverso origen (por ejemplo, infecciosas; micosis; inmunológicos: Liquen plano; reactivos; leucoplasia; genéticos, etc.).
Existen dos modelos básicos de clasificación de las modificaciones del color de la mucosa, atendiendo a los mecanismos etiológicos implicados en su producción o bien en base al cambio de color que producen (lesiones blancas, rojas, marrones, azules, etc…). La primera tiene la ventaja de que facilita la interpretación de los factores etiopatogénicos implicados en el proceso, y confiere también datos clínicos de indudable valor en la exploración de la lesión.

Discromías de origen endógeno

Estas pueden derivar o pueden tener su génesis en diferentes estados de salud del paciente , patologías, etc. Las discromías de de origen endógeno más frecuentes son:

Hemoglobínicas

Tales como:

  • Petequias, equimosis y hematomas. A causa de un traumatismo con extravasación de sangre por mordedura, post-inyección o post-extracción de una o varias piezas dentales. Pueden ser de diferentes tamaños, donde el hematoma sería el de mayor tamaño, equimosis de un tamaño medio y la petequia la de menor dimensión.
  • Ésta estaría vinculada con una patología hepato-biliar (Se dará un aumento de la bilirrubina en sangre, que provocará una coloración más amarillenta en la encía, en el paladar y en la mucosa yugal. Estará afectada la esclorótica.

Melánicas

Melanoplaquia. Patología de tipo constitucional, se produce por un aumento de la melanina, que podrá afectar a nivel de las mucosas y de la encía con una coloración  pardo-oscura.; Esta no precisará tratamiento normalmente, en excepción de los pacientes albinos.

Otro tipo de discromía de tipo melánica constitucional es la mácula melanótica.

Endocrinas

Entre ellas, las más habituales son:

  • El melasma o cloasma gravídico que se dará en madres gestantes
  • Síndrome de Cushing (trastorno hormonal)
  • Enfermedad de Addison. Esta patología cursará con una insuficiencia córtico-suprarrenal y con manchas melánicas oscuras en la mucosa yugal, lengua, encía adherida y paladar.

Procesos displásicos

  • Se manifestará con manchas de color café con leche (más o menos oscuras)
  • Síndrome de Peuts-Jeghers. Manchas de color pardo a negro en la zona peribucal.
  • Síndrome de Albright. Manchas de color café en las mucosas y la piel. Hay una incidencia mayor en la adolescencia.

Metábolicas

Como la hemocromatosis, que consistirá en un exceso de hierro almacenado en el cuerpo humano. Este hierro se almacenará mayormente en el corazón, páncreas e hígado.

La hemocromatosis provocará además de manchas en la mucosa oral, xerostomía.

Procesos tumorales

El más común es el nevus. Proceso tumoral benigno. Se manifestará con manchas de color marrón a negro en función de la concentración de melanocitos en la zona. Estas manchas pueden alojarse en el paladar duro y en la encía. Su tratamiento será quirúrgico.

Melanosis medicamentosas

Por ejemplo: Clofamicina, amiodarona, zidovudina o medicamentos citostáticos.

Discromías de origen exógeno

Estas pueden derivar de y por diferentes tratamientos, estados de salud, exposiciones a metales, tratamientos dentales realizados, etc.

Las más relevantes son:

Por tatuajes

Las más habituales se deben a la presencia de amalgama en boca. Por contusiones de la mucosa que afecten a una restauración con amalgama; Se producirá una mancha oscura-negra de bordes difusos y será observable radiográfica-mente.

Por intoxicaciones de metales

  • Se producirá una alteración de la piel y de las mucosas. Se observará el Ribete de Burton (acumulación de plomo en el margen gingival) y el paciente podrá presentar asimismo vómitos, náuseas, diarrea y calambres.
  • Este se haya en preparados medicamentosos. La encía presenta un color azulado junto con la mucosa bucal y la lengua. En casos graves hay presencia de ulceraciones en la mucosa yugal y la lengua, pasando por tres colores, primero el rojo, después el azul y finalmente se producirá una descamación.
  • Arsénico. Se manifestará en la cavidad oral con una mucosa enrojecida, presencia de llagas o úlceras en la mucosa, esófago y estómago. Habitualmente hay afectación de las glándulas salivales, disminución de la salivación o xerostomía.
  • Pigmentación de origen alimentario por la acumulación de carotenos (pigmento que se encuentra en las zanahorias y en los tomates). Las manchas se presentan normalmente en el paladar blando y la mucosa yugal. No hay afectación de la esclerótica.
  • Tinción. Es un acumulo de un pigmento. Se tratará mediante una higiene. Ejemplos son, las tinciones por el tabaco, por el uso prolongado de Clorhexidina, etc.

Discromías de origen pigmentario

Se producen por pigmentos que provienen del exterior (exógenos) y que penetran por vía respiratoria, digestiva o cutánea, o bien por pigmentos que son sintetizados en el interior del organismo (endógenos).

En este artículo hablaremos de las pigmentaciones exógenas:

A) Tatuajes

El tatuaje por amalgama es una lesión que se puede ver con frecuencia en la cavidad oral, y se produce por consecuencia de un traumatismo de la mucosa en el momento de la preparación cavitaroria y en casos de apicectomías con obturación ad retro. En estas situaciones, los restos de la amalgama (plata, mercurio, etc) contactan con el tejido conectivo y precipitan la proteína del tejido colágeno inmaduro, fijándose a ella y dando lugar a un tatuaje permanente.

Las áreas que son afectadas con una mayor frecuencia son la encía (60%) y la mucosa alveolar, aunque también se pueden encontrar en el paladar y suelo de la boca, siendo más frecuentes en zonas mandibulares. Las lesiones aparecen como pequeñas máculas circunscritas, de coloración negro – azulada más o menos intensa, y bordes difusos, pudiendo aparecer varias en el mismo paciente, siempre en relación con obturaciones metálicas cercanas. El diagnóstico clínico no plantea problemas, apreciándose en ocasiones en la radiografía un pequeño moteado puntiforme muy radioopaco. Desde el punto de vista histopatológico, la presencia de estos restos en el tejido conectivo se distribuye entre los haces de colágeno y alrededor de los vasos, pudiendo apreciarse también en el interior de las macrógafos y células gigantes multinucleadas. EL diagnóstico diferencial no suele ofrecer problemas y debe plantearse como hemangioma superficial, que desaparece a la presión, con algunos nevus y el melanoma. En este último caso deberá prestarse especial atención al posible crecimiento de la lesión (lesión melánica) y de igual manera, la duda ante este tipo de lesiones debe conducir a la realización de una biopsia, para así precisar el diagnóstico con certeza, no necesitando tratamiento ulterior.

Los tatuajes por tinta china y grafito suelen ser consecuencia de accidentes o automutilaciones, siendo frecuente observarlos en niños que adquieren el hábito de apoyar la punta del lápiz en la encía y también en caídas con perforación de la mucosa palatina por la punta del instrumento.

Clínicamente, aparecen como máculas negras negro – azuladas, circunscritas y con bordes difusos que no blanquean a la presión. El diagnóstico es simple y no requiere tratamiento, salvo que se localicen en algún área que comprometa la estética del paciente, en cuyo caso puede valorarse su eliminación quirúrgica.

B) Pigmentaciones orales por intoxicación con metales pesados.

La mejora en las condiciones de trabajo y la seguridad laboral en las últimas décadas, así como la eliminación de esos agentes de los medicamentos, han minimizado de forma extraordinaria la aparición de estos procesos a día de hoy. Sin embargo, el contacto mantenido con algunos metales pesados, bien por exposición o por ingesta del mismo puede ser el causante de lesiones discrómicas de la mucosa, que aparecen generalmente sobre la encía inflamada como una línea o ribete. El aumento de la pearmibilidad capilar del tejido debido a la inflamación, facilita la difusión del agente tóxico desde el exterior al interior de los tejidos.

Existen muchos tipos de pigmentación por metales pesados, pero debido a la extensión que traería explicarlos todos, lo omitiremos para explicarlo en otro artículo.

C) Pigmentación Por ingesta de carotenoides

La carotenemia es una entidad muy rara, caracterizada por una coloración amarillenta y generalizada de la piel y de las mucosas, resultante de una concentración excesiva de carotenos en los tejidos debido a una ingesta prolongada y abundante de alimentos que contienen estos pigmentos (zanahorias, naranjas, yema de hueso, etc). También puede observarse en casos de enfermedades hepáticas y defectos enzimáticos en la vía de conversión de vitamina A a caroneto. Clínicamente asemeja un cuadro de ictericia pero a diferencia de ésta, no afecta a la esclerótica. La coloración amarillenta es parcialmente llamativa en palmas, plantas y paladar blando, siendo su diagnóstico sencillo realizando pruebas analíticas, con incremento de los carotenos en sangre, en presencia de cifras de bilirrubinas normales. El tratamiento está basado en la disminución progresiva de la ingesta de estos alimentos, con resolución lenta del cuadro clínico.

D) Pigmentaciones por sustancias no pigmentadas y otros factores

La lengua negra vellosa es una condición clínica caracterizada por una llamativa coloración marrón, parda o negra del dorso de la lengua, acompañada de elongación de las papilas filiformes linguales. No suele presentar sintomatología, excepto donde los casos en donde la hipertrofia papilar es tan intensa que las papilas contactan con la úvula (nauseas).
En casos de tratamiento antibiótico el cambio de color parece deberse al crecimiento de la flora oportunista cromogénica, desapareciendo al suprimir el tratamiento. La hiperplasia papilar suele ser el primer cambio que se da en esta alteración, seguramente debido al mecanismo irritativo – inflamatorio crónico, y también al crecimiento de bacterias, algunos alimentos, compuestos vitamínicos, medicamentos o la mala higiene oral, son los responsables del cambio de coloración.
Al tratarse de una lesión asintomática sin más connotaciones que la posible cancerofobia que pueda despertar en el paciente no requiere tratamiento, menos en aquellos casos en los que pueda ser responsable de sensación de cuerpo extraño, en cuyo caso deberá procederse a un cepillado no traumático del dorso lingual.

Algunas sustancias coloreadoras pueden ser responsables del cambio en la coloración de la mucosa bucal, hecho que suele ser transitorio y durar desde horas a días, desapareciendo posteriormente. Esto puede observarse en personas que tiene hábito de consumir algunos refrescos, chicles, caramelos… Es muy llamativa la coloración parda o negra que puede aparecer durante el empleo de colutorios con clorhexidina, de uso frecuente en casos de enfermedad periodontal. En estos casos la mucosa bucal y especialmente la zona dorsal de la lengua puede adquirir una coloración generalizada que tarda algunos días en desaparecer.

Si presentas alguna mancha en tu cavidad oral o notas molestias en tus encías, mucosas, paladar,… No lo dudes, realiza una visita a un dentista.
Siempre el mejor de los tratamientos será la prevención.

Desde Clínicas Propdental de Madrid, Barcelona y Badalona, quedamos a tu entera disposición.

Sobre el autor:

Dra Magdalena Garcia Velez
La Dra Magdalena Garcia Velez dedica su práctica profesional a la atención odontológica en niños. Se ha especializado en odontología infantil y Odontopediatria.
Licenciada en Odontología. Facultad de Odontología. Universidad de Barcelona.
Certificado en Radiología y Radioprotección. Facultad de Odontología. Universidad de Barcelona.
Éxito/fracaso en la terapéutica endodóntica
Curso de oclusión, prótesis fija y estética en Odontología

Comentarios

Aún no hay comentrarios para "Discromías de la mucosa bucal"

Deja tu comentario

He leído y acepto la política de privacidad de propdental.es

Consiento que se publique mi comentario con los datos que he facilitado (a excepción del email)

¿Qué hacemos con tus datos?

En propdental.es te solicitamos tu nombre y email (el email no lo publicamos) para identificarte entre el resto de personas que comentan en el blog.

Además, si quieres que te notifiquemos vía email, usaremos el email y el nombre que has proporcionado para poder enviarte las respuestas sobre este artículo

PEDIR CITA
TE LLAMAMOS

Te llamamos
Pide cita