Extraer las muelas del juicio en vacaciones, ¿Por qué no?
Inicio » Extraer las muelas del juicio en vacaciones, ¿Por qué no?

Extraer las muelas del juicio en vacaciones, ¿Por qué no?

Publicado por Dr. Dario Vieira el 28 marzo 2018 en Odontologia

Son muchos los casos en los que es necesario extraer las muelas del juicio. Pero, ¿Por qué se tienen que sacar? ¿Cuándo es el mejor momento? ¿Qué cuidados hay que mantener después de extraer los terceros molares?

Las muelas del juicio o terceros molares se desarrollan a partir de los 18 años en la mayoría de casos. En ocasiones estos molares no llegan a desarrollarse. Pero lo más habitual es que erupcionen y conlleven problemas para el resto de dientes:

Cada paciente es distinto y en muchos casos las muelas del juicio se desarrollan sin molestias ni síntomas especiales. Pero una clara señal de su desarrollo puede ser el dolor, la infección o la inflamación de la zona que rodea el molar. En estos casos se recomienda acudir al dentista de confianza cuanto antes. Mediante una radiografía dental, se podrá apreciar la posición exacta del molar.

Pero, ¿Cuándo hay que extraer las muelas del juicio? El problema llega cuando sos terceros molares deben comprometen el resto de piezas dentales:

  • Posición defectuosa. Si las muelas del juicio salen torcidas, pueden alterar la posición de otros dientes. Esto es especialmente grave en los pacientes que han llevado ortodoncia, ya que podrían alterarse los resultados.
  • Patologías relacionadas. Por ejemplo procesos infecciosos, quistes, etc. que no se puede tratar con métodos conservadores.
  • Muelas semiincluidas. Cuando los terceros molares no terminan de erupcionar quedan parcialmente cubiertas por las encías. Esta situación facilita la acumulación de restos de comida y bacterias, que da lugar a una infección.

El proceso de extracción de los terceros molares es muy similar al de cualquier otra exodoncia. Se realiza con anestesia local y en función de si el molar se ha desarrollado o no, se interviene quirúrgicamente la encía para extraerlo. La extracción es indolora, pero después de los efectos de la anestesia el paciente suele experimentar un dolor agudo e inflamación en la zona intervenida.

Muchos profesionales recomiendan realizar esta intervención en un período vacacional. ¿Por qué? O mejor formulado: ¿Por qué no? Disponemos de más tiempo para el reposo y volveremos con más fuerza al ritmo diario. Sea cual sea el momento en el que decidimos quitar las muelas del juicio, es fundamental seguir unas pautas para una óptima recuperación.

5 cuidados tras la extracción de las muelas del juicio

Los primeros momentos tras la intervención son cruciales para una rápida recuperación. Después del sangrado se forma un coágulo en la zona intervenida. Evitar que este coágulo se rompa es esencial para evitar el retraso en la cicatrización. Para conseguirlo conviene seguir una serie de cuidados:

  • Dieta blanda. Durante los primeros días se recomienda mantener una dieta blanda y líquida. Cuanto menos esfuerzo hagamos con la boca y la mandíbula, mejor.
  • Guardar reposo. También se aconseja durante los primeros días guardar reposo. La actividad física intensa (por ejemplo, hacer ejercicio) podría romper el coágulo.
  • Aliviar el dolor y la inflamación. En primer lugar es probable que el odontólogo recomiende el uso de antiinflamatorios como el ibuprofeno. Aunque alivian el dolor pueden tener otras consecuencias a nivel bucodental, como la xerostomía o boca seca. En caso de sangrado se recomienda aplicar una gasa húmeda.
  • Aplicar hielo. Es otro método común para aliviar el dolor de muelas. El hielo siempre debe aplicarse fuera de la cavidad oral y de forma indirecta. Es decir, envuelto en un paño, toalla o bolsa. Es muy importante que el hielo no toque de forma directa la zona inflamada, porque podría provocar más dolor y el desarrollo de sensibilidad dental.
  • Adaptar la rutina de higiene. La rutina de higiene bucodental también puede verse alterada con el dolor de muelas. Durante las primeras horas se aconseja evitar el cepillado alrededor de la zona intervenida. Aunque puede resultar doloroso, es importante evitar la acumulación de biofilm oral o placa bacteriana en la zona. Por ello los profesionales de PropDental recomiendan cepillarse con un cepillo de cerdas suaves y sin ejercer presión, así como enjuagar la boca con un colutorio sin alcohol. Un truco: Enjuagar la boca con una mezcla de agua y sal en vez de colutorio. Aunque puede provocar molestias, ayudará a desinfectar y aliviar el dolor.

Este tipo de dolor muchas veces impide al paciente hablar, comer o incluso dormir con normalidad. En caso de que el dolor persista con estos trucos o que experimentes fiebre, no dudes en acudir al odontólogo de confianza, para tratar y prevenir este dolor agudo mediante distintas técnicas. Si tienes más dudas sobre las muelas del juicio consulta con nuestros profesionales sin compromiso. En las clínicas PropDental realizamos un estudio personalizado para establecer las necesidades de cada paciente.

Comentarios

Aún no hay comentrarios para "Extraer las muelas del juicio en vacaciones, ¿Por qué no?"

Deja tu comentario

He leído y acepto la política de privacidad de propdental.es
Consiento que se publique mi comentario con los datos que he facilitado (a excepción del email)

¿Qué hacemos con tus datos?
En propdental.es te solicitamos tu nombre y email (el email no lo publicamos) para identificarte entre el resto de personas que comentan en el blog.

Además, si quieres que te notifiquemos vía email, usaremos el email y el nombre que has proporcionado para poder enviarte las respuestas sobre este artículo

932 656 722
Pide cita