CLÍNICAS DENTALES EN BARCELONA
PIDE CITA AHORA
934 914 914
Español Français English
Inicio » Enfermedades pulpares y periodontales

Enfermedades pulpares y periodontales

Las enfermedades pulpares y periodontales son las responsables de más del 50% de la peridad de los dientes.

Normalmente el diagnóstico es muy difícil ya que ambas enfermedades se estudian por separado y no como un proceso dinámico que muestra diferentes caras a medida que evoluciona. La enfermedad pulpar y la periodontal tienen las mismas vías de comunicación y sus características microbiológicas e inmunohistopatológicas son muy parecidas.

Clasificación de las lesiones endoperio

Una lesión endoperio verdadera consiste en dos lesiones independientes: una lesión endodóntica y otra lesión periodóntica que afectan un diente y que, en un momento determinado de la evolución de la enfermedad, se juntan. Por este motivo hay diferentes lesiones:

  1. Lesión endodóncica.
  2. Lesión endodóncica con afectación periodontal secundaria.
  3. Lesión periodontal.
  4. Lesión periodontal con afectación endodóncica secundaria.
  5. Lesión endoperio

Lesión endodóncica

La enfermedad de la pulpa dental produce una rápida destrucción del tejido de inserción del diente afectado, con fases agudas y crónicas. El test pulpar es negativo, pero puede ser positivo en un diente multirradicular. El dolor “endodóncico” se manifiesta en el paciente como un dolor espontáneo concentrado en el diente. En estos casos el paciente necesita tratamiento inmediato, y cuando se eliminan los agentes irritantes se detiene el proceso inflamatorio sin afectar irreversiblemente el aparato de inserción.

A veces hay irritantes de baja intensidad que hacen que se inicie una inflamación crónica con casi ningún síntoma clínico pero que, sin embargo, hará que la infección se extienda por todo el tejido de inserción. Cuando se acumulan un gran número de células inflamatorias, se busca una vía de drenaje que se puede producir por tres vías diferentes:

  • Si el aparato de inserción no está afectado, la fístula extraósea perfora la tabla ósea y el periostio, provocando una salida intraoral o extraoral.
  • A veces la fístula perfora la tabla ósea pero no el periostio y drena a través del surco constituyendo una fístula subperióstica que visualmente puede parecer una lesión periodontal, pero con un sondaje normal.
  • Si el aparato de inserción está dañado, el espacio del ligamento periodontal puede ser sondado. Se trata de una periodontitis retrógrada porque la dirección de drenaje es de apical a cervical, y se puede confundir con una lesión periodontal de furca en un diente multirradicular. En este caso no hay un daño irreversible del cemento y las fibras de ligamento periodontal, y por lo tanto, la pérdida de inserción es totalmente reversible con la endodoncia del diente lo más rápido posible.

Enfermedad pulpar con afectación periodontal secundaria

Se produce en un diente no vital con periodontitis retrógrada. Es muy importante hacer los tests diagnósticos para poder hacer una correcta clasificación de la lesión. El paciente refiere episodios de dolor espontáneo pasados localizado en un área específica. El dentista observa un diente con caries profunda, un gran empaste, o una endodoncia fracasada previa y en general hay buena higiene oral.

El test pulpar es negativo y el sondaje es profundo. Excepcionalmente, las bacterias se esparcen por el periodonto, y producen una reacción inflamatoria de defensa que destruye el cemento, las fibras del ligamento periodontal y el hueso alveolar regional.

Relación entre enfermedades pulpares y periodontales

La enfermedad periodontal tiene como origen una infección crónica que produce una destrucción lenta de todo el tejido de inserción de los dientes afectados.

El sondaje periodontal es ancho y el paciente experimenta un dolor de inicio lento, poco intenso, de larga duración y difícil de localizar en un solo diente. Refiere dolor en un área grande. Los episodios de dolor agudo son raros. La pulpa se mantiene viva mientras continúe el aporte vascular. La flora bacteriana que está relacionada es muy variada e incluye bacterias aeróbicas y anaeróbicas facultativas.

A veces se pueden observar síntomas de pulpitis en pacientes periodontales, pero más bien son producidos por el tratamiento periodontal que por la propia enfermedad, ya que el tratamiento retira el cemento radicular y deja los túbulos dentinarios expuestos.

Enfermedad periodontal con afectación endodóncica secundaria

Las lesiones de origen periodontal que posteriormente pueden acabar afectando la pulpa son las perlas adamantinas y los surcos de desarrollo. Las perlas adamantinas son prolongaciones del esmalte en la furca de un diente multirradicular. Y los surcos de desarrollo son anomalías del desarrollo en la cara palatina de los incisivos superiores.

El paciente no refiere episodios de dolor espontáneo previo aunque el dentista observa un diente intacto con inflamación gingival, mala higiene bucal, pero sin fístula. El test pulpar suele ser negativo y el sondaje periodontal ancho en varios dientes. Las radiografías muestran lesiones óseas angulares en la zona cervical de varios dientes.