Inicio > Enfermedad periodontal > Bolsa Periodontal

Bolsa Periodontal

La bolsa periodontal es el espacio entre la encía y el diente que se profundiza a medida que se acumulan las bacterias debajo de la encía y se forma la placa subgingival provocando la destrucción del hueso de soporte y el agravamiento de la enfermedad periodontal.

¿Que es la bolsa periodontal?

La gingivitis y la periodontitis son infecciones bacterianas caracterizadas por la presencia de inflamación y destrucción tisular. La destrucción es reversible en el caso de la gingivitis, pero irreversible en el caso de la periodontitis.

Una vez el infiltrado inflamatorio se extiende al compartimiento apical o periodonto de sostén, tienen lugar algunos cambios fundamentales.

El más importante, porque es el que caracteriza a la periodontitis, resulta ser el abandono por parte del epitelio de inserción de la zona de la linea amelo cementaría, y su migración en dirección apical.

Es decir; el epitelio de inserción se adhiere a la raíz al destruirse a ese nivel el ligamento periodontal.

También se destruye el hueso alveolar, de manera que ese espacio es ocupado por el tejido blando gingival inflamado, que constituye la parte interna de la pared blanda de lo que se denomina bolsa periodontal, cuyos límites son, por lo tanto, el margen gingival (coronalmente) y el epitelio de inserción (apicalmente).

¿Qué son las bolsas periodontales?

Las enfermedades periodontales, como la gingivitis y la periodontitis, son aquellas que afectan a los tejidos que rodean las piezas dentales y también a su hueso de soporte. Cuando se agrava la enfermedad, entonces, aparecen las llamadas bolsas periodontales. ¿Qué son exactamente? ¿Por qué son tan peligrosas?

Para definirlas correctamente, tenemos que decir que estas bolsas son surcos que se forman entre el diente y la encía. Las bolsas periodontales se van haciendo más grandes a medida que avanza la enfermedad periodontal. A medida que la profundidad de las bolsas es mayor, aumenta la cantidad de bacterias que destruyen los tejidos de soporte del diente.

¿Cómo se forman las bolsas periodontales y por qué son tan peligrosas?

Las bolsas periodontales se desarrollan por diversas razones. Una de las más habituales es la falta de higiene oral, aunque también influyen otros factores como la genética o las alteraciones hormonales.

La gingivitis es un primer estadio de la enfermedad periodontal y suele ser reversible. Pero si no se trata evoluciona a periodontitis, que además del sangrado y la inflamación provoca la formación de las bolsas periodontales.

¿Cómo se tratan las bolsas pèriodontales?

El tratamiento de las bolsas periodontales consiste en eliminar los restos de bacterias y sarro que se acumulan bajo las encías. De este modo evitamos la pérdida dental, aunque llegados a este punto no es posible regenerar el hueso afectado de forma natural.

  • Las bolsas pèriodontales pequeñas o sea de hasta 3 mm de profundidad pueden tratarse con una higiene con ultrasonidos.
  • Las bolsas más profundas, es decir, mayor de 4 mm es necesario realizar un curetaje dental.

El truco en lograr el éxito del tratamiento periodontal, es llegar hasta el fondo de las bolsas periodontales y eliminar los depósitos de sarro que se encuentran dentro de estas.

Cuanto antes se inicie el tratamiento, mejor, ya que si dejamos evolucionar la periodontopatía, esta puede provocar daños irreversibles al hueso. El daño irreversible en el hueso de soporte del diente, en último término acabaría con la pérdida de la pieza dental.

Composición de la bolsa periodontal

La pared blanda de la bolsa periodontal está constituida por una parte interna formada por la profundización patológica del surco gingival, al desplazarse apicalmente el epitelio de inserción y por una parte externa formada por el epitelio queratinizado de la encía, aunque si la destrucción ósea es apical a la línea mucogingival, también por la mucosa alveolar.

La pared dura de La bolsa periodontal, por su parte, está formada por la superficie del diente.

Si en este momento se trata la periodontitis, eliminando la infección, se detiene el avance de la enfermedad pero no se recupera el soporte perdido durante el período en el que La periodontitis estaba activa.

¿Cómo están compuestas las bolsas periodontales?

Las bolsas periodontales están compuestas por una parte interna formada por la profundización patológica del surco gingival y por una parte externa, formada por el epitelio queratinizado de la encía. No obstante, hay diversas tipologías que cabría matizar:

  1. En función del número de caras afectadas del diente se clasifican en: bolsas simples, que abarcan una sola cara del diente; bolsas compuestas, que abarcan dos o más caras del diente; y bolsas complejas, que abarcan una superficie diferente al sitio marginal donde se originaron.
  2. En función de la posición de las bolsas periodontales se clasifican en: supraóseas y ultraóseas. En el primer caso, el fondo de la bolsa está por arriba de la cresta ósea y, en el segundo, está por debajo de la misma o dentro del defecto óseo.

Aunque las identificamos generalmente como bolsas periodontales, también se puede hacer una distinción en función de la gravedad. Las bolsas gingivales, conocidas como “falsas bolsas”, no tienen migración apical del epitelio de unión y, las bolsas periodontales, en cambio, sí lo tienen.

Como es de esperar, en el segundo caso son más peligrosas y difíciles de tratar.

¿Qué pasa si no se elimina el sarro de las bolsas periodontales?

Si no eliminamos el sarro que se acumula por debajo de las encías en las bolsas periodontales, podemos llegar a perder todos nuestros dientes.

Una vez el sarro se acumula debajo de la encía se desarrollará la llamada “bolsa periodontal”. Donde las bacterias gozarán de unas condiciones idóneas que les permitirán seguir desarrollándose y afectar tanto al teido gingival como al hueso de la encía. Cuya función no es otra que hacer de sostén de las piezas dentales.

Cuando se ignora la gingivitis y no se trata debidamente, esta puede evolucionar hacia un estadio más complicado. La inflamación gingival avanza hacia la raíz formando bolsas periodontales y causando la llamada “piorrea”.

En esta atmósfera, las bacterias de la periodontopatía tienen la situación ideal para desarrollarse y empezar a destruir las estructuras que sostienen el diente. Por eso, cuando esto sucede es necesario aplicar un tratamiento periodontal para eliminar las bacterias adheridas a la raíz del diente y limpiar las encías donde se ha acumulado el sarro dental.

Si deseas hacer una valoración de tu estado de salud bucodental y de tus encías. Puedes consultar con los dentistas de Propdental. Estamos en Madrid Centro, Barcelona y Badalona.

PEDIR CITA
TE LLAMAMOS

Llámanos
Pide cita