Prognatismo Mandibular

El prognatismo mandibular es un tipo de maloclusión que se caracteriza por la protrusión de la mandíbula inferior respecto del maxilar superior, provocando que los dientes inferiores estén más avanzados que los de arriba. Este problema puede estar causado por una malformación esquelética de la mandíbula, una mala alineación de los dientes, o ambas situaciones.

¿Qué casa el prognatismo mandibular?

A pesar de ser menos común que otras maloclusiones como la sobremordida, el prognatismo mandibular afecta entre el 1 y el 3% Se trata de un problema que suele ser hereditario que tiene el origen en una mandíbula inferior demasiado grande o una mandíbula inferior demasiado pequeña. De todos modos, la malformación o mala colocación de los dientes también puede provocar el problema.

El prognatismo mandibular también puede deberse a malos hábitos: el empuje de la lengua o la respiración oral suele empujar los dientes inferiores hacia adelante, lo que puede comportar un cambio en la mandíbula durante la niñez. Loa malos hábitos alimenticios también pueden contribuir al problema. Los niños que sufren alergias o congestión nasal tienden a respirar por la boca, forzando la lengua a descansar apoyada en los dientes inferiores y aumentando las probabilidades de desarrollar este tipo de maloclusión.

Complicaciones del prognatismo mandibular
Un prognatismo extremo provoca una anormalidad en la forma de la cara caracterizada por una barbilla muy pronunciada. Además del problema estético, el prognatismo mandibular también puede provocar otros problemas, incluyendo la dificultad para masticar, tragar o hablar. Los problemas de mordida causados por el prognatismo puede desgastar el esmalte dental, aumentando las posibilidades de desarrollar una caries dental u otros problemas dentales. Además, también está relacionado con los problemas temporomandibulares.

Tratamiento del prognatismo mandibular para niños
La única forma de solucionar el prognatismo mandibular es con la intervención profesional. Como antes se actúe, más opciones habrá de evitar la cirugía dental en el futuro. La edad ideal para iniciar el tratamiento es a partir de los 8 años. En esta edad, las mandíbulas de los niños todavía se están formando, de modo que son más fáciles de remodelar.

Si crees que tu hijo puede sufrir prognatismo, llévalo al ortodoncista de Propdental para que le evalúe. En caso que se confirme el problema, puede que se lleve a cabo alguno de los siguientes tratamientos o técnicas:

  • Un expansor de mandíbula superior: es un aparato de plástico que se fija a la mandíbula superior que sirve para expandir la mandíbula superior. Se utiliza una llave para ir ensanchando el aparato a medida que crece la mandíbula, un procedimiento que suele requerir un año.
  • Una máscara facial anti prognatismo: se coloca alrededor de la cabeza y aplica una fuerza en la mandíbula inferior para ir colocándola poco a poco en su sitio.
  • Una mentonera: se trata de un aparato ortodóntico externo que se enrolla alrededor de la cabeza y aplica fuerza en la barbilla para recolocarla en su posición ideal.

No todos los tratamientos eliminan la necesidad de realizar una cirugía en la edad adulta. En los casos en que el prognatismo es leve o dental (que afecta más a la posición de los dientes que a la mandíbula) el dentista quizá prefiera no realizar ningún tratamiento durante la niñez y tratarlo con un tratamiento ortodóntico convencional en el futuro. En cualquier caso, el tratamiento ortodóntico suele ser indispensable.

El tratamiento del prognatismo mandibular en adultos es bastante limitado. Una vez la mandíbula se ha formado por completo, los expansores mandibulares o las máscaras, no surgen ningún efecto. Si el problema se debe a la estructura esquelética, normalmente se requiere una cirugía. En esta intervención, se pueden mover tanto la mandíbula inferior como superior para conseguir una mordida perfecta. Esta intervención se realiza en un hospital con anestesia general por parte de un cirujano oral. Puede que se requiera el uso de ortodoncia tanto antes como después de la intervención.

Si el prognatismo solo es dental, seguramente se pueda evitar la cirugía. En este caso la ortodoncia será el tratamiento ideal para solucionar el problema. En caso que exista un apiñamiento dental severo, puede que sea necesario realizar alguna extracción dental previamente.

Nunca es tarde para corregir el prognatismo mandibular.

Autor

Dr Dario Vieira Pereira

Autor del texto: Dr Dario Vieira Pereira

Licenciado en odontología. Se ha especializado con el Máster en Cirugía e implantología por la Universidad de Barcelona, y completó su formación con el Diploma de Estudios Avanzados en la Facultad de Odontología de la misma Universidad. Licenciado en Odontologia 1996-2001 Master de cirugía bucal e implantología bucofacial, Facultad de odontología, Universidad de Barcelona 2001-2004 Diploma de estudios avanzados del Doctorado con clasificación de excelente 2006.

Tratamientos relacionados con Prognatismo Mandibular

Pide tu primera cita de valoración sin coste

La primera visita es totalmente gratuita y sin compromiso. Disponemos de pagos aplazados y financiación sin intereses.