Bulimia

Las personas con bulimia u otros trastornos de la alimentación pueden sufrir desmineralización del esmalte y destrucción de la estructura de los dientes.

Bulimia nerviosa y desmineralización de los dientes

Muchos de los comportamientos asociados con la anorexia nerviosa y la bulimia nerviosa, como los atracones, vómitos autoinducidos. Y el uso de diuréticos o laxantes provocan problemas en los dientes.

Por ejemplo, los episodios repetidos de vómito, que es común en las personas con bulimia. Liberan ácidos estomacales nocivos que pasan a través de la boca.

Pueden erosionar el esmalte dental, provocando caries dentales y pérdida de dientes.

desmineralización del esmalte dental por bulimia

Cepillarse los dientes después de vomitar en realidad es más dañino que uno podría pensar. Lo más recomendable es lavar a fondo con una solución neutra, como el bicarbonato de sodio y agua.

Consecuencias orales de la bulimia

La bulimia nerviosa es un trastorno alimenticio que es especialmente destructivo para el esmalte de los dientes.

El sistema digestivo contiene ácidos fuertes que descomponen los alimentos. Cuando la persona vomita para expulsar la comida del cuerpo, estos ácidos desmineralizan y destruyen el esmalte de los dientes.

Con el tiempo, pérdida de estructura dental por la desmineralización del esmalte de los dientes puede ser considerable haciendo los dientes más frágiles a la fractura, se erosionan y son sensibles a la temperatura.

Otras consecuencias de la bulimia a nivel oral se debe a que las glándulas salivales pueden inflamarse. Los labios volverse secos y agrietados, y experimentar síntomas de boca seca.

Consecuencias de la anorexia y la bulimia en la cavidad oral

Los trastornos relacionados con la conducta alimentaria han aumentado en los países desarrollados preocupamente en los últimos años.

Se calcula que unos 400.000 jóvenes y adultos en España presentan anorexia o bulimia, aunque el registro de estos trastornos es complicado ya que muchos afectados no comunican su enfermedad públicamente.

La bulimia y la anorexia no hace distinción entre hombres y mujeres, niños jóvenes y adultos, clases sociales,… Aunque sí se puede observar una leve prevalencia en mujeres de entre 12 y 25 años.

¿Qué son la anorexia y la bulimia?

La anorexia es un trastorno alimentario que causa que las personas pierdan peso de lo que se considera saludable o normal para su edad y estatura.

Las personas con anorexia tienen mucho miedo a aumentar su peso, incluso cuando están en un peso insuficiente.

Las personas con anorexia limitan su alimentación al extremo pudiendo llegar a un estado de inanición.

La bulimia y la anorexia son similares y pueden presentarse ambas en la misma persona alternándose.

En el caso de la bulimia quien la padece se da grandes atracones de comida y después trata de compensar ello con medidas insanas o drásticas, como provocándose el vómito.

Ambos trastornos originan estragos psicológicos y físicos no solamente en quienes los padecen, sino también en aquellos que están a su alrededor como son los familiares.

El tratamiento dental profesional adecuado es clave para superar estos trastornos. No se tratará solamente de recuperar un peso sano, sino de seguir un tratamiento psiquiátrico.

Este tratamiento podrá ser largo y deberá tener como fin la total autoaceptación total de la persona.

Será clave enseñar al paciente unos correctos hábitos de vida saludable y conseguir que tenga un control responsable sobre su alimentación.

Una correcta alimentación está íntimamente relacionada con una sana y buena salud oral.

Tras la recuperación, los efectos de estas pueden quedar de forma permanente en su cuerpo y dentición.

Estos dos trastornos alimentarios tienen efectos muy negativos en la salud buco-dental.

Efectos de la anorexia y la bulimia en la salud buco-dental

La cavidad oral es una de las partes más afectadas por la anorexia y la bulimia.

Ello se debe mayormente al acto de provocar el vómito y al estado de desnutrición que caracterizan los trastornos alimentarios.

Los principales efectos de la anorexia y la bulimia en la cavidad oral son:

Fracturas y desgastes dentales

El vómito es el principal causante de los desgastes en las piezas dentales. Los ácidos del estómago dañan irreversiblemente el esmalte dental al realizar este.

Aunque en un principio es la cara lingual y palatina de los dientes la más afectada por el vómito, progresivamente el ácido gástrico va dañando progresivamente todas las estructuras y caras dentales.

El vómito provoca el desgate prematuro y la pérdida de tamaño de las piezas dentales.

Con el paso del tiempo, las piezas dentales debilitadas, serán más frágiles y podrá ser habitual la fractura de estas.

Caries

Un nivel de defensas bajo combinado con una mala alimentación rica en azúcares será un nicho propicio para la aparición de caries.

Muchas personas que padecen anorexia o bulimia consumen bebidas con un alto contenido en azúcar ya que estas son saciantes. También es común la ingestas de bebidas ácidas por el mismo motivo.

Un esmalte dental debilitado por el acto de vomitar también será más frágil ante el ataque de las bacterias causantes de la aparición de la caries dental.

Hipersensibilidad dental

La desaparición del esmalte dental o su daño progresivo consecuencia del vómito dejará a la vista la dentina dental provocando una hipersensibilidad.

Esta hipersensilidad se agudizará cuando los dientes entren en contacto con alimentos fríos, calientes, ácidos o dulces. También podrá mostrarse durante el cepillado dental.

Retracción gingival

Los pacientes bulímicos cepillan normalmente sus dientes muchas veces al día y ello puede provocar la retracción gingival, más si el cepillado es agresivo o fuerte.

En algunos casos la retracción gingival pude llegar a dejar a la vista el tercio radicular del diente que además de ser un problema estético, provocará una gran hipersensibilidad dental.

Pérdida prematura de los dientes

El estado de inanición o desnutrición al que es capaz de llegar el enfermo puede provocar la pérdida de las piezas dentales demás de osteoporosis.

La pérdida de piezas dentales será originada por la falta de nutrientes en el organismo.

La osteoporosis afecta directamente a las estructuras óseas maxilares que son fundamentales en el soporte dental.

¿Son detectables estos trastornos en la consulta dental?

Sí, son detectables.

El dentista, debido a su formación y experiencia, es capaz de detectar estos trastornos alimentarios en una exploración oral.

En ocasiones, es el dentista el primero en advertir signos de estos trastornos en los pacientes.

Hay que tener en cuenta también que ciertos desgastes dentales y retracciones gingivales pueden tener como causa el bruxismo o/y un cepillado inadecuado. Estos se manifiestan con ligeras diferencias.

Los desgastes dentales en el bruxismo son más regulares que los provocados por el vómito.

Asimismo, los desgates provocados por el vómito afectan a toda la estructuras dental, mientras que los provocados por el bruxismo se localizan en la cara oclusal del diente.

¿Cuáles serán los tratamientos clínicos en los pacientes recuperados?

Una vez el estado de salud de la persona se ha restablecido, será preciso acudir al dentista para que este valore los efectos de dichos trastornos alimentarios en las estructuras dentales.

En la consulta dental se establecerá el tratamiento dental más adecuado en cada caso.

Si el paciente presenta la ausencia de piezas dentales se valorará la rehabilitación de los espacios edéntulos (de los dientes ausentes) mediante la colocación de implantes, si el estado óseo es correcto, o mediante la realización de prótesis fijas o re-movibles.

Las piezas dentales presentan caries estas se deberán valorar correctamente y tratar con celeridad.

Si las caries son pequeñas será preciso realizar obturaciones. Si por el contrario estas son grandes y hay afectación pulpar o del nervio dental, se deberá proceder a realizar endodoncias y posteriormente restaurar dichas piezas.

Se deberán controlar las retracciones gingivales y enseñar técnicas correctas de cepillado dental. En el caso de retracciones graves, se podrá considerar un injerto de encía.

Cualquier tratamiento dental, para que tenga éxito, será preciso que la persona esté completamente recuperada de su trastorno alimentario.

El dentista tendrá un papel clave en estos trastornos ya que recuperar la estética y la salud buco-dental aumentará la auto-estima en dichas personas.

Tratamiento dental de la bulimia

El cepillado dental después del vomito es desaconsejado en Clínicas Dentales Propdental ya que el esmalte dental esta más susceptible a la abrasión después después de la exposición al ácido de los vómitos.

El uso profiláctico de fluor puede ayudar a mineralizar el diente y protegerlo de los efectos de la desmineralización. Las pastas desensibilizantes también pueden ser una solución provisional a la sensibilidad dental que sufren los dientes erosionados.

El tratamiento de los dientes erosionados por bulimia se hace con empastes de composite para reemplazar las zonas donde el diente ha perdido estructura reemplazando el esmalte destruido por el ácido de los vómitos.

En casos de erosiones extremas puede ser necesario la protección del diente con coronas o prótesis dentales.

PEDIR CITA
TE LLAMAMOS

Te llamamos
Pide cita