CLÍNICAS DENTALES EN BARCELONA
PIDE CITA AHORA
934 914 914
Español Français English
Inicio » Periodonto

Periodonto

Las enfermedades periodontales forman un grupo de cuadros clínicos, de carácter infeccioso, localizados en la encía y periodonto.

Estos cuadros pueden ser lesiones inflamatorias reversibles o también poseer una elevada capacidad destructiva local.

periodontoPara poder entender su causa, inicio, evolución y tratamiento de las enfermedades periodontales necesitamos primero conocer las características anatómicas de los tejidos donde se producen. El periodonto está formado por los tejidos que protegen, rodean y soportan a los dientes:
• Encía
• Hueso alveolar
• Ligamento periodontal
• Cemento radicular.

Periodonto

El periodonto está dividido en dos compartimientos bien diferenciados, y las fibras conectivas supracrestales quedan en medio:

  1. El compartimiento coronal: está formado por el epitelio gingival, el epitelio del surco, el conectivo gingival y el epitelio de inserción. Su función es proteger a los tejidos periodontales profundos y se encuentra en permanente situación de alerta. Llegado el caso también defiende a los tejidos frente a la presencia de una masa bacteriana incompatible con la salud del periodonto.
  2. El compartimiento apical: está formado por el hueso alveolar, el cemento y el ligamento periodontal, los cuales pueden destruirse si se produce una agresión bacteriana que destruya los límites del compartimiento coronal. Además este compartimiento tiene una protección externa (epitelio gingival y mucosa alveolar).

Ligamento periodontal

El ligamento periodontal se encuentra en el espacio que hay entre el hueso alveolar y la raíz del diente (unos 0.3mm). Esto quiere decir que, a diferencia de otras especies animales, nuestros dientes no están unidos al hueso de forma anquilosada. En el espacio periodontal existen además, vasos y nervios, y células capaces de diferenciarse y dar origen a fibroblastos, cementoblastos y osteoblastos. Nuestras técnicas de regeneración periodontal se basan en esta capacidad neoformadora.

Los tratamientos de ortodoncia se basan en los mecanismos que hacen que el diente pueda movilizarse dentro del seno alveolar, y éste, a su vez, es también capaz de ensancharse o estrecharse de acuerdo con las presiones/tensiones que se ejerzan sobre el diente. Estos mecanismos se dan gracias a que el ligamento periodontal está formado por fibras conectivas que unen el diente con el hueso alveolar.

Cemento radicular

El cemento radicular es un tejido parecido al hueso y su función principal es anclar de manera sólida (pero no rígida) el diente al hueso alveolar, a través de las fibras de tejido conectivo del ligamento periodontal. En general, el cemento que está en la raíz, es acelular y fibrilar. Aunque en ocasiones puede contener células y fibras en su seno.

Hueso Alveolar

El hueso alveolar forma parte de los maxilares, y existe como consecuencia de la presencia de los dientes. Está formado por:

  1. Una cortical externa vestibular y otra lingual-palatina.
  2. Una cortical interna, a la cual llamamos lámina dura, y la podemos ver en una imagen radiográfica rodeando la raíz dentaria. Constituye el alvéolo donde se aloja el diente.
  3. El hueso trabecular: está entre ambas corticales. La cresta alveolar es el límite coronal del hueso alveolar. El contorno del hueso alveolar a nivel de la cresta sigue el contorno correspondiente de la línea amoelocementaria de los dientes y está genéticamente determinado, por lo que su remodelado durante la cirugía periodontal no tiene mucha razón de ser.