CLÍNICAS DENTALES EN BARCELONA
PIDE CITA AHORA
934 914 914
Español Français English
Inicio » Problemas dentales: ¿Cómo afecta el estrés a la salud oral?

Problemas dentales: ¿Cómo afecta el estrés a la salud oral?

Publicado por Imma Roca el 5 noviembre 2017 en Actualidad

El estrés es una situación donde se el cerebro tiende a sobrecargarse con problemas y deberes. Una vez comenzamos a buscar una solución efectiva y rápida en demasiado poco tiempo sin meditar nuestros actos corremos el riesgo de sufrir ataques de pánico y ansiedad.

El estrés es un problema que cada día afecta a más personas, motivado por la enorme responsabilidad que nos impone nuestra sociedad.

El estrés puede afectar a nuestra salud de muchas maneras, y ninguna de esas formas es algo bueno. Relacionamos el estrés con problemas de salud, trastornos de ansiedad, depresión, colesterol alto y tensión alta. Todo esto puede desembocar en problemas mucho más graves.

Entre las complicaciones que estamos comentando también hay que comentar que unos niveles altos de estrés también pueden afectar a la mandíbula y a los propios dientes. El motivo es más simple de lo que podamos creer, ¿quieres saberlo?

Cómo afecta el estrés a la salud oral

El estrés es capaz de hacer que el paciente, mientras está sometido a presión, realice apretamiento dental de forma involuntaria.

Esta fuerte mordida incontrolada se puede catalogar como el llamado bruxismo diurno, pese a que el estrés también es capaz de ocasionar bruxismo nocturno.

El bruxismo diurno no nos causará un daño excesivo en la boca siempre y cuando sea leve, pero en los casos contrarios puede erosionar los dientes hasta que ocasione roturas y fisuras dentales.

Lo que estamos comentando puede ocasionar problemas de mayor gravedad, además de una sensibilización dental excesiva por el desgaste dental que se ocasiona en el esmalte.

Hay que tener en cuenta que el esmalte no se regenera, y que una vez que lo perdemos sentiremos sensibilidad dental entre otros problemas.

En cuanto a la afección mandibular se han relacionado dos problemas de forma directa con el estrés. En el primer caso encontramos el síndrome de la articulación temporomandibular, así como el dolor disfuncional miofacial.

Aunque estas no son técnicamente enfermedades como tal, sí que estos desórdenes llegan a ser tan o más problemáticos que una patología.

El TMJ está caracterizado por hacer sentir un dolor leve al paciente, pero se mantiene durante mucho tiempo.

Por otro lado, el MPD es un trastorno parecido, peor este no sólo hace referencia a los ligamentos o a las articulaciones, sino que también es referido para molestias o dolores dentales originados por el estrés. Esta puede ser una sensación de tirantez aguda en la piel debido a que la zona ha estado tensa.

El estrés es más problemático de lo que creemos

Pese a que todavía no sabemos el motivo, este tipo de desorden se encuentra con más facilidad en las mujeres jóvenes, aproximadamente las que tienen entre 20 y 30 años.

Los síntomas que encontramos con una mayor frecuencia pasan por un click cuando abrimos o cerramos la mandíbula, así como la incapacidad de abrir esta por completo. También los pacientes han referido sensación de tirantez en las mejillas.

Cuando el paciente experimenta este tipo de sintomatología debe acudir cuanto antes al dentista y al médico de cabecera para que diagnostiquen qué ocurre, sobre todo si esta problemática no se soluciona por sí misma rápidamente.

A continuación ofreceremos algunos consejos simples para que hasta que el médico o el dentista hayan ofrecido su diagnóstico, el paciente pueda ir realizándolos él mismo.

Pasaremos a ejercer un suave masaje en la zona donde estamos sintiendo el dolor. Si la tirantez o el dolor persisten, tendremos que repetir este masaje durante el día o durante el periodo en el que las molestias estén presentándose.

Deberemos intentar dar esquinazo a cualquier situación que pueda estresarnos. Si bien este es un consejo que sabemos que no siempre podremos tener en cuenta, existen algunas formas de relajación que serán beneficiosas.

El ejercicio: tu mejor aliado contra el estrés

Ejercicio físico incorporado a la rutina diaria puede ser una gran idea gracias a las tensiones que este libera, además de contar con unos efectos muy positivos en los pacientes que presentan ansiedad.

Aquellos pacientes que no puedan realizar ejercicio físico también pueden optar por otro tipo de actividades que se recomienden para relajarse, tanto como la meditación e incluso las técnicas de iniciación al yoga.

En caso de darse cuenta de que en determinadas situaciones rechina los dientes es fundamental dirigirse a su dentista de confianza. Él diagnosticará el estado de sus piezas dentales y le recomendará la opción de usar las férulas orales para utilizar. En caso de que esto no sea suficiente para solventar el bruxismo diurno, por lo menos podremos evitar los efectos del bruxismo nocturno, que puede llegar a ser más problemático que el primero.

Más allá de los efectos directos sobre la salud oral que comentábamos con anterioridad, el estrés también puede dañar directamente a nuestra sonrisa.

Hay que tener en cuenta que un alto nivel de estrés es capaz de hacer bajar bruscamente las defensas en nuestro cuerpo, por lo que este es el momento perfecto para las bacterias, ya que es cuando más fuertes pueden hacer reproduciéndose.

La boca es un estupendo contenedor de bacterias debido al ambiente caliente y húmedo, pero si le sumamos el factor del estrés y todo lo que éste conlleva encontramos como este ambiente hace que se multipliquen, creando el sarro.

En este tipo de casos donde tengamos sarro acumulado deberemos acudir a la clínica dental para que nos realicen una limpieza dental profesional. Allí también podremos comentarle nuestros problemas orales al dentista y él nos sabrá guiar acerca de cuáles son las medidas que más nos conviene tomar.

Comentarios

Aún no hay comentrarios para "Problemas dentales: ¿Cómo afecta el estrés a la salud oral?"

    Deja tu comentario