CLÍNICAS DENTALES EN BARCELONA
PIDE CITA AHORA
934 914 914
Español Français English
Inicio » Dolor posquirúrgico: ¿Cuáles son los factores que inciden?

Dolor posquirúrgico: ¿Cuáles son los factores que inciden?

Publicado por Dr. Dario Vieira el 2 enero 2016 en Odontologia

Los factores más importantes que inciden en la calidad e intensidad el dolor tras la cirugía bucal son aquellos que ocasionan un mayor grado de lesión tisular, y por ende, de inflamación. El dolor posquirúrgico comienza inmediatamente después de que la anestesia haga efecto, y se estabiliza al alza durante el primer día. En función del grado de inflamación, el segundo y tercer días pueden ser los de mayor dolor. Cuando éste hace acto de presencia después de las primeras 24 horas, o aumenta en los días siguientes, podemos hablar de dolor posquirúrgico tardío, secundario siempre a alguna de las complicaciones habituales: Infección, alveolitis, hemorragia o lesión neural.

Factores incidentes en el dolor posquirúrgico

Martínez y sus colaboradores encontraron una relación estadísticamente significativa entre el grado de despegamiento mucoperióstico, la cuantía de la osteotomía y el dolor postoperatorio tras cirugía del tercer molar. También encontraron significación estadística entre el trismo, la inflamación y el grado de dolor; es decir, que corroboraron el hecho de que en el postoperatorio tras cirugía oral, el dolor y la inflamación, aunque son dos entidades clínicas bien diferenciadas se manifiestan de forma pareja.

Otras variables estudiadas que pueden condicionar la mayor presencia de dolor postoperatorio son la inexperiencia del cirujano y del ayudante. Berger y Gilhuus – Moe estudiaron a 50 pacientes tratados, la mitad por generalistas y la otra mitad por cirujanos orales. Los pacientes que fueron tratados por los generalistas tuvieron una mayor incidencia de alveolitis, cicatrización por segunda intención y más dolor, si bien no existieron diferencias significativas en el grado de inflamación y trismo. En este mismo sentido, Capuzzi y sus colaboradores analizaron los factores que incidían en el dolor y la inflamación tras cirugía del tercer molar en 146 pacientes, y concluyeron que los únicos datos estadísticamente significativos encontrados fueron la inexperiencia del cirujano (hubo menos dolor en los casos tratados con cirujanos con más experiencia), la edad (a mayor edad, mayor dolor) y el sexo (las mujeres tuvieron más dolor que los varones). Este último dato también fue observado por Fisher y colaboradores, que no obstante concluyeron que podía ser debido a la mayor “honestidad” de las mujeres al confesar el grado de dolor que éstas presentaban. Sin embargo, la variación de dolor en función del sexo no tiene una base sólida de fundamento y otros autores, de hecho, no encontraron diferencias en sus estudios.

Con respecto a la mayor presencia de dolor en aquellos pacientes con antecedentes de pericoronaritis antes de la extracción del cordal no se encontraron diferencias significativas entre este grupo y aquellos que no presentaban antecedentes infecciosos. En este sentido, Capuzzi y sus colaboradores tampoco obtuvieron diferencias significativas en el grado de dolor postoperatorio entre pacientes que recibieron antibióticos preoperatorios y los que no. A su vez, Lombardía y sus colaboradores indicaron que la profilaxis antibiótica antes de la cirugía no mejoraba de forma significativa las secuelas postoperatorias (hemorragia, dolor, celulitis y alveolitis), aconsejando de este modo esta medida únicamente para aquellos pacientes con disminución de sus defensas.

Uno de los datos más importantes al evaluar el dolor postoperatorio parece ser el grado de lesión tisular, así como el tiempo total de la intervención. Lombardía y colaboradores encontraron una estrecha relación existente entre el dolor postoperatorio y la dificultad habida en el acto quirúrgico de la extracción. De tal forma que hubo más dolor cuanto mayor fue el colgajo, el despegamiento mucoperióstico y el tiempo de ostectomía. También hubo más dolor, estadísticamente significativo, en aquellos casos en los que no se hizo odontosección que en los que no (quizás debido a que los casos que requieren de odontosección son los intrínsecamente más complicados).

Pese a que no parece claro que el grado de impactación, la dificultad de extracción y la cuantía de lesión tisular influyen de forma importante en el dolor postoperatorio, algunos autores en cambio no encontraron una relación clara entre el tiempo total de la intervención y el dolor posquirúrgico, cuando lo lógico sería pensar que, a mayor grado de dificultad, mayor tiempo operatorio, y por lo tanto mayor dolor. Otro dato aportado por los autores es que las mujeres presentan más trismos que los varones; datos que sin embargo no ha sido corroborado.

También se han apuntado como factores que inciden en la calidad del dolor, si los pacientes son fumadores, el grado de la dificultad de la extracción, y sobre todo un factor al que prácticamente ningún paciente es ajeno: El grado de ansiedad. La importancia del componente psicológico en la percepción del dolor en los pacientes subsidiarios de tratamiento odontológico ha sido apuntada por diversos autores habiéndose comprobado cómo el grado de ansiedad influye de forma importante en el tiempo de intervención, inflamación y por lo tanto en el dolor posquirúrgico. La importancia del componente psicológico fue destacada por Vallerand y colaboradores, que estudiaron dos grupos de pacientes, uno de los cuales recibió información exhaustiva sobre su intervención, sus secuelas y su mejor tratamiento analgésico. Este grupo fue debidamente informado, presentó un postoperatorio mucho más satisfactorio que el otro, si bien el número de analgésico utilizado fue similar en ambos grupos.

Un tratamiento que conlleva una operación deberá ser tratado de forma cuidadosa antes, durante y después. En caso de tener un error en cualquiera de estas tres fases podríamos agravar la salud del paciente, por lo que será necesaria la máxima diligencia clínica. Deberemos estar especialmente atentos a los síntomas postoperatorios, y es que podrían evolucionar en nuevos problemas que terminen por alargar el tratamiento odontológico.

Seguir unas pautas básicas nos asegurarán el correcto seguimiento de los periodos postoperatorios. En las Clínicas Propdental no escatimamos esfuerzos para seguir de la forma más adecuada posible un tratamiento posterior a la intervención quirúrgica que vele por la salud, tanto oral como general, del paciente que ha decidido ponerse en nuestras manos. En el caso de necesitar cualquier información acerca de un tratamiento con cirugía sólo tendrá que dirigirse a cualquiera de las Clínicas Propdental, donde un especialista le indicará cuáles son los pasos que debe seguir para solventar la patología que tenga. Confiar en las Clínicas Propdental es garantía de confianza, gracias a sus miles de casos tratados de forma satisfactoria cada año. Acude a las Clínicas Propdental. ¡Vuelve a confiar en tu sonrisa!

Comentarios

Aún no hay comentrarios para "Dolor posquirúrgico: ¿Cuáles son los factores que inciden?"

    Deja tu comentario