CLÍNICAS DENTALES EN BARCELONA
PIDE CITA AHORA
934 914 914
Español Français English
Inicio » Patologías orales: ¿Qué es la atrición?

Patologías orales: ¿Qué es la atrición?

Publicado por Dr. Dario Vieira el 15 enero 2016 en Odontologia

¿Qué es la atrición? Esta es una pregunta que se hace mucha gente. La atrición hace referencia al desgaste de forma paulatina y a la fisiología de los dientes por el roce de estas con otras durante la masticación. La atrición fisiológica termina por ser la consecuencia de que nuestros dientes acaben envejeciendo, y es que sobre la superficie de los dientes nuestro cuerpo no crea ninguna “reparación natural”, a diferencia de lo que sí sucede en nuestra piel, en las que se crean nuevas capas queratinizadas de modo natural y automático. Esto es debido a que las células encargadas de formar el esmaltes dental (los llamados ameloblastos) terminan por perderse cuando concluye la odontogénesis.

Tipos de atrición

Atrición de origen fisiológico

La atrición por origen fisiológico suele ocurrir en los aquellos puntos en los que una pieza dental se pone en contacto con otra: ya sea en las caras oclusales de premolares y molares, así como en los bordes incisales de incisivos y caninos, existe cierto desgaste de las mismas piezas, a consecuencia de un roce producido entre los dientes; pese a que también los pequeños movimientos que una pieza dental realiza en el interior de su alvéolo trae consigo como consecuencia el que termine por producirse una especie de fricción contra el diente contiguo a este, justo en el nivel del punto de contacto, de modo que, con el paso del tiempo, este contacto puntual en el que ambos dientes establecen con sus caras proximales de morfología convexa, termina por convertirse, paulatinamente, en una superficie plana.

La importancia de la atrición de origen fisiológico depende, en buena forma, de los factores como puede ser la potencia que ejerzan los músculos durante el proceso de masticación, así como los tipos de hábitos masticatorios del paciente o la dureza y la capacidad de abrasión de los alimentos que componen nuestra dienta.

No nos equivocamos si afirmamos que, a lo largo de los procesos de civilización que la raza humana ha pasado, hemos reducido de modo exponencial la atrición de origen fisiológico que podíamos encontrar en los dientes. El simple hecho de cocer los alimentos que nuestras preferencias actuales de comidas que son poco fibrosas y que tienen cada vez una textura más blanda crea muy poca carga de trabajo masticatoria, así que los procesos de digestión se pueden realizar de un modo mucho más fácil de lo que antaño se hacían.

El desgaste oclusal fisiológico de la dentición se ve compensado gracias a la erupción continuada que los mismos tienen, así como por la aposición de cemento a nivel de los ápices de las raíces. De este modo, lograremos conservar la dimensión vertical (la distancia que existe entre las dos arcadas). Por otra parte, el desgaste inteproximal al que los dientes se ven sometidos se ve compensado gracias a la migración mesical que estos tienen, y con ellos logramos evitar de esta manera el empaquetamiento de comida en los espacios interdentales.

Atrición de origen patológico

Pese a lo que comentábamos con anterioridad, también se producen situaciones donde el desgaste fisiológico se encuentra incrementado. Es entonces cuando tenemos que hablar de atrición o de desgaste de origen patológico de las piezas dentarias. Una de las causas que pueden hacer que se termine por llegar a este momento es que, fundamentalmente, suframos de bruxismo. ¿Qué es el bruxismo? Es una problemática que consiste en apretar o rechinar los dientes, ya sea de forma voluntaria o involuntaria durante algunas de las fases del suelo, y también puede ocurrir por maloclusiones, así como factores psicológicos, etc… En algunas ocasiones donde encontremos una ligera xerostomía asociada, también podría ocurrir que la atrición se aumente todavía más, debido a la pérdida del efecto lubricante que la saliva tiene en nuestra cavidad oral. En otros tipos de civilizaciones, el aparato estomagnático se usa para otro tipo de funciones diferentes a la masticación de los alimentos: en la india Por ejemplo podemos encontrar la costumbre de masticar la nuez del bedel envuelta en tabaco, con una mezcla de cal viva y arena. Este es el último componente de la mezcla que logra que se produzca un desgaste de valores más que considerables de la superficie oclusal de los dientes. Del mismo modo, aquellas mujeres que son de origen esquimal facilitan el encurtido de la piel de los animales que consiguen mediante la caza mediante el masticado de la misma. Esto provoca un enorme desgaste en el sector anterior de la dentadura.

Las lesiones que pueden producirse en la dentadura en casos de la atrición de origen patológico suelen limitarse a las superficies oclusal, lingual (en los dientes anterosuperiores), incisal, e interproximales. Pese a que en un principio encontramos facetas en las cúspides y en las crestas marginales. Poco a poco la sustancia dental se va perdiendo, y cuando se termina por completo la capa más externa del esmalte el desgaste sigue continuando por la parte de la dentina, de modo que aparece en este estadio una zona superficial que cuenta con un color amarillo brillante, correspondiente a la dentina esclerosada. Como la dentina posee una dureza menor, las superficies oclusales, sobre todo de los molares inferiores, pasan a tomar un aspecto cóncavo con una zona periférica de espante, que tiene una altura mayor que la dentina. Los tejidos duros dentarios entonces reaccionan a este proceso destructivo del diente por medio de la esclerosis de los túbulos dentarios (que se llama hipercalcificación tubular) y la aposición de neodentina en el techo de la cámara pulpar. De esta forma, el tamaño que tiene la cámara pulpar y el calibre que tienen los conductos radiculares se ven reducidos, pudiendo llegar a dificultar inclusive gravemente, e incluso imposibilitar el tratamiento endodóntico. En algunas ocasiones, también puede producirse un aumento de la formación de cemento en el ápice radiográfico. Si este desgaste sigue continuándose sin remediarlo, puede aparecer la llamada hiperesia dentinaria, e incluso una pulpitis aguda, antes de una exposición pulpar.

Tratamiento de la atrición

El tratamiento que deberemos seguir para frenar este problema siempre será etiológico, mediante la supresión de los malos hábitos, o la realización de una férula oclusal, para de este modo conseguir frenar el bruxismo, o por lo menos, proteger la dentadura de sus efectos negativos inmediatamente. En el momento en el que esto se consiga, podremos plantearnos realizar la llamada rehabilitación oclusal del paciente mediante el tallado selectivo de las interefencias que sean la causa de ese bruxismo, y/o la reposición de las caras oclusales y bordes incisales que hayan podido perderse mediante la incrustación o coronas de recubrimiento total. El empleo de materiales adhesivos sobre las superficies oclusales de la dentición que se haya visto afectada en un intento por eliminar o reducir la hiperesia dentinaria nos llevará inexorablemente al fracaso absoluto, y es que estos terminarán por desgastarse o desprenderse.

En el caso de sufrir un proceso de atrición dental tan sólo tendrás que contactar con tu clínica Propdental más cercana, a fin de que un dentista especialista emita un diagnóstico, para de este modo, poder subsanar tu problema cua

Comentarios

Aún no hay comentrarios para "Patologías orales: ¿Qué es la atrición?"

    Deja tu comentario