CLÍNICAS DENTALES EN BARCELONA
PIDE CITA AHORA
934 914 914
Español Français English
Inicio » Sonrisa joven

Sonrisa joven

En Propdental nos recuerdan que a menudo el contorneado estético se convierte en la antesala de un trabajo más extenso de hacia una sonrisa joven (un tratamiento con carillas dentales o microcarillas de porcelana, por ejemplo), que se puede realizar meses o incluso años después del contorneado dental.

Y que, en cualquier caso, un blanqueamiento dental suele dar un acabado excelente. La combinación de las dos técnicas resulta decisiva para aportar mayor equilibrio y armonía a la expresión del rostro, a través de una sonrisa juvenil y más saludable.

Muchas de las demandas sobre estética dental están directamente relacionadas con pequeñas imperfecciones en la dentadura: anomalías en la forma de los dientes, ligeras fracturas debidas a golpes, dientes astillados o superpuestos, dentaduras castigadas o desgastadas (por el bruxismo, por ejemplo), zonas poco atractivas, manchas.

En cualquiera de estos casos, el contorneado estético puede ser una buena opción para lograr una sonrisa joven.

¿Qué es el contorneado dental?

La remodelación o contorneado dental es un procedimiento de odontología cosmética que tiene que ver con retoques sutiles en el esmalte de los dientes, con vistas a cambiar la forma o la superficie de los dientes y a corregir su proporción en función de lo que desee el paciente (en general, que sus dientes parezcan más jóvenes, limpios y ordenados).

Es un tratamiento estético conservador y no invasivo que permite rejuvenecer la sonrisa.

¿Cómo es el proceso para una sonrisa joven?

Cada contorneado estético es realizado por un especialista en estética dental atendiendo a las particularidades de cada caso individual.

El tratamiento suele empezar mostrando al paciente fotografías de modelos y casos clínicos anteriores, para orientarle y garantizar que se sienta seguro con los resultados.

Una vez pactado el contorneado a realizar para una sonrisa joven, se toman fotografías del paciente con la boca entreabierta. Así, en la primera sesión el especialista elimina las imperfecciones más evidentes y le enseña el resultado al paciente antes de seguir adelante.

A partir de ahí, y hasta que el tratamiento acabe, las fotografías serán una buena herramienta para que el paciente siga la evolución y supervise los resultados. Otras herramientas útiles que suelen aparecer son las imágenes por ordenador, los modelos de estudio diagnóstico o las radiografías.

Se trata de un procedimiento muy delicado, casi artístico, se diría, que exige verdadera maestría a los profesionales. Por ello, el especialista trabaja en condiciones de máxima concentración y prudencia, y con equipo y tecnología de máxima precisión que en su conjunto permitirán al paciente obtener la sonrisa joven soñada.