Inicio > Periodontitis > Recesión gingival

Recesión gingival

La indicación principal para el tratamiento de la recesión gingival son los propios requisitos a nivel de estética dental o sensibilidad.

Las enfermedades periodontales así como otras patologías sistémicas, factores genéticos o situaciones de estrés pueden provocar la retracción de las encías.

El tratamiento consiste primeramente en frenar la causa que ha producido la eliminación de la encía. A continuación, se puede optar por un injerto de encías para cubrir la raíz expuesta del diente.

Las encías retraídas aparte del problema de estética dental puede provocar hipersensibilidad en tus dientes.

Para tratarlo en Clínicas Propdental propondremos el recubrimiento de las raíces expuestas con un injerto de encía del paladar. De esa manera tratamos la sensibilidad al cubrir la raíz y solucionamos el problema de estética que ello suponía para tu sonrisa.

Cirugia de injerto de encía para tratar recesión gingival

Hipersensibilidad dental, caries radicular, problemas estéticos,… son algunos de los problemas y patologías derivados de la retracción mucogingival.

Tratar estas recesiones y controlarlas periódicamente en la consulta dental es capital para una correcta predictibilidad y evolución.

En este artículo te explicamos cómo se puede abordar el problema de las recesiones mucogingivales no solo para recobrar una bonita sonrisa, sino que además, para ganar en salud buco-dental.

Causas de las encías retraídas

¿Porque se retraen las encías? Las encías retraídas localizadas frecuentes en caninos y premolares de la arcada maxilar. Son casi siempre producidas por un cepillado agresivo sobre un periodonto por lo general fino. La recesión gingival también puede ser causada por sarro dental que no se ha removido lo que provoca la destrucción de la encía.

La recesión mucogingival, que aumenta con la edad, puede estar causada por muchas causas o factores:

  • Gingivitis o Periodontitis.
  • Un cepillado dental muy fuerte o agresivo.
  • Mal-posición dental.
  • La ausencia de una pieza o varias piezas dentales y la no rehabilitación de los espacios edéntulos.
  • Bruxismo.
  • Uso de piercings.
recesión gingival por sarro
recesión de encía en el incisivo inferior

Consecuencias de no tratar una retracción gingival

La recesión mucogingival o del tejido marginal gingival es definida como la migración o desplazamiento del margen gingival apical a la unión cemento-esmalte con la exposición del área radicular al ambiente oral.

Esta puede estar localizada en un solo diente o en una sola superficie dental, o por el contrario, puede afectar a varios dientes o a la totalidad de las piezas dentales.

Para corregir estos defectos de la encía y recubrir las superficies dentales radiculares denudadas hay una gran variedad de técnicas quirúrgicas plásticas periodontales.

Para que el tratamiento quirúrgico, es decir, la cirugía mucogingival tenga éxito es imprescindible diagnosticar con exactitud cada caso y su predictibilidad y asimismo, planificar minuciosamente cada tratamiento. El no tratar las recesiones de encías puede comportar:

  • Hiperemia dental.
  • Hipersensibilidad dental (incluso al tacto).
  • Caries radiculares (a nivel de la raíz dental). Estas avanzan muy rápido y deberán tratar con celeridad.
  • Diastemas (donde se acumulará la placa bacteriana).

Epidemiología y etiología de la retracción de encías

Si presentas tus encías retraídas deberías consultar con un periodoncista sin demora.

La retracción de las encías no es normal y no se debe considerar ello como tal sino que nos debe preocupar y hacernos indagar en su causa.

La retracción gingival asimismo, puede estar causada por:

  • La patología periodontal, periodontitis o piorrea.
  • Una gingivitis aguda o grave.
  • Un traumatismo o un golpe en la zona en cuestión de la cavidad oral.
  • Un tratamiento de ortodoncia.
  • Los piercings (En el labio o en la lengua. Estos están totalmente desaconsejados si se pretende preservar una correcta salud buco-dental).
  • El tabaquismo.

Las investigaciones epidemiológicas llegan a la conclusión de que las recesiones gingivales pueden aparecer tanto en pacientes con buena higiene bucal como en pacientes con una higiene deficiente. En los grupos de pacientes con higiene bucal deficiente se encuentran sobretodo personas de más edad, cuyas recesiones suelen comprender todas las superficies dentales e ir, por lo general, acompañadas del desarrollo de patologías.

En los grupos de pacientes con buena higiene oral se encuentran ante todo personas más jóvenes, afectadas principalmente en las superficies dentales vestibulares. En el caso de estos pacientes, la causa principal de la aparición de recesiones gingivales se atribuye a un cepillado traumático y a las maloclusiones.

La etiopatogenia de las recesiones gingivales debe entenderse como un proceso que afecta fundamentalmente a las estructuras anatómicas, el hueso alveolar vestibular y la encía libre situada justo encima de este. Para que pueden producirse recesiones gingivales o de los tejidos blandos tienen que darse previamente dehiscencias óseas. Estas pueden deberse a causas anatómicas, maloclusiones, ortodoncias, procesos inflamatorios, etc. Por el contrario, en el caso de las retracciones secundarias, los responsables son el cepillado excesivo y sobretodo una higiene bucal insuficiente.

Otras posibles causas son la tracción por músculos o frenillos labiales de inserción alta, así como traumatismos ocasionados por el odontólogo durante un tratamiento o bien por el propio paciente. Por último los márgenes subgingivales de restauraciones pueden conllevar recesiones de los tejidos blandos.

En comparación con los biotipos periodontales gruesos, los biotipos delgados parecen entrañar un riesgo más elevado de aparición de recesiones gingivales. Asimismo en la actualidad se debate la posible relación entre el envejecimiento fisiológico del aparato fibroso periodontal y el desarrollo de recesiones gingivales. Por el contrario parece que no existe correlación entre la anchura de la encía queratinizada y la aparición de recesiones gingivales.

Es necesario distinguir entre las hendiduras de Stillman y las recesiones gingivales. Las primeras parecen deberse explícitamente a lesiones de los tejidos blandos. Si bien durante décadas su etiología se ha atribuido a sobrecargas oclusales, hasta la fecha no disponemos de pruebas científicas de ello. En primera instancia, las hendiduras de Stillman deben tratarse de forma conservadora, es decir, procurando la ausencia de la placa bacteriana y sobretodo la eliminación de traumatismo de tejidos blandos responsable (ej. Cepillado excesivamente vigoroso). Así las hendiduras de Stillman, pueden desaparecer espontáneamente, aunque en algunos casos también pueden convertirse en recesiones gingivales.

Tratamiento de la recesión gingival

La solución encías retraídas son técnicas de cirugía estética periodontal como el injerto de tejido conectivo del paladar destinadas a recubrir la raíz denudada.

Los pacientes se quejan a menudo de hipersensibilidad ante estímulos térmicos (especialmente al frio), en dientes con exposiciones radiculares.

Este hecho además de causas incomodidad y/o dolor, puede dificultar una correcta higiene oral para el paciente. Si no hay necesidades estéticas concomitantes, vinculadas a la excesiva longitud de los dientes con las encías retraídas, el tratamiento menos invasivo y por lo tanto de primera elección consiste en la aplicación de agentes químicos locales desensibilizantes. En este sentido, el periodoncista de Clínicas Propdental recomienda la aplicación de sensikin en gel y en spray por 15 días.

encías retraídas
cirugía estética periodontal
tratamiento encías retraídas en Barcelona
Tratamiento de recesión gingival con injerto de encía desde el paladar

Con el fin de corregir los defectos mucogingivales y recubrir las superficies radiculares dentales expuestas existen varias técnicas quirúrgicas, como son:

  • Autoinjertos pediculados. 
  • Autoinjertos de tejidos blandos libres. 
  • Técnicas de cirugía basadas en la regeneración tisular guiada (RTG).
  • Injertos dérmicos acelulares.

Estas técnicas quirúrgicas podrán llevarse a cabo sin problema en la consulta dental por el periodoncista.

Tratamiento de las hendiduras gingivales

Las hendiduras gingivales son grietas en el margen gingival.

Se dividen en hendidura blanca, cuando se interrumpe el grosor gingival completo y hay exposición dentaria/radicular y, roja, cuando la grieta es parcial y queda tejido conectivo cubriendo la superficie dental/radicular.

Cirugía estética de la sonrisa gingival

La sonrisa gingival (exposición mayor de 3 mm de encía en media sonrisa) tiene como causa más frecuente la erupción pasiva alterada, en la cual parte de la corona anatómica queda cubierta por encía debido a que en el proceso de erupción el tejido óseo y/o el componente mucogingival, no hicieron la migración apical.

El tratamiento de la sonrisa gingival puede requerir desde una simple gingivectomía a bisel interno, hasta un colgajo de reposición a nivel apical con o sin osteoplastia.

En los agrandamientos gingivales el margen gingival se encuentra por encima de la línea amelocementaria. Estos agrandamientos pueden ser idiopáticos, o inducidos por una medicación, o bien tener su origen en un proceso inflamatorio crónico.

Las asimetrías gingivales son habituales en el frente anterosuperior y pueden tener un origen similar al de la sonrisa gingival aunque sin afectar a todo el sector anterior sino sólo a parte de él. Se corregirán mediante gingivectomía a bisel interno con remodelado del margen gingival. Pero sin eliminación de hueso alveolar. Sin embargo, cuando las asimetrías gingivales tienen también un componente óseo, es necesario realizar una cirugía a colgajo con remodelado gingival y/o reposición apical del colgajo y osteoplastia.

El margen gingival plano, consiste en la ausencia de papilas interdentarias ya sea de forma generalizada o localizada. El tratamiento requiere casi siempre una técnica quirúrgica de recontorneado gingival y/o del hueso alveolar con reposicionamiento apical.

Post-operatorio tras una cirugía de retracción mucogingival

Tras este tipo de cirugías y la colocación de injertos gingivales, es necesario seguir una serie de pautas y tener ciertos cuidados.

Anota bien:

  1. Evitar o limitar al máximo el realizar movimientos con las mejillas que puedan dañar o presionar las zonas tratadas quirúrgicamente.
  2. No se deberá enjuagar ni escupir.
  3. Por supuesto, no se deberá fumar.
  4. Sigue una dieta fría y blanda.
  5.  No se deberá beber alcohol al menos durante los siguientes cuatro días a esta cirugía.
  6. Mantén una correcta higiene buco-dental. Cepilla bien tus dientes y encías como lo hacías hasta la fecha de la cirugía y ten un especial cuidado en la zona intervenida. (Para cepillar la zona de la cirugía peudes utilizar un cepillo dental quirúrgico o uno muy suave).
  7. Durante las siguientes 48 horas  a la intervención no realices ejercicio físico ni tampoco, realices esfuerzos. (Hacer ejercicios o esfuerzos puede provocar la hemorragia o sangrado en la zona tratada).
  8. Sigue la pauta farmacológica prescrita por el cirujano o el periodoncista.
  9. Si aún siguiendo estos consejos presentas un dolor agudo, una gran inflamación, un mal olor de boca y/o un exudado purulento, acude de urgencias a tu clínica dental con celeridad.

Si presentas inflamación, dolor, sensibilidad… y recesiones en tus encías, debes acudir a un dentista o un periodoncista sin demora. La salud de tus encías es capital para una correcta salud dental.

Desde Clínicas Propdental quedamos a tu entera disposición. Nos puedes encontrar en nuestras clínicas dentales de Madrid, Barcelona y Badalona.

PEDIR CITA
TE LLAMAMOS

Te llamamos
Pide cita