CLÍNICAS DENTALES EN BARCELONA
PIDE CITA AHORA
934 914 914
Español Français English
Inicio » ¿Existen situaciones donde no debemos cepillarnos los dientes?

¿Existen situaciones donde no debemos cepillarnos los dientes?

Publicado por Dr. Dario Vieira el 15 Diciembre 2015 en Odontologia

De buen seguro, todos aquellos pacientes de cualquier clínica dental que nos estén leyendo han escuchado como su dentista de confianza repite, casi a modo de mantra, el “cepíllate los dientes dos veces al día”, “después de cada comida”… ¿Os suena? Si la respuesta es afirmativa estáis de enhorabuena, bien que hace, ya que se preocupa por vuestra salud. Sin embargo, existen algunas situaciones donde un cepillado dental se desaconseja. ¿Te apetece saber cuando? Sólo tienes que seguir leyendo.

En algunas ocasiones, sobre todo cuando estamos exponiendo nuestra boca a las cerdas duras de un cepillo dental o a alguna pasta de diente que sea excesivamente abrasiva en un mal momento podría provocar daño en el esmalte dental y las encías. Pese a que te pueda sonar extraño, un buen cuidado oral puede requerir que te cepilles menos los dientes, es por ello que antes de realizar una rutina de cepillado deberemos tener algunas cosas claras y presentes antes de lanzarnos al cepillado.

Cuando no debemos cepillar nuestros dientes

¿Acabas de comer de forma abundante y decides ir a eliminar los restos de comida mediante el cepillado? Mejor espérate un momento. Algunos líquidos, como aquellos refrescos carbonatados, contienen ácido fosfórico, que se encarga de reblandecer nuestro esmalte de forma temporal. No sólo este tipo de zumos con productos químicos adheridos, alimentos más naturales como puede ser el zumo de naranja ya contiene ácido cítrico, que también puede debilitar nuestro esmalte. Cuando el esmalte está debilitado por alguna de estas circunstancias, lo último que cualquier paciente debería hacer es cepillarlo, y es que podemos desgastarlo eliminando cantidades microscópicas.

Puede que a mucha gente el término “cantidades microscópicas” no le suene tan malo, de hecho a la gran mayoría de personas esto no le preocuparía. Craso error. Debemos tener en cuenta que el esmalte no se regenera, es irremplazable y este ya se desgasta por sí solo de forma paulatina a medida que vamos creciendo, por lo que un poco, otro poco y otro poco pueden terminar por un esmalte débil de forma prematura, causando numerosos problemas.

En el caso de que te hayas dado cuenta ya de la importancia del esmalte y quieras mantener unos dientes en el mejor estado posible, deberás asegurarte de mantener un correcto hábito de higiene oral, asegurándote de que reduces el nivel de ácido en la boca bebiendo agua, y que esperas, como mínimo, 20 minutos antes de realizar la técnica del cepillado dental. Esto le dará el tiempo necesario a tus dientes para recuperarse nuevamente, permitiendo que la saliva de la boca se encargue de limpiar y fortalecer el esmalte.

Otro consejo que debemos dar es que evitemos emplear cepillo de cerdas duras. Quizás cuando piensas en realizar la técnica de cepillado dental creas que es como fregar el suelo (cuanto más fuerte se friegue, dará mejores resultados). Pero esto, naturalmente, no es cierto. Nuestra boca no es precisamente el suelo, y unas cerdas excesivamente duras podrían provocar un desgaste innecesario en el esmalte, y tampoco tienen por qué limpiar mejor los dientes que las cerdas blandas.

Las cerdas duras aplican una fuerte presión en la dentición, pero no son lo suficientemente flexibles para llegar a los espacios reducidos, que son aquellos que más problemas acarrean en la rutina de higiene oral. Unas cerdas suaves nos garantizan flexibilidad y capacidad para llegar a aquellas zonas más recónditas, a fin de eliminar cualquier partícula de comida y de bacterias que raspan el esmalte.

Emplear un cepillo de dientes demasiado duro también puede acarrear problemas como la recesión gingival, y es que si se emplea con excesiva presión podría resultar demasiado agresivo con la línea de la encía. Es por esto que a la hora de escoger el cepillo de dientes, deberás tener criterio para apartar los cepillos duros y medianos y elegir el cepillo suave, mejor inclusive si es el extra suave. Puede ser que este cambio te resulte extraño los primeros días y que inclusive te cueste un poco el adaptarte a ello, pero de buen seguro que tu esmalte y encías te lo agradecerán.

En cuanto a la frecuencia de cepillado, cepillar tus dientes dos veces al día es ideal, e incluso si se puede tres veces. Eso sí; una vez llegas a los tres cepillados, descarta la opción de realizar el trámite por cuarta vez. De la misma forma que no cepillarte los dientes o hacerlo con un cepillo de cerdas duras puede ser contraproducente, realizar un cepillado demasiado a menudo también podría dañar tus dientes y encías. Para limpiarlos, puedes beber más agua que ayudará a la secreción salival, que a su vez proporcionará minerales que protegen los dientes. Comer frutas como la manzana también puede ser beneficioso, así como masticar chicle sin azúcar y con xilitol.

Si tienes algún tipo de duda sobre tu cepillado dental, sólo tienes que comentárselo a tu dentista de confianza en Propdental en tu próxima visita a cualquiera de las Clínicas Propdental de Barcelona.

Comentarios

2 comentarios para "¿Existen situaciones donde no debemos cepillarnos los dientes?"

  • El 15.12.2015 , pluma ha comentado:

    Vamos, que cuando bebas cocacola mejor no te los cepilles en un rato, no?

    • El 16.12.2015 , Laura Manonelles ha comentado:

      Buenos días,
      Todo lo contrario, las bebidas carbonatadas contienen un alto índice de azúcar, lo que nos obligará a cepillarnos los dientes después de consumirlas para mantener una correcta higiene.
      Un saludo cordial.

Deja tu comentario