CLÍNICAS DENTALES EN BARCELONA
PIDE CITA AHORA
934 914 914
Español Français English
Inicio » Diagnóstico del dolor pulpar

Diagnóstico del dolor pulpar

El diagnóstico del dolor pulpar de los dientes de leche dependerá de la historia clínica, el examen clínico y el examen radiológico del paciente e indicará si se puede mantener la pieza o es necesaria su extracción.

El diagnóstico dolor pulpar en los dientes de leche

El diagnóstico pulpar de los dientes primarios dependerá de tres aspectos principales: la historia clínica del paciente, el examen clínico y el examen radiológico. El objetivo del odontopediatra de Clínicas Propdental será preservar los dientes primarios siempre que sea posible ya que tienen muchas ventajas para el niño (conservación de la arcada, buena masticación, correcto lenguaje, prevención de hábitos, buena estética y mantenimiento del bienestar psicológico). Veamos cómo realizan el diagnóstico pulpar los profesionales en odontopediatría para determinar si se puede mantener la pieza.

El dolor es el principal motivo de la consulta por parte de la mayoría de pacientes y esto no es una excepción en los niños. La mayor complicación en la comunicación con los niños hace que en ocasiones sea complicado conocer el grado de dolor del paciente, a pesar que su ausencia no significa que no exista patología pulpar. Debemos diferenciar entre el dolor provocado y el dolor espontáneo:

  • Dolor provocado: Puede ser por el frío, dulces o masticación. Al eliminar el estímulo, el dolor desaparece. Esto indica una lesión pulpar mínima e reversible. Suele ser debida a una lesión profunda de caries o filtración a través de los márgenes de las restauraciones que provoca sensibilidad dentinaria.
  • Dolor espontáneo: Dolor sordo, constante y espontáneo. Puede despertar al niño por la noche. Es diferente al producido por la colocación de alimentos en el espacio interdental (inflamación papilar severa) en caries interproximales (síndrome de la papila). Este dolor suele indicar lesión pulpar avanzada o irreversible.

Tras esta primera consideración del historial clínico, se realiza una exploración clínica al niño tanto intraoral como extraoral. Esta sirve para determinar el diente o dientes responsables y saber si hay: caries profunda, fracturas, filtración de la restauración o pérdida de la obturación. Es esta exploración, la presencia de inflamación en tejidos blandos y la presencia de fístulas indicarán la presencia de lesiones pulpares avanzadas.

El odontopediatra de nuestras clínicas dentales en Barcelona realizará pruebas de percusión, palpación y de vitalidad térmica o eléctrica que le ayudarán a saber de qué tipo de lesión estamos hablando.

  1. Cuando la prueba de percusión es positiva significa que la inflamación ha progresado y ha llegado a involucrar al ligamento periodontal.
  2. Con la palpación se valora tanto la fluctuación en el fondo del vestíbulo, en la zona del diente afectado: absceso dentoalveolar, como la movilidad provocada por la destrucción ósea debido a la extensión de la infección al periápice.
  3. Las pruebas de vitalidad térmica o eléctrica no son muy útiles en dientes primarios por qué pueden dar falso positivos debido a la transmisión de estímulos al tejido gingival (ligeramente al periodontal), hueso de soporte o pequeños canalículos pulpares que tengan pulpa vital; la poca colaboración debido al miedo o dolor que presentan; y la dificultad de comunicación de los niños para transmitir lo que sienten. Además, se verá influenciado por el grado de reabsorción radicular.

La exploración radiológica es obligada, ya que el tratamiento no está justificado sin disponer de las radiografías pertinentes. Con ellas se podrá ver la zona interradicular del diente y el área apical y el germen del diente permanente.