CLÍNICAS DENTALES EN BARCELONA
PIDE CITA AHORA
934 914 914
Español Français English
Inicio » Un poco de historia: El origen de la odontología estética

Un poco de historia: El origen de la odontología estética

Publicado por Imma Roca el 27 octubre 2017 en Estetica dental

Cuando decimos que la odontología estética ha experimentado un increíble crecimiento y desarrollo en sus técnicas no exageramos ni un ápice. SI bien es cierto que ha sido durante las últimas décadas cuando se han acontecido algunos de los mayores avances, lo cierto es que tenemos que decir que esto ya viene de lejos. ¿No te lo crees? Sigue leyendo y aprende cuál es el origen de la odontología estética.

El inicio de la odontología estética

Si bien hoy en día los pacientes pueden escoger de entre un gran abanico de recursos, lo cierto es que esto no siempre ha sido así. Técnicas que hoy en día vemos tan normales como los implantes dentales en un solo día, la tecnología CAD-CAM o la radiografía digital eran una utopía hasta hace no demasiado.

Antes de seguir hablando vayamos atrás, mucho más atrás. Algunas técnicas de la odontología en formas extremadamente primitivas se remontan a hace unos 5000 años, cuando se comenzaban a usar pequeñas ramas para limpiar los dientes. Esto puede que no fuera lo más eficaz del mundo, pero sí que este extremadamente rudimentario e improvisado cepillo de dientes podía servir para, suponemos, eliminar lo que ellos considerasen nocivo para su boca.

Para tener un cepillo de dientes propiamente dicho –más o menos– la sociedad tuvo que avanzar hasta el año 1400, y este fue confeccionado a base de pelos de animales.

Tenemos que volver a avanzar unos cuantos cientos de años, hasta el 1938 para ser exactos que para que se fabricase el primer cepillo con cerdas de nylon. El problema de este es que era muy duro, por lo que no fue demasiado recomendado entre los dentistas. A partir del año 1950, el cepillo Park Avenue mejoró las condiciones que tenían y además los hizo más accesibles para todo el mundo.

Avanza la sociedad, avanza la importancia de la sonrisa

Si bien no podemos encontrar una gran bibliografía que lo avale, sí que sabemos que hay diferentes civilizaciones que a lo largo del tiempo han ido haciendo sus pinitos en la odontología.

Allá por el año 70 a.C los estruscos comenzaron a hacer dentaduras de marfil y hueso. Asimismo, también solían hacer dentaduras mediante dientes huanos o de animales. Los dientes se sacaban de personas ya fueran vivas o muertas, y es que estos se podían vender. Estas dentaduras rudimentarias tendían a deteriorarse de forma extremadamente rápida, pero esta práctica aguantó hasta aproximadamente el año 1800 d. C

Más o menos por el año 200 d. C, esta misma civilización ya hacía algunos pinitos en la odontología coqueteando con el oro para hacer puentes y coronas dentales.

Si bien su intención era conseguir funcionalidad y no estética, podemos hacernos una idea de que, de hecho, se iban acercando a lo que es un principio muy básico de la odontología estética de no hace tanto tiempo.

Los egipcios por su parte crearon una especie de pasta de dientes con piedra pómez y vinagre, pensada para eliminar parte de las manchas dentales que salían.

Los romanos si bien también tenían una pasta dentífrica de receta propia, esta no era precisamente muy actualizada, y contenía un porcentaje de orina. Esto es sencillamente porque al tener esta sustancia un alto contenido en amoniaco servía como blanqueador natural. Esta técnica siguió empleándose hasta el siglo XVIII. Hay que decir que por suerte hoy en día las pastas dentífricas ya no tienen absolutamente nada que ver con las antiguas.

El papel de los barberos dentistas

Los primeros barberos dentistas aparecieron cuando la figura del barbero también comenzaba a hacer labores propias de los dentistas allá por el año 1130. En el año 1210 se constituiría un gremio de barberos, entre los que podíamos encontrar a cirujanos dentales e higienistas.

Aproximadamente en el año 1400, las cirugías dentales realizadas por los barberos fueron prohibidas, aunque estos mantenían los servicios de higiene oral.

Su función entonces pasó a ser más simple: estos realizaban empastes, cubrían los dientes con ácido para blanquear el tono que tenían… Si bien estas prácticas hoy nos resultan escandalosas debido a la destrucción del esmalte que suponen, debemos tener en cuenta que hablamos de otra época muy distinta.

Encontramos dentaduras postizas en Europa que datan del año 1400, aunque al estar hechas de hueso y marfil resultaban extremadamente incómodas.

El inicio de la era de los dentistas

Más o menos sobre el año 1700, comenzaron a usarse dientes humanos como implante. Si bien es cierto que el cuerpo los rechazaba, siguieron intentándolo hasta encontrar la idea de usar metales para evitar el rechazo, aunque esta técnica tampoco resultó tan positiva como creían.

Más o menos allá por el siglo XIX en sus inicios podemos encontrar avances muy importantes dentro del campo de la odontología protésica. Estos nos ayudaron a hacer mucho más sencillo el trámite hasta donde hoy en día nos encontramos.

En el año 1770 crearon la primera dentadura de cerámica, y una década después esta fue probada en un paciente. Las técnicas de odontología diseñadas a ser más amigables con el paciente, manteniendo una estética más fidedigna y una buena funcionalidad. La estética dental actual comenzaba a acercarse muy lentamente.

Todos los avances que se dieron en el siglo XIX causaron un gran impacto económico y repercusión social en los dentistas, y fue por aquel entonces cuando se inventó la vulcanita. Esta era una especie de goma que se comenzó a usar como base para los dientes falsos, que además facilitaba tanto la colocación como la comodidad.

El primer laboratorio protésico apareció en el año 1850, y en el año 1903 Charles Land inventaría la corona de porcelana.

Si bien las coronas del principio del siglo pasado no son especialmente eficientes, estas obtuvieron un gran reconocimiento cuando fusionaron tanto este material como el metal.

Este ha sido un pequeño repaso a lo que ha sido, es y será la odontología estética en nuestra historia. Sabemos donde estamos, pero… ¿dónde llegaremos? Sólo el tiempo lo dirá.

Comentarios

Aún no hay comentrarios para "Un poco de historia: El origen de la odontología estética"

    Deja tu comentario