CLÍNICAS DENTALES EN BARCELONA
PIDE CITA AHORA
934 914 914
Español Français English
Inicio » Corona cerámica libre de contracción: Sistema Cerestore

Corona cerámica libre de contracción: Sistema Cerestore

Publicado por Dr. Dario Vieira el 13 Febrero 2016 en Odontologia

Desde hace ya mucho tiempo, la odontología ha reconocido las ventajas estéticas de la corona completa de cerámica. Land usó las cerámicas feldspáticas y matrices de láminas de platino para fabricar las coronas jacket de porcelana, pero esta modalidad se vio limitada por la falta de precisión y fuerza del material de porcelana. Durante los últimos 100 años, han sido muchos los investigadores que han mejorado la técnica de fabricación y la fuerza. Lo que resulta más importante, el proceso de darles fuerza por medio de la dispersión ha resultado en una mejora sustancial de la porcelana, pero no ha solucionado los problemas relacionados con la contracción por el horneado que potencialmente lleva a la distorsión de la matriz, a inexactitud marginal y fuerza funcional inadecuada.

La aparición de nuevas tecnologías de cerámicas en la odontología restauradora ha aumentado la aplicación de las coronas cerámicas completas. El desarrollo de cerámicas libres de contracción, como es el caso del Sistema Cerestore, ha proporcionado un tratamiento alterno. Usando modelos de transferencia, ahora es posible fabricar coronas cerámicas no metálicas directamente sobre el troquel maestro, con un excelente ajuste marginal. Con el fin de entender el potencial de las cerámicas libres de contracción, es importante que comprendamos la química del material la técnica de fabricación, y los procedimientos clínicos recomendados.

Corona cerámica Cerestore: Química

El aspecto innovador que presentaba el Sistema Cerestore era la estabilidad dimensional del material del núcleo en los estados modelados (Sin quemar) y quemado. Los materiales cerámicos convencionales se contraen entre un 10 y un 20% durante el quemado. El material de núcleo de Cerestore soluciona la contracción cerámica convencional por medio de una combinación de transformaciones químicas y cristalinas.

Transformación química – oxidación de la Silicona

La resina de silicona usada como aglutinante durante el modelado de transferencia compensa la contracción del material del núcleo por medio de la conversión del SiO a SiO2, durante el quemado de 160 grados a 800 grados centígrados. De esta manera, en lugar de eliminar el aglutinante durante el quemado, como sí se hace en los sistemas convencionales, el aglutinante orgánico de silicona es convertido en sílice y es llevado dentro del constituyente de vidrio del estado quemado.

La transformación cristalina

La compensación de la contracción por el quemado en la cerámica, implica la combinación de constituyentes de material, tal que la transformación durante el quemado dé como resultado que los componentes cerámicos quemados ocupen un mayor volumen que los ingredientes crudos en el material de núcleo de Cerestore, las reacciones inorgánicas primarias involucran MgO, Al2O3, y vidrio poroso. Estos elementos reaccionan para formar un templado superando de esta manera la contracción. Esta reacción es engrandecida aún más por el vidrio poroso que toma MgO y Al2O3 en solución y en consecuencia precipita la fase de templado durante el quemado de 900 a 1300 grados.

Es la fase del templado junto con el Al2O3, más grueso, los que actúan como agentes de refuerzo en el núcleo quemado. El Alfa AlO2O3 es un conocido promotor de fuerza, lo cual resulta evidente en la corona jacket de porcelana aluminosa. No obstante, el templado también se encuentra entre los materiales más fuertes que mecánicamente producen oxidación de cerámica.

La microestructura de material del núcleo consiste en un sistema de óxido de aluminios multifase. El principal componente de la composición química es el óxido de aluminio (Al2O3). Además, en la microestructura la fase dominante es el óxido de aluminio alfa (corundum). La proporción básica de cristalino para la fase de vidrio es comparable con la alta fuerza de las cerámicas de aluminio industriales al 85%. La microestructura coronaria representativa de Cerestore quemado demuestra la alta naturaleza policristalina del material del núcleo y el excelente remojo del vidrio de la veneer.

Fuerza

El éxito con el Cerestore depende de una combinación de ajuste, díselo del coning, y las propiedades mecánicas del material del núcleo. La propiedad física crucial en una restauración dental de cerámica total es la fuerza de flexión. Se ha reportado una mejora sustancial en la fuerza flexiva del material del núcleo de Cerestore. Con cerámicas libres de contracción se han obtenido fuerzas flexivas mayores de 225 mn/m2 (32.000 psi), por medio de una mayor recristalización del vidrio residual y consolidación de la porosidad adjunta. Los aumentos en la fuerza flexiva proporcionan un aumento en el factor de seguridad de las restauraciones de una sola unidad, y expanden las capacidades clínicas para las unidades múltiples.

Técnica

La preparación perceptiva del diente es un aspecto crítico para el éxito. Por norma general, la reducción dentaria para una corona Cerestore es similar a la que recomiendan muchos autores para la restauración de metal – cerámica: reducción labial, interproximal, de 1,25 mm a 1,5 mm; en incisal y oclusal, reducción de 1,5 a 2.0 mm.

El diseño marginal preferido es un hombro completo de 90 grados en un ángulo lineal gingivoaxial redondeado (anchura de 1.0 mm a 1.5 mm). Son contraindicadas las preparaciones en “filo de cuchillo” y las biseladas. Los ángulos lineales internos son redondeados (por ejemplo, ángulos lineales oclusoaxiales) como bordes o filos agudos, y los puntos actúan como concentraciones de tensión en el coping de cerámica.

Sin importar los niveles de fuerza que se logran en las coronas completamente en cerámica, inherentemente perdonan menos que las preparaciones metálicas y como tales requieren de una preparación sistemática para asegurar una reducción adecuada y evitar la tensión. Se sugiere la siguiente modalidad para la preparación:

Aislar el diente usando un diamante puntiagudo de punta redonda. Nota: la preparación del hombro proximal es crítica. La preparación no invade la inserción epitelial. El odontólogo debe observar el contorno de la cresta gingival y ver que la preparación se eleva en armonía con la anatomía del diente. Esto se logra por medio del uso de una piedra de punta redondeada.

Para completar las rieleras o ranuras de profundidad uniforme, se usa un diamante o carburo redondo. Las ranuras de profundidad se preparan a la altura de la cresta gingival y segmentando las superficies facial y lingual. Nota: La piedra redonda grande controlará la profundidad de cada rielera o ranura, lo que permitirá que la piedra penetre solamente por el mango. Esto proporciona una profundidad uniforme sin penetración excesiva. Otra ventaja de una piedra redonda es que prepara el hombro deseado sin importar cuál sea el ángulo de la pieza de mano.
Sobre las superficies incisales y oclusales, la penetración es aproximadamente de un medio a dos tercios del diámetro de la piedra. La penetración exacta depende de 1 diámetro de la piedra. El diámetro de todos los diamantes usados en la preparación es medido para asegurar una reducción dentaria predecible. Como regla general, un corte realizado al mango es ligeramente menor que la mitad del diámetro medido de la piedra. Una piedra o esmeril redondo que mida 2.2 milímetros produce una penetración de aproximadamente 1 mm.

La reducción masiva se realiza con un diamante de punta redondeada y gruesa. Las islas de la estructura dentaria creadas por los cortes de profundidad son eliminadas. El diamante de punta redonda es útil para definir el hombro interproximal redondeado y para preservar el ángulo lineal gingival – axial previamente establecido sobre las superficies labial y lingual.

La superficie lingual (oclusal) es preparada usando un esmeril de forma de pelota de fútbol americano. Igualmente es útil usar un calibrador de grosor para revisar la reducción.

Suavizar y refinar la preparación usar un diamante fino de la misma forma usada para la reducción masiva. No deben haber ángulos agudos ni socavados, y paralelismo máximo en las paredes cervicales axiales, permitiendo sólo una vía de inserción. Por norma general, esto se logra usando baja velocidad.

Después de colocar el hilo de retracción, hay que redefinir la línea de terminado labial para así asegurar la relación deseada con la cresta gingival. Nota: es importante evitar cualquier labio periférico en la preparación. Esto se logra por norma general usando un diamante puntiagudo de punta redondeada, ligeramente más grande que el hombro redondeado desarrollado.

Comentarios

Aún no hay comentrarios para "Corona cerámica libre de contracción: Sistema Cerestore"

    Deja tu comentario