CLÍNICAS DENTALES EN BARCELONA
PIDE CITA AHORA
934 914 914
Español Français English
Inicio » La odontología estética: Un vistazo a su historia

La odontología estética: Un vistazo a su historia

Publicado por Dr. Dario Vieira el 8 Abril 2016 en Odontologia

Cuando nos referimos a la Odontología estética, es frecuente ver cómo afirmamos que durante los últimos años ha dado pasos de gigante, gracias a las nuevas técnicas que consiguen ser más efectivas y menos costosas e invasivas. Gracias al uso de las tecnologías modernas, los pacientes encuentran un buen número de recursos a su alcance para recuperar la sonrisa perfecta que perdieron en un tiempo récord. Blanqueamiento dental, carillas dentales o las técnicas de implantología dental son sólo algunos de los tratamientos a los que pueden acceder y que sin duda han marcado una nueva era en el campo de la Odontología, pero para ser completamente conscientes de la suerte que tenemos por disfrutar de estas nuevas prácticas sería interesante que conozcamos un poco las técnicas clásicas y más antiguas que han ido desarrollándose hasta día de hoy. ¡No te lo pierdas!

Un repaso a la Odontología estética

Algunas técnicas muy primitivas de lo que sería un principio de Odontología estética datan de hace muchísimos años. En el año 3000 a.C. ya comenzaran a usarse pequeñas ramas para limpiar los dientes, consiguiendo así un aspecto más favorable. Estas ramas eran un intento de “cepillo de dientes”, lástima que tuvieran que pasar unos cuantos miles de años para poder disfrutar de uno… Más concretamente, hasta aproximadamente el 1400. Este rudimentario cepillo estaba confeccionado a base de pelaje de animales, por lo que no se podría decir que es un cepillo de dientes como lo conocemos. No sería hasta la primera mitad del siglo XX cuando se fabricó el primer cepillo de dientes confeccionado con nylon, y hasta algún tiempo más tarde que se fabricara y distribuyera el cepillo dental eléctrico.

Odontología estética: Sus inicios

Como podemos ver, no encontramos una enorme variedad de documentación sobre las prácticas históricas de la Odontología estética, pese a que sí tenemos certeza de que diferentes civilizaciones ya usaban materiales parecidos a los dientes para hacer algunos apaños para intentar reponer las piezas perdidas. Allá por el año 70 a. C, los etruscos confeccionaron una suerte de dentaduras hechas a base de marfil y hueso, aunque lo normal era encontrar dentaduras hechas a base de dientes humanos o animales. Los dientes que se extraían para realizar este tipo de dentaduras solían ser o bien de cadáveres o de personas vivas, que tenían que vender su propia dentición por necesidad. Pese a que estas dentaduras se deterioraban con una gran rapidez, esta práctica siguió hasta el año 1800 d.C.

Allá por el año 200 d.C, los etruscos comenzaron a usar oro para crear sus restauraciones parecidas a las de las coronas y los puentes dentales, pese a que la finalidad que ellos buscaban se acercaba más a los términos funcionales que a la estética. No encontramos esta civilización buscando esto en solitario, sino que los egipcios también colaboraron en el campo de la odontología estética colocando las conchas marinas en las encías, no se sabe muy bien con qué finalidad. Un avance que sí realizaron y que tenía una finalidad más cercana a la actual es el crear la primera pasta de dientes, éstos la hacían con piedra pómez y vinagre para eliminar algunas de las manchas dentales.
También otras civilizaciones hicieron sus pinitos en estos menesteres, como los romanos, quienes empleaban un método menos pudoroso: su pasta dentífrica contenía orina. Como todos sabemos, la orina contiene un porcentaje significativo de amoniaco, que hace las veces de agente blanqueador natural, que siguió usándose con distintas variaciones hasta el S. XVIII. Por suerte para nosotros, las pastas dentífricas de hoy en día ya no son ni remotamente parecidas a las que se usaban siglos atrás.

Los barberos dentistas

Los barberos dentistas aparecieron cuando los barberos empezaron a realizar las labores que a día de hoy serían propias de los Odontólogos, sólo que aproximadamente en el año 1130. En el año 1210 apareció el gremio de barberos, consistente en un grupo de barberos especializados en cirugía dental e higienistas dentales. No sería hasta el año 1400 cuando se prohibió que los barberos hicieran cirugías dentales; pese a esto este gremio seguiría ofreciendo servicios de higiene oral. La función de este tipo de barberos consistía en realizar empastes y cubrir los dientes con ácido para lograr un color más blanqueado. Ni que decir tiene que evidentemente con esta práctica el esmalte se destruía en un corto lapso de tiempo. Mientras pasaban las épocas, la implicación de los barberos en el campo de la Odontología fue decayendo paulatinamente.

La era de los dientes radiantes

En aquel momento la Odontología estética pasó a ser un experimento llevado a cabo durante sucesivos siglos. Aproximadamente en el 1400, empezaron a fabricarse dentaduras confeccionadas con hueso y marfil en Europa. Desgraciadamente, estas dentaduras eran muy rudimentarias y presentaban inconvenientes como el de ser extremadamente incómodas. Hacia el año 1700, se usaron dientes humanos como implante dental. Al igual que ocurría con las dentaduras de hueso, el cuerpo no podía asimilarlas, por lo que las rechazaba. Al ver tal estrepitoso fracaso comenzó a usarse otro tipo de material como algunas aleaciones para recuperar la dentición, pero evidentemente la idea no resultó como ellos esperaban.

Entre finales del sigo XVIII y comienzos del XIX se llevaron acabo ciertos avances muy importantes en la Odontología protésica, lo que contribuyó a allanar el terreno hacia nuestros días. Aproximadamente allá por el año 1770, las primeras dentaduras de cerámica fueron confeccionadas. 10 años más tarde, las recibiría el primer paciente. A raíz de esto, los dentistas empezaron a usar moldes de yeso para así fabricar dentaduras que gozaran de una mejor fijación en la boca de los pacientes.

Los avances que se dieron hicieron que los dientes de porcelana gozaran de una gran importancia en el Siglo XIX, por lo que se produjo un gran impulso económico en el gremio de los odontólogos. Aproximadamente en el año 1840 encontramos la vulcanita, un material de goma que empezó a usarse como base para las prótesis, que además facilitaba la comodidad y la fijación. Diez años más tarde nació el primer laboratorio protésico y en el año 1903, Charles Land fue el inventor de la corona de porcelana, para así dar fin a la amalgama de plata y empastes de oro. Sí que tenemos que decir que las coronas de porcelana de inicios del siglo XX no destacaban por ser precisamente demasiado eficientes, pero en el momento donde la porcelana y el metal fueron fusionados, comenzaron a mostrar unos estupendos resultados. En aquel momento y viendo la respuesta de los pacientes que decidían confiar en este tipo de técnicas los laboratorios también empezaron a apostar por el acrílico como material para realizar soportes de prótesis. Como dato curioso, este es un material que incluso a día de hoy se sigue utilizando en muchas partes del mundo.

Como vemos, las técnicas de estética dental no sólo son cosa de la actualidad, y es que desde siempre ha existido un interés por mantener una buena imagen y, de paso, devolver la funcionalidad perdida a la dentición. Como resulta evidente, las técnicas que encontramos a día de hoy no tienen nada que ver en absoluto con las terapéuticas que se seguían antaño, pero no es menos cierto que gracias a los avances, pruebas, ensayos y errores que se cometieron en el pasado, hoy tenemos la tecnología más puntera, que sin ir más lejos, nos permite recuperar la sonrisa mediante implantes dentales en un solo día.

Si tú también estás interesado en una técnica de estética dental o restauración no lo dudes y ven a Clínicas Propdental y disfruta con nosotros del progreso, beneficiándote de su primera consulta gratuita. Gracias a su equipo médico y a sus avanzadas técnicas podrás conseguir la sonrisa que siempre has deseado en un tiempo récord. ¿Y tú, ya te atreves a sonreír? Acércate a cualquiera de nuestras clínicas de Barcelona, no te arrepentirás.

Comentarios

Aún no hay comentrarios para "La odontología estética: Un vistazo a su historia"

    Deja tu comentario