CLÍNICAS DENTALES EN BARCELONA
PIDE CITA AHORA
934 914 914
Español Français English
Inicio » Sequedad de la boca

Sequedad de la boca

Publicado por Dr. Dario Vieira el 16 Abril 2013 en Odontologia

La sequedad de la boca es una situación que afecta con frecuencia a la población, sobre todo en edades avanzadas. Tiene relación con el estilo de vida y con los hábitos alimentarios, pero su prevalencia aumenta mucho cuando los pacientes están sometidos a tratamiento farmacológico crónico.

Tratamiento y causas de la sequedad de la boca

Existen múltiples factoes locales y sistémicos (generales) que intervienen en el desarrollo de la sequedad de la boca.

La ausencia de saliva (o lo que es más frecuente, la reducción de la misma) favorece el desarrollo de alteraciones muy desagradables para el sujeto que la padece.

Entre éstas cabe mencionar: grietas y fisuras en los labios; mucosa oral seca y frágil, que se infecta con facilidad (candidiasis); úlceras de diversa índole en mucosa y encías; infecciones bacterianas y víricas; mal aliento o halitosis; dificultada para hablar y deglutir, etc.

Para comprender el porqué de la sequedad de la boca, es conveniente revisar algunos conceptos relativos a la saliva.

Saliva

La saliva es un líquido incoloro, transparente, filante, algo viscoso y espumosos, insípido, inodoro y muy acuoso, que se produce por las glándulas salivales mayores (parótidas, sublinguales y submandibulares) y menores (que tapizan toda la cavidad bucal).

El volumen de saliva secretada varías de unos individuos a otros e incluso en un mismo sujeto, pero se acepta como normal un volumen de 500 a 1500 ml en 24 horas. El principal componente de este líquido es agua (99%). El 1% restante son sustancias orgánicas e inorgánicas en disolución. Además, en este líquido se encuentran microorganismos, células de descamación de la mucosa oral y partículas alimentarias, en proporciones diversas, según características individuales.

Las funciones desempeñadas por la saliva son múltiples. Este líquido contribuye a mantener la integridad de los tejidos duros y blandos de la cavidad bucal, participa en la preparación, ingesta y digestión de alimentos, lubrica las mucosas y los dientes, contraresta la acidez producida por algunos alimentos, sirve de mecanismo de defensa contra la caries dental y es imprescindible para la comunicación oral.

Estas acciones digestivas, de fonación y lubricantes, en general, se ven favorecidas por la acción antibacteriana de varios de sus componentes. Se trata, pues, de un jugo biológico muy necesario para el correcto funcionamiento de las estructuras orales, pero no sólo para éstas, si no que asimismo la ausencia de saliva favorece el desarrollo de alteraciones muy desagradables para el sujeto que la padece.

Hiposalivación y xerostomía

Aunque hay personas que reservan el término de xerostomía a la sensación subjetiva de hiposialia, desde un punto de vista etimológico ambas expresiones significan lo mismo, es decir, son sinónimas.

En general, cuando el paciente indica que nota sequedad de boca, esta situación se puede objetivar por medidas exploratorias simples.

Asimismo se puede observar una mucosa poco “lustrosa”, con saliva más densa, que forma grumos y es filante, se pega al espejo de exploración en el gabinete dental y la mucosa lingual tiene un aspecto seco y agrietado, pudiendo provocar dolor y sensación de ardor en el paciente.

Es frecuente que la boca seca se acompañe de labios secos y agrietados, en molestias en los ojos y en otras mucosas del cuerpo. También es frecuente que el paciente presente dificultad para deglutir.

Se considera que existe un flujo salival mínimo, por debajo del cual el paciente casi siempre se queja de boca seca y por encima del cual dicho síntoma puede estar presente o no. Este flujo, en reposo, es de 0,1-0,2 ml/min.

Se supone que para una hiposalivación el flujo salival será igual o menor a 0,2 ml/min sería necesario que estuviera afectado alrededor del 50% del parénquima glandular. Es decir, que la hiposalivación ha de ser muy importante para que el paciente refiera xerostomía.

Tratamiento de la boca seca

Este tratamiento sequedad de la boca o boca seca debe empezar por la detección de los factores de riesgo y el diagnóstico causal de esta condición, mediante una detallada historia clínica.

Una vez detectada la causa de la sequedad de la boca, ésta deberá combatirse y eliminarse, si es posible, o bien habrá que buscar una estrategia terapéutica paliativa de la consecuencia: la sequedad de la boca.

En función de cada caso  de sequedad de la boca, en la dentista de la clínica dental Propdental podrá optar por:

  1. Valoración crítica de los fármacos que toma el paciente.
  2. Medidas higiénico-dietéticas.
  3. Estimular la función salival mediante la masticación de chicles sin azúcar.
  4. Administrar sialogogos y sustitutos salivales.

Comentarios

Aún no hay comentrarios para "Sequedad de la boca"

    Los comentarios están cerrados