CLÍNICAS DENTALES EN BARCELONA
PIDE CITA AHORA
934 914 914
Español Français English
Inicio » Apiñamiento secundario

Apiñamiento secundario

El apiñamiento secundario se produce cuando no habiendo una desproporción entre el tamaño dentario y el del hueso de soporte, existe un factor externo que rompe el equilibrio.

Así pues, el apiñamiento secundario se produce por factores ambientales que, actuando sobre la dentición, disminuyen la longitud de arcada.

motivo de los dientes apiñados

Causas apiñamiento secundario

Los factores etiológicos que con mayor frecuencia pueden provocar un apiñamiento secundario son:

  1. Pérdida prematura de dientes temporales.
  2. Hábitos orales.

Pérdida prematura de dientes temporales

Si se exfolia o se extrae precozmente un molar temporal, los dientes adyacentes tienden a desplazarse hacia esa zona disminuyendo el espacio disponible, lo que provoca la impactación del bicúspide o su erupción fuera de arcada.

Si se pierde un incisivo también se produce una migración de los otros dientes, pero se crean diastemas y no suele reducirse la longitud de arcada, y lo mismo sucede ante la pérdida de un canino temporal.

Así pues, el apiñamiento producido por esta causa se localiza en la zona posterior de las arcadas y es, con gran frecuencia, asimétrico.

Una situación diferente se produce cuando en un individuo con apiñamiento primario se pierde antes de tiempo un diente temporal, ya que los dientes apiñados tienden a alinearse ocupando el espacio del diente perdido y es el último diente que erupciona el más desplazado de la arcada, sufriendo las consecuencias de la suma de los dos tipos de apiñamiento.

La exfoliación o extracción precoz del segundo molar temporal conlleva una mayor pérdida de espacio que la del primero y el mecanismo por el que se reduce el espacio es diferente en cada arcada. La pérdida de espacio en la arcada superior se debe, sobre todo, a la mesialización de los primeros molares permanentes, que giran y se desplazan pivotando sobre su raíz palatina.

En la arcada inferior el primer molar permanente se inclina hacia mesial y el primer molar temporal o primer bicúspide se desplaza hacia distal.

En el apiñamiento secundario la pérdida de espacio depende de la intensidad de la migración dentaria, la cual está condicionada por tres factores:

  • Tipo de oclusión. En pacientes con buena interdigitación cuspídea, cúspides altas, buena potencia masticatoria y ausencia de hábitos orales, el desplazamiento es menor.
  • Grado de desarrollo de la raíz del bicúspide. Si la pérdida del diente temporal se produce cuando el definitivo tiene la mitad o más de raíz formada, la erupción de éste se acelera y no suele haber pérdida de espacio. Cuanto menor sea el grado de desarrollo radicular, más tiempo tardará en erupcionar y la pérdida de espacio será mayor.
  •  Intensidad del apiñamiento primario. Cuanto mayor sea la intensidad del apiñamiento primario, la migración dentaria tras la pérdida prematura de un diente temporal será mayor y se producirá en menor espacio de tiempo.

Hábitos orales

Los hábitos orales provocan un desequilibrio muscular que afecta al desarrollo de las arcadas dentarias. La respiración oral origina una compresión de la arcada maxilar, lo cual reduce la longitud de esta arcada y favorece el apiñamiento.

Los hábitos de succión digital, labial o de objetos, además de cierta comprensión maxilar, suelen inclinar los incisivos inferiores hacia lingual por la presión del objeto al ejercer el hábito. Esta inclinación corono lingual hace que disminuya la longitud de la arcada y se apiñen los incisivos inferiores.

La posición baja de reposo lingual favorece la acción de los buccinadores, que comprimen la arcada superior, con lo que disminuye la longitud de arcada.

Tradicionalmente, el apiñamiento de los incisivos inferiores que exhiben los pacientes braquifaciales con aumento de la sobremordida, era considerado como apiñamiento secundario a la presión ejercida por la musculatura perioral hipertónica, que provoca un enderezamiento de los incisivos y con ello una disminución de la longitud de arcada.

Pero debido a la gran carga genética de estas maloclusiones y a la manifestación temprano del apiñamiento, debe ser considerado como apiñamiento primario por discrepancia entre la longitud/forma de arcada y el tamaño de los dientes.