CLÍNICAS DENTALES EN BARCELONA
PIDE CITA AHORA
934 914 914
Español Français English
Inicio » Apiñamiento terciario

Apiñamiento terciario

El apiñamiento terciario también llamado apiñamiento del adulto porque aparece, en la mayoría de individuos, de los 18 a los 25 años de edad. Consiste en la pérdida del alineamiento de los incisivos inferiores en individuos sin apiñamiento previo o en el agravamiento apiñamiento en pacientes maloclusivos.

Apiñamiento terciarioA menudo se confunde el apiñamiento terciario con la recidiva del apiñamiento inferior en un caso tratado ortodóncicamente.

A veces no es fácil distinguirlos, pero son entidades diferentes, con diferente etiología, cuya morfología también es diferente, si se comparan los modelos de estudio iniciales con la situación actual y se observa que la posición y giroversión de los incisivos no es exactamente la misma que antes del tratamiento de ortodoncia, no se trata de la recidiva del apiñamiento, sino de la aparición de apiñamiento terciario, ya que éste también se presenta en pacientes tratados, independientemente de que se hubieran realizado extracciones o no.

Causas apiñamiento terciario

Su origen se ha relacionado con dos factores:

1. Erupción de los cordales. La erupción de los terceros molares ha sido considerada tradicionalmente como la causa del apiñamiento terciario, dada la simultaneidad de aparición de ambos procesos. Pero esta coincidencia cronológica no implica una relación causa-efecto. De hecho, en trabajos de investigación no se correlaciona la aparición o intensidad del apiñamiento incisivo inferior con la presencia, ausencia, erupción o impactación de los cordales. Hoy día, a pesar de lo extendida que está esta creencia, se acepta que la posibilidad de que la erupción de los terceros molares pudiera tener alguna influencia sobre el apiñamiento terciario es muy pequeña y su actuación sería en combinación con otros factores causales.

2. Crecimiento facial y evolución. La hipótesis más aceptada en la actualidad para la aparición del apiñamiento terciario es la del “último brote de crecimiento mandibular”, asociada a los cambios con la edad o “envejecimiento de la dentición”.

Cuando el crecimiento de la cara y del maxilar superior ha cesado, la mandíbula todavía sigue creciendo en el plano horizontal durante varios años, lo que conlleva un adelantamiento de la arcada dentaria inferior. Además, el componente anterior de las fuerzas masticatorias y, en algunos casos, la erupción de los terceros molares tienden a mesializar las arcadas dentarias.

Por otra parte, la progresiva disminución de la anchura bicanina con la edad tiende a disminuir la longitud de arcada en la zona incisiva. En la arcada superior, estos cambios pueden ser compensados con la inclinación coronovestibular de los incisivos superiores.

Sin embargo, la existencia del resalte y sobremordida, como fenómeno evolutivo de la raza humana, impide la protrusión de los incisivos inferiores, que están bloqueados por los superiores. De esta manera, al no existir una compensación a la mesialización y pérdida de longitud de arcada, los incisivos inferiores se apiñan.

El crecimiento mandibular se extiende, como mucho, hasta los 25 años; por eso el apiñamiento terciario comienza en el período comprendido entre la conclusión del crecimiento maxilar y la del mandibular (de los 18 a los 25 años aproximadamente).

Sin embargo, el componente anterior de las fuerzas masticatorias y el proceso de remodelamiento de las arcadas dentarias continúan durante toda la vida, por lo que es posible la aparición o agravamiento del apiñamiento inferior a partir de la 4ª o 5ª décadas de la vida, independientemente del estado de salud periodontal, tal y como se observa en clínica con cierta frecuencia.